sábado, 28 de octubre de 2017

CON ROCE Y SIN COPROMISOS.- (MICRORRELATO)




Me quedé sin habla al ver cómo la enlazabas por la cintura cuando te vi junto a ella andando por la carretera…Apenas podía creer lo que estaban viendo mis ojos, tan sólo habían pasado unos días cuando tú y yo estábamos enzarzados en un abrazo pasional…Fue todo tan rápido que no me dio tiempo a reaccionar. Salí corriendo hacia ninguna parte. Las lágrimas no me dejaban ver. De repente me dejé caer sobre el árbol aquél y lloré hasta más no poder. Me abracé a él de espaldas, miré al cielo y me llené de todas sus fuerzas…Dios mío ayúdame…por favor, lo estoy pasando mal…Me duele el alma, el corazón, lo sentidos se me enturbian y se enfrentan en una batalla infinita de dudas y silencios…Un grito del más allá me atravesó los oídos…Eran las voces de mi madre cuando me decía que una mujer nunca debe llorar por un hombre…Es verdad, mamaíta mía, tienes razón, pero yo no puedo contener mis lágrimas, ya lo sabes, y ahora que estás más cerca que yo del santísimo Dios todopoderoso, por favor te ruego que pidas por mí. Dile que vuelva la sonrisa a mis labios para que nunca me falte alegría, amor a mis manos para que se llenen de entusiasmo, y besos para mi boca para que escriba con el olor de las rosas…Cerré mis ojos y me embadurné de su húmeda madera y le hablé como si fuera mi madre en su lecho de muerte…pues…Muerta de miedo estaba…Un frío gélido me recorrió el cuerpo y fue en ese momento cuando supe lo que sentían los muertos al estar bajo tierra…Un silencio sepulcral me invadió y escuché el eco de mis latidos retumbar en mi corazón…Mi cuerpo era como una pluma y en lo más profundo de mi alma pude oír a mi madre hablar en su lecho de muerte cuando yo la mecía en mis brazos cantándole una nana…Hay que ver hija mía, mis padres no querían que me casara con tu padre, no les hice caso, les desobedecí y me cargué de hijos…y toda esta lucha ¿para qué? Al final para nada…Los ladridos de un perro me hicieron reaccionar, me levanté del suelo y echándome la melena hacia atrás empecé a comprenderte, a conocerte de verdad…pues…Antes de ahora tan sólo te quería sin más y no veía más allá de la realidad…Todo había sido una farsa, una película de ciencia ficción que yo misma había vivido como si de verdad hubiera existido tal aventura de amor…Nadie le dio más que yo en éste mundo, en ésta vida y me paga con la traición…Te di todos los besos que tenía en mi alma y tú ahí siempre en tu círculo cerrado, en tu mundo, porque lo que tú querías era derecho a roce pero sin compromiso. Así seguiré siempre hasta la muerte…tras tu rumbo…Nunca tuvo interés en mi amor, sólo quería saciar su sed…pues…Me necesitas, quieres tenerme siempre para ti y para nadie más, sometida a tu capricho…Con roce y sin compromisos…Le gusta cualquiera, pero no puede vivir sin mí…Estaba continuamente poniéndome a prueba… Me quería tener pillada por el alma, era su hembra…Se comportaba de una manera extraña, y aunque me decía que me amaba, se guardaba, vivía en un círculo cerrado, no se mostraba nunca, como si temiera algo y yo lo sabía…Le contaba mis ilusiones, mis esperanzas, mis sueños, mis inquietudes mis miedos… Me despellejaba tal cual era…Quería que me conociera de todas las maneras…Lloraba y reía a la vez, era hembra y dulce esposa, una amante furiosa, celosa asesina cuando lo veía mirar a otra mujer, niña y adolescente con la juventud permanente en la mente siempre, siempre…Me entregaba a sus besos y abrazos con la locura de mis deseos pasionales sin remisión, con todas mis flaquezas y debilidades…Así  lo amaba yo, y como él conocía mi punto débil se aprovechaba de mí. No me importaba, me daba igual… hasta que lo vi con mis propios ojos andando por el otro lado de la calle junto a otra mujer enlazado por la cintura…y por eso… Ahora que ya abrí los ojos, ahora que ya desperté, ahora que ya me di cuenta de toda la realidad, te diré entrañas mías…Si quieres tener derecho a roce pero sin compromiso, haré lo que desea tu cuerpo y tu mente con tal de no perderte, pero…¿sabes que te digo? Temo que se me ocurra hacer lo mismo, ya sabes cómo soy de débil, quizás hasta me enamore de otro hombre… pues… Tanto dolor ya me pesa, me está pasando factura, ¿te enteras? Me está causando mella en el corazón y es  posible que la venganza se instale en mi interior…y me guste eso de tener amigos con derecho a roce pero sin compromisos…

martes, 24 de octubre de 2017

ESOS CELOS DESTRUCTIVOS.- (MICRORRELATO)




