jueves, 31 de enero de 2013

RABIA CONTENIDA.-



Esa hermana mía,
Tan bella y bonita,
Guapa y buena,
Esa hermana mía,
Es la que yo más quería…
Y ésta impotencia,
Que me domina,
Me amarga,
Me irrita,
Y me subleva,
Me enrabia el alma…
Esa enfermedad maldita,
Que le tocó vivirla,
Que ya desde pequeña,
Nació con mala estrella,
Sabiendo que algún día,
En sus brazos sucumbiría…
Ésta rabia contenida,
Que me embarga,
Me arrasa,
Me fulmina,
Y me vapulea,
Me está quemando por dentro…
Quisiera apagar éste fuego,
¡Pero ni llorarla puedo!
¡Ni una lágrima tengo!
Tan sólo estos sentimientos,
Derramados en mis versos…

A TU LADO.-



Paz para tu alma,
Tristeza para la mía,
Cuando recuerdo,
Que morías cada día,
Y yo a tu lado,
Siempre a tu lado…
Pena compartida,
Era la tuya y la mía,
Tiempo regalado,
A tus pies y tus manos,
Y yo a tu lado,
Siempre a tu lado…
Descanso para tu cuerpo,
Lágrimas escondidas,
Tras la falsa sonrisa,
De la amarga despedida,
Y yo a tu lado,
Siempre a tu lado…


VOCES DEL SILENCIO.-



Llanto contenido,
Nudo en la garganta,
Dolor compartido,
De la muerte anunciada…
Tus manos en las mías,
Tu cabeza en mi regazo,
Unidas en un abrazo,
Con lágrimas de agonía…
Gritando con la mirada,
Íntimas palabras,
Secretas y sagradas,
Que salen del alma…
Voces del silencio,
Padeciendo y sufriendo,
El temido tormento,
Del doloroso momento…











martes, 29 de enero de 2013

DOLOR DE AUSENCIA.-



Cruzándose por el pasillo,
Te buscan tus hijos,
Y cuando llegan a la sala…
Se dan la vuelta…
Secándose las lágrimas...
¿Dónde estás madre mía?
Se preguntan cada día...
¿Por qué me has abandonado?
Se lamenta el marido…
Con tres niños me has dejado...
¡Qué solito están tus hijos!
¡Buscándote por todos lados!
A la cama se van llorando,
Sin tus besos y tus abrazos...
Adiós corazón mío,
¡Qué solo me has dejado!
Yo que te quería tanto,
El corazón tengo destrozado...
El pequeño le palmea la espalda…
El mediano seca sus lágrimas…
Y el mayor los mira y se calla...






EL BUEN MORIR.-



¡Que se la llevan!
¡Que se la llevan!
Que ya se la están…
Llevando…
Sola me he quedado
Llorando…
Que iba pedaleando…
Y yo patinando
Tras ella…
Enganchada a su bicicleta…
¡Que se la llevan!
¡Que ya se la llevan!
Que ya se la han llevado…
¡Mírala como vuela!
Lo mismito que una cometa,
Y sigo patinando…
Tras ella…


LOS PILARES.-



En un altar tenía,
A la que más quería…
Tanto mirar hacia arriba,
Se le olvidó que debajo
Estaban las que la querían,
Haciéndole compañía…
¡Sufriendo su agonía!
Llorando y rezando,
Siempre a escondidas…
Pero en su último aliento,
Sus ojos se cerraron,
Hacia abajo,
Y pudo ver los pilares,
Que el altar sostenía…

sábado, 26 de enero de 2013

MILAGRO.-



Con la mirada perdida,
Y la mano en su barbilla
Pensativa decía…
Esto me parece un milagro
Que yo esté tan malita
Para que tú estés a mi lado…
Todavía me parece mentira…
¡Tres!
¡Tres adolescentes!
Que solitos se han quedado…
¡Tres!
El mayor de veintitrés
El pequeño de dieciséis años
Y el del medio de diecisiete…
¡Menudo milagro!
¿Para qué quiero yo éste milagro?
Si tú ya no estás a mi lado.
A cambio tengo un cuñado,
Llorando en mis brazos,
¡Veinte años estuvo sin hablarnos!
¡Ni a mis padres ni a mis hermanos!
¡Pobrecita mi hermana!
Que se ha tenido que poner mala
¡Para mirarme a la cara!
¡Yo no quiero milagro!
¡Si ya no estás a mi lado!

