sábado, 13 de octubre de 2018

LIBRE DE PREJUICIOS.- (MICRORRELATO)


Me fui a caminar por ahí, quería perderme entre callejuelas estrechas, esas que están recién regadas y en sus paredes cuelgan macetas con gitanillas, ¡qué bonitas y alegres son…! Hacen que el paseo se convierta en una aventura interminable de pasión…Me encanta imaginar historias de besos y abrazos prohibidos que, según mis pasos van a la deriva, escucho las voces del silencio en las huellas de los patios, y tras los ventanales aún quedan los gritos ardientes de ese loco amor que está siempre por aparecer…pues…Es tanta la inquietud que me oprime el pecho, que apenas puedo leer en las encaladas paredes el rastro que dejaste aquella tarde cuando me dijiste…Contigo hasta los infiernos…Y ahora ya ves cómo estoy, hecha polvo, toda rota y destrozada por dentro al ver cómo te vas alejando de mi corazón…Y por eso estoy aquí, sentada en una cafetería sola, dejando pasar las horas hasta que llegue el momento de regresar…La gente camina de un lado a otro de prisa…A veces tengo la sensación de que me hallo en una butaca de cine viendo una película de personajes imaginarios…pues…Son escenas de otra vida en la cual era una niña y todo me parecía especialmente maravilloso…Ahora no…Ahora, en éste momento inmediato todo me parece tan irreal e injusto…No comprendo que estando tan enamorados tú y yo, no podamos compartir la esencia del amor…La gran aventura de la vida como es la pasión de estar juntos hasta el infinito…Debe ser que no estemos hechos el uno para el otro y por eso tenga esta inquietud de escenificar lo que pudo haber sido y nunca será…Hay un hombre guapo sentado frente a mí…No sé cuánto tiempo llevará ahí, pero hasta ahora no me había dado cuenta…Será que la vista se me pierde entre los recovecos de tu suerte…No para de mirarme…Acaba de encender un cigarrillo rubio, y no sé si lo hace adrede o es sin querer, pero me está mirando insistentemente y echado el humo hacia mí como si fuera un beso al aire…Me estoy poniendo muy nerviosa…No sé si irme o no…Dudas llenan mi corazón, y eso que casi siempre soy yo la que domina la situación…Siento rabia sentirme como una quinceañera…Creo que me está poniendo a prueba…parece algo más joven que yo…Sí, sí…el típico buitre…He de reconocer que me fascina que un hombre me mire así…Me está seduciendo con la mirada…¡Éste es más listo que el hambre! Se le nota esa pizca de don Juan…pero yo no pienso ser su doña Inés…Quijotadas las justa…Para eso estoy yo, ¡ni hablar! Éste se cree que me chupo el dedo o que estoy ansiosa de sexo, ¡me da una rabia! ¿Por qué serán algunos tíos tan descarados en sus insinuaciones? La verdad es que está como para hacerle un favor… ¡Ay si mi madre levantara la cabeza! ¡Señor, Señor…! Creo que se me va la pinza…tendrás que tener un poco de paciencia conmigo, pero es que me encuentro tan confundida…no sé qué hacer en éste momento… ¡Vaya me está sonriendo! Dios mío te ruego que no me de la risa porque la liamos, me conozco y la lío bien parda…Al fin y al cabo tampoco estaría nada mal que me diera un garbeo con él por ahí…podría pasar un rato agradable…tampoco es necesario irse a la cama… ¿o sí? Creo que me estoy pasando siete pueblos caminando por estas calles que me apasionan y me enfrentan a situaciones que para mí quedan…Debe ser éste magnetismo que tengo de atraer frases al viento que se colocan en mi cabeza sin autorización ni consentimiento…Vagan por mi interior con elocuencia como perico por su casa…pues…Éste hombre que está aquí me está pidiendo guerra desde el primer momento que me vio, y ahí, como el que no quiere la cosa, dejó caer palabras bellas y hermosas que seducen y enamoran a cualquier señora de cierta edad, y yo que estaba poseída por las iras de la perdición, le puse sobre la mesa…¡Oye tú! ¿Quién yo? Sí, sí, tú…a ver si te has creído que una es tontita…Se quedó a cuadros…no lo dejé ni abrir el pico, porque para mí que era un buitre de cuidado, esos que se lo montan bien con cualquier mujer que esté con hambre y con sed, pero yo…comme ci comme ça¿Sabes qué te digo? La expresión de su rostro era todo perplejidad…o…Se estaba mofando de mí aparentemente o…de él que no daba crédito a tanta arbitrariedad por mi parte…pues…Presentía que estaba tanteando el terreno con palabras suaves y remisas, como si yo fuera la gatita presumida y él un ratón juerguista y bribón, ignorando que…Me siento libre de prejuicios, dimes y diretes…y donde él iba, ya estaba de vuelta yo…Por lo que le solté a bocajarro con pena y retintín…Con todos mis respetos hacia tu persona le diré que no me interesa usted…

viernes, 12 de octubre de 2018

EL PODER QUE EJERCES EN MI GARGANTA.- (MICRORRELATO)