Mientras tú me quieres para un rato, yo te amo hasta la eternidad…Me encontraba sola hablando con el aire y el viento cuando de repente oí unos pasos…Sus ojos y los míos se encontraron en mitad de la carretera. Paró en seco y abriendo la puerta me invitó a sentarme a su lado. Me lo quedé mirando y lancé la pregunta que dudaba en mis labios… ¿Qué quieres? Tenemos que hablar, me dijo…Escúchame, te quiero y lo sabes, nunca he dejado de quererte pero no podemos seguir viéndonos…De acuerdo, le contesté clara y concisa…Seguí mi camino sin mirar atrás…No quería que viera mis lágrimas resbalar por mi rostro, y tampoco deseaba verle los ojos y el gesto contrariado que se le quedó al escuchar la respuesta, ni oír sus gritos mientras se alejaba por la carretera…pues…Éstos hombres que se las dan de muy fuertes, creyéndose los dueños y amos del universo, con tal que se les contraríe se les caen el mundo encima, y no sé, si por pena hacia él, o porque muero si no lo veo, seguí adelante antes de caer rendida a sus pies como si no hubiera pasado nada…Tanto tiempo sin verte mi amor, han hecho de mi una loca fanática por una aventura infinita de ilusión donde tú y yo somos los únicos pasajeros que navegamos por éste espacio mágico que es el amor…Y por eso estoy aquí chateando con un tipo que me está quitando el sentido…Me dice que le gusto, que me encuentra encantadora, y aunque tiene veinte años menos que yo parece de mi edad por su forma de actuar…Es muy maduro y cada vez que hablamos me hace pensar como si lo hubiera conocido tiempo atrás…Me recuerda la primera vez que me enamoré de un chico del instituto que me hacía suspirar cuando lo veía pasar por mi lado, y con el que nunca tuve un roce, ni siquiera tres palabras cruzadas, pero cada vez que me viene a la mente, sonrío como si lo tuviera enfrente…Tenía la cabeza llenita de rizos dorados y los ojos azul celeste como el cielo. Parecía un angelito de esos de las postales navideñas, tan lindo y bonito como un querubín. Tan sólo una vez en la vida que salía del instituto corriendo me lo tropecé de frente, se quedó mirándome a los ojos tan profundamente que me absorbió hasta los sesos, y siempre que lo recuerdo, siento un no sé qué que no sabría explicar…pero se me saltan las lágrimas de emoción…Es como una historia de amor sin principio ni final, una asignatura pendiente…un fuego llameante sin apagar…Quizás sea por eso que en éstos momentos tan tristes para mí, me venga bien eso de chatear con éste joven muchacho, que sin darme cuenta lo estoy utilizando para poderte olvidar…Estoy cansada de tantas incertidumbres, sobresaltos, celos, miedos, pensamientos tenebrosos…Eso de que te tires varios días perdido, Dios sabe dónde, camuflado tras la muralla de tu garganta, más tieso que un palo, con la