MANOS LLENAS.-



Manos blancas, manos negras.
Tan sólo quiero estas manos llenas…
Manos dulces de esperanza,
Con las palmas hacia arriba,
Y con templanza...
Manos fuertes, manos tiernas,
Manos que aguantan...
Esa manos buenas que me donó Dios.
¡Ésas son las manos que quiero yo!
Manos que cuidaron a la madre enferma…
Manos que acariciaron su cuerpo blanco…
Manos que sus ojos cerraron…
Manos llenas, sólo manos llenas…
Éstas son las manos que me regaló Dios.
Manos que el pie levanta,
Cuando a su anciano padre calza,
Manos que acunan a los hijos,
Manos tiernas para los nietos,
Manos fuertes para los viejos,
Estas son las manos llenas.
Que alegran mis letras,
Y con estas manos llenas me quiero ir yo...
 

POESÍAS ROTAS.- 16-9-2012



                             
                              Estas poesías surgieron
                              Desde lo más hondo de mi corazón,
                              Cuando me dijeron que mi hermana,
                              Ya no tenía solución...
                              Fue de esa manera,
                              Que mientras la cuidaba,
                              Iban saliendo lágrimas,
                              Que embargaban mi alma,
                              En forma de palabras...
                              Algunos versos son tristes.
                              Era lo que yo sentía cada día,
                              Pero más triste fue su agonía,
                              Que en menos de lo que se temía,
                              Se le fue la vida…
                                                
                                                                                                           
                                                                                               
                                    




martes, 22 de enero de 2013

EL RAP DE MI GENERACIÓN.-



¡Al suelo todo el mundo! ¡Que esto es un atraco! Gritando el Tejero, en el parlamento, con pistola en mano… Y yo mientras tanto seguía patinando desde época de Franco...
¡Adiós Carrero Blanco! Por el aire salió volando... Las bombas de los etarras sangró mucho a España... Y yo mientras tanto seguía patinando… 
En casa de mis padres se bendecía la mesa, cayendo el pan al suelo, sonoro beso al canto… Se heredaba la vestimenta, se compartía la toalla, y el último que llegaba,  corriendo por la playa… Y como éramos tantos una muñeca para cuatro... Y yo que era lista seguía patinando, con un pie por la cuesta alzando la pierna derecha, corriendo como una bala…
Y ese cura en sotana que por la calle andaba, hacía que las niñas, la mano le besara,
como si de un santo se tratara…
¡A Dios rogando! ¡Y con el mazo dando... Y yo mientras tanto seguía patinando…
¡Viva la revolución sexual! Los Beatles y Mary Quant... ¡El amor libre…! ¡Los hippies…! Y mis patines rodando por plazas y carreteras... ¡Hasta saltando!
Escucha amigo, pon mucha atención, que a todas las mujeres de mi generación,
Nos tocó vivir la represión, y después de todo a cien, cuidando a los abuelos también...
canguros de los nietos y seguimos en la brecha como unas supermodelos, corriendo como locas, ahorrando unos euros, para irnos de veraneo con la familia al completo...
¡Se acabó!
 

AVATAR.-



Internet, dentro de la red ¡qué bien! Estoy en Internet y si escribiendo las palabras quedan dentro, y yo estoy afuera, ¿quién se las lleva, si la red se rompiera? ¿Por dónde salen las letras? Por que la red es una vena como las que tenemos en nuestro cuerpo...
Y si una se rompe, la sangre sigue fluyendo… ¿Y si en la red hay un escape? ¿Dónde irán a parar las letras? ¿Habrá alguien que las atrape? Será una palabra errática, que vaga y vaga… Igualito que un nómada… Será como ese avatar que en su devenir diario… Se las lleve a un lugar Imaginario… ¿Quién se atreverá a decir lo contrario…?
A ver, tú mismo, ¿me lo puedes explicar? ¿Qué es un avatar? La palabra en sí sé lo que quiere decir, pero ahora resulta que es una ilustración, ¡por Dios! Eso es lo que significa Avatar... Entonces si se rompe la red…Hay avatares que la robe a su vez, y vivamos rodeados de entes imaginarios que nos guía, nos persigue en la vida… Y hasta nos rige como si fuéramos autómatas a las órdenes del avatar…