Sé que estas preocupado por mí, que me extrañas, que me buscas por cada rincón del camino…que me quieres, que te duele perderme y que temes que algo haya cambiado en mi interior... pues…Siento la llamada de tu voz en los cimientos del corazón y los besos de tu boca ardiendo a mi alrededor…hay un sin vivir dentro de ti, una desazón infinita que te parte en dos y lo que no sabes es que estoy llorando sola en mi habitación…Estaba pasando por un mal momento, así que decidí alejarme, necesitaba tener mi propio espacio para poder dilucidar qué era lo que nos estaba ocurriendo…pues…Me encontraba perdida en un laberinto de emociones tan contradictorias que ya no sabía qué hacer, si seguirte o abandonar…Estaba cansada de tanto luchar por nada, al fin y al cabo, tú y yo no teníamos nada…Nada que nos uniera…nada…Un gran vacío se asentaba dentro de mi alma…quizás era yo la culpable…o no, si no tú…Últimamente sentía tal abandono por parte tuya, que a veces me hacías pensar mal y que tan sólo permanecías a mi lado por costumbre o adicción…No tenía las ideas claras ni buscándolas en un rayito de luz, y mira que para eso no hay quien me gane en encontrar salida para cualquier dilema…o… Tú eres el que maneja los hilos de mis conspiraciones y me convences con esa mirada de perro apaleado que pones al verme pasar, y que a mí me enterneces de dolor…Me desarmaba todas las expectativas que tenía de partir de aquí antes del amanecer…pues… Eso de tener siempre una excusa para expulsar los malos entendidos entre las canas de mi pelo al viento, es lo que hace de mí una ladrona de frases que atrapo al vuelo… ¡Míralo! Ahí está esperándome…Lo hace adrede, aposta…Ha venido a buscarme porque intuye que algo marcha mal…lo conozco tan bien…más o menos como él a mí…Era su andar seguro y frágil a la vez, lo sé, palpo sus inseguridades aunque las enmascare con la máscara de hierro que forjó antes de despertar las vibraciones que pululan a su alrededor…Quiere tener el mando de la situación…la mía…Algo oprime su corazón que late al ritmo de mi sentir…Lo miro de frente y sin decir nada vuelco las palabras que no quiere oír…pues…Esto de vivir el momento como si tuviera quince años ya no me vale…Necesito algo más, ¿te enteras? ¿Qué más que nuestro amor? Me contestó…Lo miré a los ojos y le dije con contundencia…No confundas el amor con la pasión, que esto que sentimos tú y yo sólo es sexo, así que no te equivoques, que a ti lo único que te une a mí es sexo puro y duro…y punto…Lo que pasa es que has dejado de quererme, te conozco, tú a mí no me engañas, sé perfectamente que te has enamorado de otro… ¡Ya salió por la torera! ¿Qué se habrá creído éste hombre? No se da nunca por vencido y al final me llevará a su terreno y así pasan años y más años…Escúchame, no me quieres, no me amas, sólo es deseo carnal…más o menos como los animales…Sí, sí…llevamos vida de animales y yo ya no me conformo con tan poco…para eso no te necesito…Le estaba cambiando la expresión por segundos, apretados su labios, los ojos airados, todo él era furia demoníaca…No admitía que le dijera que se había acabado, no lo aceptaba…Tenía que hacerle ver que lo nuestro había llegado al límite de mis posibilidades…Una lágrima rodó por el camino de los amores prohibidos, pero no era por pena, si no porque le dolía verlo así…pues…Jamás admitiría su vida alejado de mí…y por eso…Sigo aquí, hablando sola, auto convenciéndome de que a partir de ahora, cada uno por su lado, o como decía mi madre que en paz descanse… Cada uno en su casa y Dios en la de todas…Hasta ahora había cedido siempre a todas sus pretensiones, jamás opuse resistencia alguna…te amaba tanto… no sé qué pasaba por mi mente, pero ahora tengo mis dudas…antes no…me inventaba cualquier excusa con tal de seguir contigo, tenía un miedo atroz a perderte, a no verte, a no besar tu boca ni sentir tus manos alrededor de mi cintura, esa que cuando la abrazas me hace estremecer de amor… Quizás era presa del deleite al saberte enamorado mío para siempre…pues…Ese mirar tuyo tan ardiente me enloquece y me hace flaquear…Esa manera que tienes de decirme todo aquello que te sale del alma cuando me abrazas me envilece y me apasiona…Esos besos tan ansiosos que llenan mi boca de ilusiones locas, es el poder que ejerces en mi garganta y mi corazón y eso…me pierde…Me pierde y haces conmigo lo que quieren tus deseos y tus manos que se esconden entre pecho y espaldas siguiendo el rastro de los encajes de mi tanga…y me desata la lengua y desbarata las palabras…pues… Pirata de las estrategias soy en la narrativa de la vida cotidiana…

jueves, 4 de octubre de 2018

EN EL ESTADO MÁS PURO Y CARNAL.- (MICRORRELATO)