mente en otro planeta y la mirada aferrada en la lejanía de los montes…Ahora te quiero y muero por tus besos, ahora me doy un garbeo y desaparezco, la verdad, me descoloca los sentimientos…Me agota ir por la vida a troche y moche, ¿te enteras? Así que he decidido dar el paso de seguir adelante chateando con éste chico…pues…Mientras hablamos me olvido de ti y ya no me duele tanto tu olvido…Es esa clase de galán a la antigua usanza…Parece escogido de otra época, porque ya no se estila su forma de hablar tan varonil y seductor, porque hoy en día los cuarentones van a todo trapo…aquí te pillo y aquí te mato… Me hace sentir más mujer que nunca…Me encantan sus frases apasionadas…me envuelve el alma… Me arden los sentimientos de una manera exquisitamente sensual…Me dice que le gustaría conocerme en persona y pasar todo el día conmigo…Tenderme en la cama y besarme los pies…primero uno y luego otro…Me mira la cara y me sonríe…me da la vuelta y sigue recorriéndome las piernas, las caderas y las espaldas…y se queda reposando en ella con sus labios junto a mis oídos susurrándome palabras ardientes de amor…¡Qué cosas me dice…! Me aletean mariposas en el pecho y me altera las hormonas…se me desboca la respiración y el corazón me late sin compás…hasta se me saltan las lágrimas de emoción, lo mismo que con el chico aquél…El pulso se me dispara y se me traban las palabras al ritmo de su pasión...me sonríen los sentimientos… Me vuelve loca, loca tan sólo imaginármelo…Creo que al final cederé a sus encantos…pues…Tengo curiosidad de saber cómo serán otros besos y otras manos acariciándome toda, toda…y por eso…Hoy estás junto a mí diciéndome que no podemos seguir…Porque me conoces, porque hueles mi aliento en el viento, y porque respiras dentro de mi pecho mis celos que son los tuyos…Esos celos destructivos que nos perderán en nuestro destino…que…Como una fiera echando humo te largaste, gritando por el camino que andaba liada con uno…y…¿sabes qué te digo? Que es verdad, ahora sí que te lo voy a confesar de una vez para que te quedes tranquilo y en paz…pues…Me acostumbraste a callar, tener paciencia, guardar silencio y caminar pasando de ti y aprendí, ¡vaya que aprendí! y ahora serás tú el que tendrá que averiguar qué es lo que piensa mi cabeza y siente mi corazón, a ver si te ibas a creer que siempre sería yo la que tenía que estar devanándome los sesos para saber si me seguías queriendo o no, adivinando cada paso que dabas, romper todos tus esquemas para llegar a la conclusión de quién ama más de los dos…Me harte de tantas divagaciones, ahora serás tú el que me busque, pero como tardes demasiado me pierdes…pues…Cada día que pasa me hago más dura y fuerte…fría… y aunque me duela no quererte, otro se llevará tu cariño y me robará hasta la muerte…