YO, YO, YO.-



Y digo yo, que digo bien, ¿por qué no voy a ser yo, rica y famosa? Vamos a ver, ¿por qué no? Si lo es esa y aquella, y la otra… ¿Por qué yo no? Estoy todo el día trabajando, no paro ni un rato, bueno, sí o ¿no? Por que esto que yo ahora hago, digo yo que será trabajar, ¿o no? No te vayas a creer que escribir y escribir… Dándole que te pego a las teclas, no cansa a los dedos… Toda la santa mañana, sentada ante el ordenador, que me está entrando un calor, sudando aquí como un pollo, ¿Esto no es trabajar? Y, ¿luego para qué? Para nada, pues menuda estupidez, que si lo llego a saber,
me voy a patinar, y seguro... ¡que sudo más!




domingo, 20 de enero de 2013

LA FLOR DEL NARANJO.-

Era un pueblo muy pequeño que tenía una calle larga y recta, con roturas y baches en laa carretera, y una acera tan estrecha qque la gente caminaba casi de lado, pintándose el trasero de blanco. En el centro una plazoleta donde las jovencitas paseaban para arriba y los chicos hacia abajo, cruzándose las miradas en medio, sonriendo ellas, cuando el que le gusta le guiña un ojo mientras se codean los mozos. Los bancos de piedra que rodean la plaza se pelean por los culos de los más viejos, y los naranjos divierten a los niños que al verlos tan canijos los zarandean hasta que llega el tío del bastón y salen corriendo haacia el de al lado, dejando a éste completamente desolado y temblando, mientras las naranjas lo miran de soslayo como diciendo:
-  ¡Que me tira, que me tira...!
Y el perro que estaba con la pata subida:
-  ¡Verás como me da en la cabeza la tonta esa!
Y las cuatros ramas retorcidas que están más arriba:
-  ¡Nos dejarán peladas perdidas!
Y las hojas del árbol reían cantando:
-  ¡Qué bién nos lo estamos pasando!
Y la flor que estaba en lo alto:
-  ¡Yo de aquí no me caigo!

Y una humilde sombra suplicante miraba hacia el cielo como diciendo:
-  ¡Al final me borrarán del suelo!
Y una señorita muy fina se acerca al árbol y lo sujeta, y el naranjo agradecido de azahar la impregna...

miércoles, 16 de enero de 2013

LA ADOLESCENTE.- 1966



Una vez se creyó una estrella, de esas que brillan por sí misma cuando está ardiente y fresca. La más linda y bella de todas, ¡anda que no era creída la niña!
Ignorante e ilusa, un poco locuela, algo atrevidilla diría en aquella época de la vida… ¡Mediaban los años sesentas! Con el minipu entallado, y la falda corta, muy corta, mostraban unas piernotas, la mar de hermosas… ¡Mary Quann estaba de moda! ¡Menudas cachas! Le decían los chicos de la panda cuando por la calle pasaba. Tenía una cintura de avispa que descaraba enseñaba, cuando le daba la gana… ¡Parecía una artista! Y en la cabeza una boina negra, que feliz y coqueta daba rienda suelta a su cabellera brillante y espesa...
¡Qué guapa y qué buena! Le decían los chicos, cuando por la calle pasaba, mientras ella se contoneaba feliz y resuelta… ¡Qué creída y qué tonta! Le decían las otras, y ella andaba con la cabeza alta… ¡Orgullosa! Le dijo uno muy tuno, y se encendió como una rosa… Sin volver la mirada, se alejó cuesta arriba, mientras los chicos de la panda codeándose sonreían…