Siento mis carnes flaquear, siento mi alma volar, la llevo aireando hacia ti, no sé qué le hiciste al final… Las mujeres de tu edad me producen mucho morbo, ¿te molesta que te lo diga? No, no, para nada...le contesté...Y seguí caminando por las calles del olvido, allí donde se dan cita los latidos del hambre y los quejidos del amor…Hoy mi locura hacia ti, hacia esas palabras llenas de misterio y ansiedad… ¿Qué ocultan? ¡Dímelo! ¿Por qué las escondes con ese antifaz risueño y letal? ¿Qué hay tras ellas que me abruman y me increpan a seguirte sin más? Quizás la echaste al aire sin querer, o podría ser que la tiraste derecha a matar…Fue una frase con un dardo venenoso dispuesto a dar en el centro de mi corazón…Un corazón que late al ritmo del amor siempre ávido de entregar sus latidos a ese hombre, que tras la sonrisa ciega e indecente, se atreve a atravesar la línea de fuego que separa la fantasía de la realidad…Y yo, pluma ambulante y mensajera que vuela y vuela con la intrepidez de los vientos eólicos, las atrapo al momento y hago con ellas lo que quiero…pues…Como poeta errante navego por tierra y mares alerta a cualquier intruso que se presta a seguirme a ese juego libidinoso que me engatusa y aturde… Sutilmente lo atraigo con el talismán de mis versos eróticos a caer en la trama de la poesía desnuda y libre de locos enamorados, como si fuera un juego de descartes por pura diversión, convencidos de que sólo sería una partida…o dos...pues… ¿Qué será que atrae tanto a un jovencito lleno de vida que de pronto quiera sentir en sus carnes el abrazo de una señora de edad madura? Quizás desee conocer las caricias expertas de unas manos alrededor de su piel erecta e infiel…o… Simplemente oír esa voz que le susurra suavemente al oído el camino a seguir en su cuerpo latente por arder...Quiéreme usted…me decía cada vez…Espera, tranquilo…le digo con insinuante y atrevida lengua, puro veneno para los orgasmos de su cuerpo, revoltosa por fuera y por dentro que recorre cada recoveco de su cuerpo desde la boca hasta los pies…Y él que desespera de puro fuego que sale por la chimenea de su cerebro, arde que arde con la leña de mi ávida voz, con fogosas y ansiosas palabras que provocaron el estampido de mis letras…Las mujeres de tu edad me producen mucho morbo, ¿te molesta que te lo diga? No, no, para nada...le contesté recordándole otra vez…Me estaba dejando llevar por esas palabras que sin querer me daban vueltas en la cabeza...las quería olvidar...pues... Nunca me había sentido atraída por un hombre veinte años más joven que yo, y sin darme cuenta me arrastraba a su manera de pensar... Poco a poco se iba adueñando de los más bajos instintos que sin querer, salieron a flote reclamando besos y abrazos alrededor de mi piel. Los sentimientos más arbitrarios se desbocaron en una estampida galopante hacia sus palabras haciéndome dueña de su lenguaje osado y soez, que sin proponérmelo, estaban acariciando la curiosidad de caer en ese morboso momento de pasión, donde sus piernas y las mías se enlazaban en una lujuriosa desazón...Mis latidos empezaron a acelerarse como si una fuerza misteriosa me empujara a sus brazos... Mis labios ardían buscando su boca y sus ojos los sentía en mi alma suplicando ese abrazo sensual que él necesitaba para calmar la ansiedad que tenía de mi espíritu libre, y que imaginaba apagando ese fuego que lo quemaba desde la primera vez que me vio en la ventana sin cristal... Lo sentí al instante a través de la cortina de humo que había entre él y su pareja, bella y hermosa, a la que amaba pensando en mí... Un halo de sensualidad me estaba envolviendo en una espiral de locura y juventud, donde dos cuerpos desnudos se acariciaban con la sonrisa de un orgasmo lento y suave a punto de estallar, y al que no quería llegar prolongando la suavidad del placer hasta el clímax de un tardío amanecer... Me estaba deleitando con esas palabras que me estallaban en las sienes como zumbidos de abejas en un panal de miel…Miel que saboreaba en mi boca con la agonía del fuego que me quemaba en los adentros con la avidez de una fiera salvaje, hambrienta de cometer el más infiel de los actos con toda la naturaleza carnal…pues…La curiosidad por atravesar la línea del más allá estaba provocando en mí destellos de luciérnagas simples y fugaz…quizás sea eso que se hace llamar, acto sexual en el estado más puro y carnal…

sábado, 29 de septiembre de 2018

CON LA FURIA DE UN VOLCÁN.- (MICRORRELATO)