sábado, 21 de octubre de 2017

ESA DIABÓLICA COMPLICIDAD.- (MICRORRELATO)



Él la espiaba a todas las horas del día…ella seguía sus andanzas antes del alba…Él la quería a ratos…ella para su vida... Él la buscaba entre los cañaverales verdes del río…ella descalza por la orilla de la playa... Él la deseaba en sus noches solitarias y ella lo amaba desnuda en los amaneceres entres sus sábanas blancas...Una demoníaca posesión nos une a ti y a mí es esos encuentros locos e intensos, lo mismo que una batalla de pasión donde me aferro a tus labios y te como a besos, mientras tus manos fogosas no paran de acariciar cada átomo de mi cuerpo hasta perderse por lugares recónditos…y sin retorno…Una lucha de vocablos voraces se enredan en un duelo salvaje de lenguas…Estaba acostumbrado a que lo parara en medio la calle furiosa perdida, echándole en cara el daño que me causaba y ya no me quedan ni ira ni palabras, tan sólo una pena triste y conformada…pues…Ya no pienso decirte nada para que te quedes con las ganas y ahora serás tú el que me grite y me digas lo que quieras, que yo ya paso de ti y de tu indiferencia…Iba caminando cuando de repente sentí unos pasos tras de mí…me giré y ahí estaba él…Quieto, mudo, impertérrito, esperando que yo dijera algo…Ha venido a por mí dispuesto a liarla, lo conozco bien, es su estilo, su filosofía, la única manera que tiene de actuar sabiendo de mi debilidad…Esa forma de mirarme, retándome a lanzarme hacia él, arrebatándole toda su virilidad siempre dispuesto a batirse con la locura de mi existir, a lo bestia, y él que lo sabe me arranca todos los besos de la boca y los suspiros de mi pecho salen exigentes, pidiéndole más, mientras sus manos ardientes se pierden entre los cañaverales verdes de mi cuerpo y pensamientos verdes…Cediendo a su lengua voraz que se enreda con la mía en una batalla infinita de lujuria, donde el morbo se adueña de piernas y brazos bajo la sombra del árbol aquél…Me lo quedé mirando con el talante éste que me impera de mujer atrevida y valiente, enfrentándome con descaro y sin dilaciones, en una palabra, pisando fuerte y rompiendo moldes…Y él pasando de toda ésta parafernalia, sabiendo de mí mascarada, seguro de sí mismo, expectante a la ingenuidad de mi interior, indagando con la parsimonia que lo caracteriza…Con la sutileza de su silencio y mirada escrutadora que todo lo adivina e involucra a mi honesta debilidad…Y yo ahí, toda interrogante, hablando sin parar…No lo dudé un instante y me dejé caer de espalda sobre el árbol aquél al cual me abrazo para sentir todo su poderío…Impregnándome de buenas vibraciones…Acerco la oreja a la corteza de su tronco y contengo la respiración para poder retener sus latidos…pues…Es tan sensible mi escucha, que hasta puedo oír los susurros del viento atravesar las ramas como si fueran las voces de los amantes, que a su cobijo dejan sus huellas entre la tierra y las raíces bajo ella…Quizás aún perduran los suspiros desde entonces, ahora…y siempre…Son momentos lúdicos de placer…sólo eso, momentos de amores secretos con sabor de miel con queso…Una tímida sonrisa lasciva asoma por las comisuras de sus labios retándome…Dos ojos burlones no paran de mirar furtivamente mi boca, mi pelo, mi talle, mis piernas, mis brazos, mis manos de gestos elocuentes…Mi alma se debate entre el sentido común y sus ansias de hacerme zozobrar…pues…Tenía ganas de tocar fondo…mi intimidad…Una lucha de amantes adictos al sexo están a punto de explosionar en una fusión de lenguas que necesitan catar tan rico manjar, ¡bendita droga! Elixir para los infieles que pagan aranceles con el sabor de la pituitaria…y algo más…Míralo, ya lo está haciendo de nuevo…Me rindo, no lo puedo soportar, me tiene a sus pies…pues…Lo amo a pesar de sus idas y venidas, lo deseo de todo corazón, con todas las fuerzas de mi alma…No puede ser bueno éste sentimiento mío que trasgrede lo prohibido transformándome en un ser irracional, una fiera con ganas de lanzarme a su cuerpo y abrazarlo, sentir sus latidos en mi pecho y someterlo a mi antojo como si fuera un perro…Me invade esa chispa que dicen por ahí que con el tiempo desaparece sin más…la química quizás…Es como una posesión infernal…Una atracción poderosa que me arrastra como si fuera imán él, y yo metal cuando lo tengo frente a mí…Petrificada me quedo observando los movimientos de sus gestos ardientes cuando me atrapa y saca la hembra iracunda y con ganas de sexo, pidiéndome guerra desde sus más bajos fondos… pues…Esa diabólica complicidad que me ata y desata a las libertades del alma, es la única estratégica forma de amar a la que no renunciaré jamás…Porque me apasionan los sentimientos, porque me gusta y porque te deseo como agua a fuego… Porque te llevo en la sangre que recorren las venas de mi cuerpo, porque me arden hasta los pensamientos y porque saca la hembra que envenena tus besos…Porque te veo de lejos, de cerca y cuando no te veo… te siento como si estuvieras serpenteando con tu lengua alrededor de mi cuello…

domingo, 15 de octubre de 2017

NO HAY OTRA MÁS QUE TÚ.- (MICRORRELATO)