UNA DE MÓVILES.-



 ·        Tengo un móvil muy lindo y bonito que me han regalado mis hijos.
·        ¡Mira qué ricos!
·        Voy por la calle feliz y contenta, y siempre lo llevo a cuesta.
·        ¡No me digas! Y ¿lo entiendes?
·        ¡Vaya que lo entiendo Mercedes!
·        Pues yo no lo quiero por que dicen que da cáncer.
·        ¡Anda y que se callen!
·        ¡Explícamelo Mari Carmen!
·        Es fácil y sencillo, ¡escúchame bien!
·        Soy toda oídos, u orejas, que para eso la tiene una puesta.
·        ¡Calla y no me entretengas!
·        ¡Pues empieza!
·        Lo que más me molesta es que en mitad del camino se oye un sonido muy fino, tantará,  tarán, tarantán.
·        ¡Me cachis en la mar!
·        ¿Te quieres callar y no interrumpirme más?
·        Está bien, me callaré, pero ibas por tarantán.
·        ¡Ya lo sé! Tantán, tantán, pero, ¡no lo puedo encontrar!
·        ¿Qué haces entonces, Mari Carmen?
·        ¡Pues que me paro en la calle! Entro en un portal, vuelco el bolso y La Pantera Rosa no para de sonar, ¡la voy a machacar! El peine, el monedero, las fotos de mis niños, la barra de labios, ¡al fin lo he cogido!
·        ¡Vaya usted a saber!
·        Hijo, es una llamada de mi hijo
·        ¡Qué móvil más lindo y fino!
·        ¿Si? ¿Diga? ¿Si?
·        ¡Mamaaá, mamaaá, mamaaaaaá!
·        ¡Si, te oigo, no grites maaaaás!
·        ¡Que compres cerveza para papaaá, que la que había ya no estaaá!
·        ¡Me cachis en la mar!

domingo, 13 de enero de 2013

LA FAROLA DE PISA.-


Farola que alumbras en la Plaza de Matías Prats del Zoco, ¿te acuerdas de aquellas mañanas de invierno, cuando me sentaba a tu lado para abrocharme los patines? Siempre estabas ahí tranquila y derecha, sobre todo dispuesta a iluminarme en las noches oscuras. Juntas planeábamos las vueltas que daría a tu alrededor. Eran momentos tan míos, que me sentía como una verdadera artista patinando en la pista. Nunca podré olvidar esos ratos tan agradables, y, ¿cuándo me compré los primeros patines en línea? Como me mirabas… Recuerdo que di vueltas alejándome de ti, que por cierto no te gustó nada, y te enfadaste un poco conmigo, pero enseguida comprendiste cuando te dije que necesitaba aprender sobre patines Online. Eran los más novedosos, además los jóvenes se quedarían con la boca abierta… Aceptabas todo lo que te decía y qué feliz y orgullosa cuando hacía el ángel, ¡cómo me iluminabas! Tus haces de luz nunca me faltaron. Reconoce que te gustaba verme patinar, ¿verdad? Sobre todo cuando me sentaba a tu lado ¡cómo me cuidabas! Siempre alerta de que no se fundiera tu bombilla, a veces los enamorados te apagaban sin piedad… Otras, los niños pequeños, guiado por la curiosidad, abrían la puerta donde guardabas tus cosas, pero lo que peor llevabas eran cuando los perros alzaban la pata a tu lado. Eso te molestaba un montón, ¡cuántas diabluras que tú soportabas con cariñosa paciencia!
Farola, Farola mía, cuando evoco aquellos momentos me invade una añoranza…
Y ahora te veo ahí, caída, apenas sin luz, casi levantada del suelo… Nadie te endereza… Los patinadores colocan sus conos cerca de ti para que le puedas alumbrar, y tú sigues ahí, inerte como eres, desnuda… ¡Cómo me gustas! Adornas tanto la plazoleta, que siempre luces bella…
No sabes cuanto me duele que alguien te mire con desdén. Yo sé de tu pena, por que en el fondo, querías ofrecer mejor aspecto, ¡qué sabrá la gente…! Recuerdo que una vez me levanté con ganas de patinar, era domingo y la emprendí contigo. Llamé a toda la chiquillería que me seguían como si yo fuera una monitora. Las niñas no paraban de dar vueltas a tu alrededor con las manos agarradas a tu cuerpo fuerte y esbelto. Te estaban mareando. Las muy ufanas, creyeron que se iban a salvar, ¡qué ilusas! Se cayeron casi todas al suelo, ¡por Dios, la que se armó! Te indignaste porque una madre dijo que la culpa la tenías tú por estar en medio. Al momento las alejé de ti patinando hacia otra parte. Yo no hacía más que mirarte y lanzarte piropos, ¡qué linda está mi Farola! ¡Qué preciosidad de cuerpo! Es mi Farola humilde y acogedora. Cada trozo de ella tiene algo de mí… Farola, Farolita mía, tú sabes de mis alegrías y de mis penas, ¿te digo un secreto? Todos los patinadores te están comparando con La Torre de Pisa, así que no te sientas menos que ella. Las chicas que se sientan a tu lado, te miran y sonríen para sus adentros. Son todas muy guapas y los chicos, ni te cuento, se lo pasan bomba coneando a tu alrededor. ¡Ay Farolita mía! Te veo tan lejana que parece como si hubiera pasado una eternidad, aunque esto lo arreglo en un momento escribiendo éste cuento…