Sé que me engañas, que me mientes, que te gusta otra, que la buscas como me buscabas antes a mí…que vas por donde ella suele pasar para verla, que la sigues, que la miras fijamente como sueles hacer para llamar su atención…Es tu estilo, tu forma de atraer a las mujeres para que caigan rendidas a tus pies…pues… Necesitas estar constantemente enamorado, excitado, incandescente, en continua evolución para sentirte vivo…Tu cuerpo te pide marcha, lo sé, siempre lo he sabido, ¡vaya que sí! Lo que pasa es que te quiero tanto que me hago la tonta para no perderte, porque perderte a ti sería perderme yo por los arrabales de la ciudad y no quisiera, ¿sabes? Vaya a ser que me convierta en una de esas nómadas que van por las calles pidiendo guerra por venganza o por la ira que me consuman en las entrañas…y no me gustaría caer tan bajo…Ya lo decía mi madre que en paz descanse…Hija mía, una mujer ante todo tiene que demostrar ser una gran señora y nunca ir detrás de un hombre…Entonces, cuando era más jovencita así lo creía, y lo llevaba a rajatabla tan sólo porque me educaron a la antigua usanza, haciéndome creer que actuando de esa manera tendría más dignidad, ¡qué error más grande por Dios! Siempre escondiendo mis lágrimas, acallando el llanto contenido para que no se escucharan los gemidos…Disimulando el dolor y la pena tras la máscara de la altivez y orgullo absurdo, reprimiendo mis sentimientos por temor a que se rieran de mí…¡qué tonta! Como si hacerse la fuerte y valiente sólo lo pudieran hacer las divas del teatro…o como aquella famosa frase incrustada en todas las niñas al nacer…Una mujer se tiene que dar a valer…¿qué pasa? Que si una llora y demuestra todo el amor que siente por un hombre, que lo ama y lo grita a los cuatro vientos ya no vale nada y deja de ser una mujer de la cabeza a los pies…Me importa un bledo lo que piensen los demás porque yo soy lo que siento…y siento que sin ti muero…pues…Te quiero, te deseo y te necesito para seguir viviendo…aunque…A veces me abruman los malos pensamientos…Quizás esté equivocada y todo sean alucinaciones mías, pero…Algo en mi interior no para de martillearme en la cabeza que tú estás con otra, y el corazón me lacera en los sentimientos las cosas que tú no me dices y que él me cuenta de ti…Me dice que todas las mañanas vas donde ella vive, que le has pillado la hora de salida y entrada a su casa, que te la quedas observando, y que cuando va caminando te pegas muy cerquita de su cuerpo para oler su perfume, que lo aspiras y se te llena el cuerpo de deseo, ¡madre mía de mi vida! Sólo el pensarlo me dan ganas de gritarte en medio de la calle la rabia que me entra por el cuerpo, que se me llena el alma de puro veneno y un odio que me sale de los ojos que si fueran puñales se te clavaban en las espaldas…pues…Así empezaste conmigo, pero…¿sabes que te digo? ¿Qué…? Que si tanto la deseas ahí la tienes, toda entera para ti que yo seguiré mi camino tranquila y sin derramar una lágrima más, porque de tanto como lloré me quedé vacía…Vacía y sola me encuentro imbuida en un mar de dudas, sin saber si me sigues queriendo o no, porque últimamente siento que tan sólo me utilizas y no me amas, y por eso…Me voy por donde no me puedas ver, ni encontrar, haciéndome la fuerte y la valiente, escondiéndome tras una mascarada de pasión, coqueteando con unos y otros para llamar tu atención, y cuando te cruzas en mi camino te sonrío con toda mi boca para que pienses que no me importas, que me das igual y que ya no me duele tu olvido…¡fíjate qué contradicción! No, si al final le voy a tener que dar la razón a lo que decía mi madre, ¡qué lista era...!Y es que las madres de antes tenían una sabiduría pertinaz, o es ese sexto sentido que tenemos todas las mujeres antes de nacer... pues… He descubierto que con éste cambio de actitud, te tengo aferradito a mi querer, porque…No soy mujer a la que se la pueda dejar de lado, ignorándola como si fuera una más del avatar, si no que…Necesito sentir en mis carnes las chispas de fuego que despiertan tu mirar cuando me ves…pero cuando no me ves…que estallen en el aire con la furia de un volcán…