Algo había en él que me atrajo la atención, no sé lo que sería, pero no paro de pensar en la primera vez que lo vi…Quizás su porte sencillo y elegante a la vez cuando se quitó los guantes, las gafas oscuras, el casco de motero…Su tímida sonrisa, la manera de mirarme con humildad, como si tuviera miedo a no gustarme, ¡madre mía de mi vida…! Me gustó antes de llegar que hasta el corazón me lo puso a palpitar…un flechazo de esos que dicen por ahí…Cupido supo hacer bien su trabajo…Era como si me estuviera buscando o esperando, lo mismo que yo…pues…Un hombre y una mujer están a punto de viajar en el tiempo…Dos almas gemelas, dos medias naranjas perdidas en éste avatar de las redes sociales como es Internet, gran espacio para navegar tú y yo…Un cruce de camino quizás los empujen a caminar juntos por las sendas de la felicidad… No sé qué es lo que pasó, pero desde que lo conocí no paro de pensar en él… ¿Por qué te pienso mi amor? ¿Por qué no te olvido? A veces creo que me quieres llamar para decirme algo importante para mi vida…calmar mi alma, soliviantar mis tristezas, acariciar mis sentimientos…Tengo que averiguar qué es lo que ocurre a mi alrededor…pues… Ese hombre al que una mañana mis labios entregué me llama con el rastro que dejó en mis besos…Me habla con los sentimientos que tiene galopando en su pecho como potrillo desbocado…Me dice que me quiere, que no me olvida, que me ama y que se desvive por una sonrisa de las mías, y que si pasa un solo día más sin verme se le irá la vida… y yo que estoy loquita por volverlo a ver, lo escucho y le digo…No te muevas de ahí que ya mismo estoy contigo otra vez…pues…Tengo tus ojos llameándome en silencio y los suspiros de tu pecho sacuden mi garganta como lágrimas al viento…Me ama en la soledad de sus mañanas, sus noches y en sus horas bravas le laten las sienes con las escapadas tras las paredes de mis andanzas…y…En mis sueños te veo triste, apenado, dolorido el corazón, con las manos vacías de mi cuerpo y el llanto a punto de romper…Y antes de amanecer me dice…Siento la boca seca, ávida de tus labios locos y carnosos…Sólo son palabras sueltas al aire que recojo cuando ando por las calles donde le di todos mis besos… Alientos errantes que aún siguen pululando por esos caminos solitarios, callejones estrechos donde no había nadie… Y tú todo ansioso me amarrabas a tu anclaje, mirándome a los ojos siempre ardientes por ti…Esa fuerza salvaje que te domina cuando me oyes gemir de placer, enloquecen mis suspiros y desfallezco de amor, saliendo de mi boca palabras desbocadas de pura pasión desatándome con furia salvaje arrimándome a ti como pavesa en tu candil… y por eso…Jamás me daré por vencida porque…Lo veo en la lejanía batallando contra la fuerza poderosa de sus sentimientos, que por más que se aleje de mí, más cerca le siento… Esa furia ciega que te atrapa entre las iras de tus pensamientos, van pululando por el aire como ráfagas de lamentos, y me palpitan en el cerebro desde el primer momento que le entregué todos mis besos, y por eso me siento frente a ti y te digo con el corazón en la mano…Si yo encontrara unos labios como los tuyos, madre mía de mi vida, te juro por lo más sagrado que siempre te querría…Si yo encontrara esa boca de sonrisa picarona, no sé lo que haría…Si yo encontrara unos ojos mirándome al rostro como tú lo hacías, entonces me volvería loca y no te dejaría marchar de mi lado jamás… Si yo encontrara en el camino de la vida ese hombre al que amé tan sólo un día…lo amarraría a mi cintura y no habría fuerza humana que me lo pudiera arrancar…pues…Fuiste aire fresco en la tormenta de mis pensamientos, rayo de luz en la oscuridad de mis noches y brisa marina en los amaneceres de mi corazón que de tanto dolor apenas sentía su latir, tan sólo las piernas eran las que seguían su devenir y los brazos los que te buscaban por ahí… Por un beso, nada más que por un beso me enamoré de ti y desde entonces ando perdida buscándote en las huellas de tus andanzas, siguiendo las señales que vas dejando tras tus lágrimas que se deslizan por tus pensamientos y salen como gotas de lluvia humedeciendo el pavimento…y… Te espío en la lejanía de mis versos que dejo suelto para que los atrape con la agonía de tu entrecejo roto, ceñudo…partido en dos por averiguar a quién le dedico yo tan ardiente palabras de amor…y yo que lo sé, te digo y repito…No puedo olvidarte, te extraño y te echo de menos, necesito verte de nuevo para decirte todo lo que siento…Mi corazón está triste desde que no te veo, te llevo encerrado en mi pecho, y tengo la sensación de que  no quisieras irte jamás de mis adentros….pues… A veces me gritas en silencio…Eres la mujer de mi vida, mi media naranja…No hay otra más que tú…

martes, 10 de octubre de 2017

PERDIDA EN UN LABERINTO DE CRISTAL.- (MICRORRELATO)