MIS PATINES ROLLERBLADE.-

  • Érase una vez unos patines Rollerblade que siempre estaba patinando con sus amigos en carreras y brincos. No había quien lo superara en hacer piruetas y en correr, ¡no digamos! ¡Cómo se jactaba de ser el más rápido! No en balde era hijo unos Rollers John Smith que había participado en varios campeonatos de hockey y de una Patineta, la señorita Ollie, famosa saltarina, que allá donde iba los dejaba a todos con la boca abierta.
    Roller Rollerblade patinaba por todos los carriles bicis que encontraba en su camino y los charcos, ¡cómo le gustaba saltar en ellos! Siempre estaba lleno de barro y roto por todas partes, pero hoy, patina despacio con las ruedas casi frenando. De repente se ha fijado en sus botas y se ha dado cuenta que es un andrajoso y, ¿sabéis por qué? Por que en el Zoco ha visto un cartel de un concurso de Conos, y la pareja ganadora hará un viaje a la costa con todos los gastos pagados, y, claro, él se mira y se dice que nunca verá el mar, ¡cuántas veces le habló su abuelo Sancheski de las playas de Ceuta! Éste había luchado en la guerra civil española, y cuando acabó, se enamoró de una Sancheskita que patinaba tirándose por las cuestas como si fuera una rueda.
    Camino de su casa su encuentra a su primo Seba FRX 80, unos patines muy modernos, ¡le tenía una rabia! Siempre coneando, con ese cordoncillo alrededor.
    Seba FRX 80 le dijo que iba a participar con Fila NRK y se alejó corriendo.
    Por el camino se paró en un taller donde el jefazo estaba empeñado en arreglar a todos los patines que se ponía por delante. Aquello no era más que lamentos y quejas, tan sólo unos patines bravucones, los Rollerblade Twister 80W se abría paso entre todos los patines rotos que, temblando formaban una fila de lo más desordenada posible. Ninguno quería ser el primero, por lo que se apelotonaban al final. Algunos corrían veloces hacia la calle.
    Roller Rollerblade se le acercó y le preguntó qué era todo ese jaleo:
    - Pero, cómo, ¿es que nunca has ido a un taller?
    - No, la verdad es que ni siquiera sabía que existían.
    - ¡Vaya! Si que estás desfasado. Mira chaval, allí están los pequeños Boomerang, y aquellas Patinetas son las solteronas que vienen a remendar sus heridas para que le salgan novios, y aquellas Botas Blancas de Tacón, no te fíes, son las que más enredan con sus coqueteos.
    - ¡Ah, si! ¿Y tú quién eres?
    - Yo me llamo Rollerblade Twister 80 W, y la verdad es que tengo mucha prisa por que esta tarde me voy a participar en una carrera en el norte de África.
    Dándose media vuelta desapareció entre los patines, dejando a éste con la palabra en la boca. Roller Rollerblade se quedó pensando y al darse la vuelta oyó un suspiro y cual no sería su sorpresa al ver una Patineta Hawk preciosa con la rueda colgando. Se acercó tímidamente y le preguntó el por qué de su llanto.
    Patineta Hawk le contó que precisamente cuando se había apuntado al concurso de saltos, en un giro ensayando, se le descolgó la rueda, quedándose sin rodamiento
    Roller la animó diciéndole que no se preocupara, ya que sólo le cambiarían el rodamiento que él estaba mucho peor.
    - Mírame, tengo la lengua fuera y roto por todas partes, no puedes imaginarte el frío que paso, ¿sabes?
    - Ya, ya veo…
    Los dos empezaron a reírse y finalmente se hicieron muy amigos, quedando como pareja en el concurso, ¡qué guapos estaban! Roller Rollerblade se había puesto en las ruedas unas luces azul eléctrico para impresionar a Patineta Hawh que llevaba las ruedas brillante como el oro, y después de correr hacia el centro de la pista, bailaron “El baile del caballo” ganando el primer premio