Yo era sumisa, callada, recatada, apenas me quejaba, una niña modelo que jamás perdía la compostura, como decía mi santa madre…Estaba tan enamorada que aguantaba todos sus desplantes y desprecios con tal que no me dejara, y eran tantas las humillaciones y vejaciones por las que pasaba, que vivía completamente oprimida de como lo quería…Hoy me muestro ante ti Señor mío porque he cometido el peor de los errores de mi vida…arrastrarme a un hombre que nunca me ha querido...Gracias por hacérmelo ver aunque me duela el querer…Señor mío, hoy me postro ante ti con el corazón destrozado, roto a pedazos…pues…Mi vida es como un puzle de pasión donde sólo mandan los sentimientos que emanan de él sin orden ni control, latiendo a golpes de un amor juvenil que nunca maduró al ritmo de la edad…Éste órgano vital de mi existir, sólo se ha dedicado a llevar la sangre de un lugar a otro fluyendo por los órganos más tiernos y carnosos de mi cuerpo, regando mi cabeza de puras fantasías como si fuera todavía aquella niña que leía cuentos de hadas de príncipes y princesas, bellas doncellas y brujas malas y feas...y un sinfín de caballeros andantes que venían a rescatarme de dragones y mazmorras…He vivido dentro de una nube tanto tiempo que ni me acuerdo, pero ya sé que no quiero seguir metida en ella...Todo empezó el mismo día que lo conocí y a partir de entonces me dejé atrapar con engaños y falsas promesas de amor en las que ni él ni yo fuimos conscientes de tanta pasión…Le había entregado mi cuerpo, mis pasiones, mis pensamientos en la soledad de la noche, y mis lágrimas derramadas en la almohada, y aún sabiendo que no merecía mi llanto, lo esperaba con los brazos abiertos…pues…A éstas alturas de mi vida, ya no lo amaba, sino que lo adoraba sin remisión…A veces presentía que estaba liado con cualquier mujer que le sonreía y se tiraba varios días sin aparecer, pero lo necesitaba tanto que cuando venía daba saltos de alegría y me lo comía a besos…hasta que me harté de su mal querer…No comprendo por qué he soportado tanto tiempo a un hombre que sólo me ha utilizado como pañuelo para limpiar sus mocos. El caso es que cuando le decía que no aguantaba más y que me dejara tranquila, volvía sumiso y lloriqueando…Y por eso me encuentro desolada y triste, la cabeza llena de dudas que no paran de acecharme por todos lados, sin saber qué hacer…pues…El miedo controla mis emociones y me desestabiliza haciéndome caer siempre en la misma trampa del ayer…Las inseguridades atrapan mi mente, y un nudo de terror se centra en mi interior dándole vida a la trama que ella misma crea, escenificándolas de tal manera, que las vivo y las siento tan real y verdaderas, que la furia me ciega sin dejarme ver más allá que la existencia de su maraña…Señor mío, postrada ante ti me reafirmo y confieso que las dudas que albergaba en mi alma las mandé al infierno con todos los errores que cometí…Hoy quiero confesar que pequé contra todas normas de la sociedad por culpa de un mal querer…el suyo…y el mío…pues…No supe distinguir amor verdadero, de la ansiedad del puro deseo…ese veneno que corrompe y te arrastra a los infiernos…Señor mío, abre mis ojos, dame paz y cordura, calma mi corazón, mis brazos atenazados de horror, mis piernas destrozadas de dolor, hambrienta de venganza…Necesito que me ayudes y me digas que debo hacer. Reconozco que he perdido los nervios y he vuelto a caer de nuevo en mi propia trampa…No controlo mis emociones y mis palabras salen voraces, estrepitosas y lenguaraces, como si nunca hubiera recibido de mis padres una educación culta y respetable…A veces me debato contra mí misma, pero la furia y la rabia me domina y entorpece toda regla de civismo y me importa un bledo la gente que me rodea… ¡Oye tú! ¿Quién yo? Sí, sí tú…Ya no me atas ni te guardo la cara más, ¿te enteras? De ahora en adelante pienso salir con quien me dé la gana, y si me gusta un tío, me atrae y me seduce con sus palabras, me lo llevo a mi cama y después cada uno en su casa, y Dios en la de todas…Reconozco que me desboco y estallo como relámpagos y truenos hasta que la tormenta retumba en mi cabeza…eso es lo que me pierde a mí, y a ti el verme colérica e irritada te produce puro placer…y por eso…Jamás te volveré a llorar… pues…Yo sólo quería verte de frente, observar los gestos de tu cara, lanzarte la rabia que temblaba en mi boca para oír tus respuestas…leer en tus ojos la mentira escondida tras las pupilas de tu mirada, que yo conozco tan bien y la que siempre te delata de que no eres del todo sincero, y que por mucho que la empañas, mi corazón siempre me habla con sutileza y escenas que se pasean por mis canas…Esas hilaturas de canas blancas son las que ahora me adolecen el alma, la que me desarma y me hablan con calma…Ahora que ya eché todas mis lágrimas, las últimas que estoy derramando por tu amor, me despido de ti sin decirte adiós…pues…Esos hilos de seda blanco son los que me han hecho razonar, convenciéndome al fin de mi gran error al aferrarme a ti como una niña perdida en un laberinto de cristal…