miércoles, 1 de abril de 2020

CON LA CEGUERA DEL AMOR ESCONDIDO.- (MICRORRELATO)


Poco a poco mi alma se calma…mis ojos se pierden en los recuerdos del ayer… Apenas siento tus manos alrededor de mi cuerpo, pero…Tus dedos se deslizan por mis cabellos como si no quisieras nunca desprenderte de mí, y yo que muero por tus besos, lloro en reposo y en silencio…Hay un duende parlante que vive entre ellos que no para de hablarme de tus sentimientos, y yo que no quiero escucharlo, cierro puertas y ventanas para que no atraviese la frontera de mis canas…pues…Cuanto más me alejo, más te siento, pero…Luego te vas y me encuentro hablando sola y ante el espejo…Hoy quiero confesarte algo que me inquieta y temo que al final se convierta en realidad…pues…Dicen las malas lenguas que cuando una persona tiene una inquietud, es porque existen fuerzas poderosas que te avisan de que algo va a ocurrir, son como presagios, y desde que me alejé de ti me siento como si una nueva mujer se hubiera instalado en mi interior haciéndome cambiar de opinión, y lo que antes veía negro o blanco, ahora lo veo gris…Un gris plateado como las hilaturas de mi pelo blanco, brillante como las estrellas de cielo…un cielo oscuro y negro que veo cuando me acuesto…Me acuesto pensando en ti y en tus ojos cuando con la mirada me acariciabas el alma…el alma que me arrebatas cada vez que te pienso…me miraba como si fuera la última vez que me veías en tus brazos…todo tú entregado a mi cuerpo con ansiedad y deseo…eres tan vehemente…hace ya tanto tiempo de eso que parece como si hubieran pasado años, y fíjate, apenas una semana desde la última vez que nos amamos bajo el cielo aquél, ¿te acuerdas? ¿Sonríes? Sí, siempre me sacas una sonrisa…Lo sé…sé que te hago reír en éste mundo donde todo sólo existimos tú y yo, un mundo lleno de fantasía, ¡pura magia! Quizás un sainete en el cual estamos como dos marionetas actuando al ritmo del amor, esa sensación trágica y cómica a la vez…pues…Como en una tragicomedia es lo que vivimos siguiendo las pautas de Pierrot, y por eso…Temo perderme entre las penumbras de mi mente que poco a poco me transportan a un futuro diáfano y oscuro en el que no quisiera vivir, aunque de vez en cuando suenen bombos y platillos en la esencia de mi existir…Hay un sentimiento que está latiendo en mi corazón…quiero a mi gente, ¿te enteras? Esa gente que siempre está ahí esperando que sigamos navegando juntos hasta la muerte…tengo miedo de volverme a encontrar contigo y no volver a sentir en mi corazón los latidos del primer amor, y… ¿Sabes que te digo? ¿Qué, qué...? Explícate mejor…Me lo quedé mirando de frente y no pude aguantar su mirada...era tan indecisa y desesperadaMe di la vuelta y seguí adelante como si nadano quería adelantarme a los acontecimientos por temor a que se volvieran contra mí, y por esoSin decir nada, su gesto me hizo comprender que sabía la repuesta antes que hablarapuesNadie mejor que dos personas que se han amado tanto como tú y yo, para entender cada silencio a media vozSon las voces del silencio las que más duelen cuando se ama sin razón…Le di la espalda y me marché hablando con las trampas del destino…no quería que me atrapara en sus brazos, porque si lo dejaba hacer no habría marcha atrás y tenía que hacer todo lo posible por seguir adelante…Te cruzaste en mi camino sin buscarte, ni tú a mí buscarme…fue tan sólo un desliz, esos en los cuales caemos apenas sin darnos cuenta, pero que al final marcan dejando una cicatriz clavada en el corazón…Te enredaste en mis sábanas sin abrazarte y cuando quise darme cuenta ya era demasiado tarde para abandonarte, y ahora que estoy sola ante el espejo veo las huellas del tiempo en mi cuerpo, y por esoDejo caer mis sentimientos al viento para que se los lleve lejos, allá donde estás tú escuchando cada embate de esa tormenta que barrunta entre rejas…Hay alguien desesperado por tenerme en sus brazos…Oigo pasos cerca de mi habitación…Es él, lo sé, lo presiento, me lo dice el corazón, y el corazón nunca miente…Llamas a mi puerta con la esencia de tus besos, y yo que estoy anclada en los recuerdos…se me truncan todas las excusas para decirte adiós sin que se me rompa el corazónpuesDesde que no te tengo en mis brazos, parece como si me fuera bien el hecho de no volverte a ver con la conformidad de seguir con mi vida llana y segura, peroolvidarte no puedo…Quizás las hilaturas de mi pelo blanco, sean las luces que guíen el camino cuando en él te cruzaste con la ceguera del amor escondido…

sábado, 28 de marzo de 2020

DESDE MI ENCIERRO.-



¡Ay que ver Dios mío de mi vida! Ya llevo más de dos semanas en casa limpiando como una energúmena todo el piso, hasta yo misma me estoy sorprendiendo en las ganas que tengo de estar para arriba y para abajo con el cubo y la fregona a cuesta como si fuera una pegatina, pues allá por donde voy la tengo persiguiéndome, lo mismo que la botella de lejía que es como si fuera un perfume de los más caros de como la llevo impregnada por encimeras, baños y suelos, y estando limpiando los cristales, mis ojos atraviesan el tiempo transportándome a aquellos maravillosos años, esos que están ahí siempre latiendo como si nunca quisieran irse de ese baúl de amor que está en lo más profundo de mi corazón…Mis ojos se pierden en el horizonte echando la vista atrás, donde me veo en casa de mis padres junto a mis hermanas, sobre todo las tres mayores, que en época de vacaciones nos dedicábamos cada semana a fregar los platos, ¡madre mía de mi vida! Éramos tantos…nada más y nada menos que diez comensales alrededor de una gran mesa toda tiesa de madera y patas rectas…¿Os imagináis la cantidad de cacharros que se amontonaban en la cocina? Cuantas veces nos hacíamos unas a otras chantajes para no fregarlos…parece que estoy viendo a mis padres sentados cada uno en un sillón frente al televisor presidiendo toda la tropa, donde Encarnita sentada en la alfombra apoyaba sus espaldas sobre las rodillas de mamá, mientras Trini, Loli, Conchita y Afriquita en el tresillo apretujadas perdidas, Carlitos como siempre, tirado en el suelo como una lagartija y José Mari, dando vueltas de un lugar a otro haciendo rabiar a todo el mundo, menos mal que Juan el mayor de todos los hermanos ya estaba casado, porque si no, ahí no se oía ni una mosca porque le teníamos un respeto que cualquiera se peleaba o hacía ruido, jejejejeje…En fin a lo que iba, que entre Trini, Loli y yo nos dedicábamos a fregar los platos cada fin de semana que nos tocaba a las tres mayores, porque las chicas y los dos chicos no hacían ni el huevo, jejejeje…Y mira por donde hoy me toca a mí, y como siempre, me dedicaba a hacer una carrera de platos, ollas, sartenes, cubiertos y fuentes, por lo cual me liaba a decirles a todos esos cacharros…¡Vamos a ver quién termina antes! y como una fiera llenaba el fregadero de agua caliente y Mistol, y ¡hala! me ponía los guantes de goma y ahí no había más que platos limpios corriendo y colocándose en el escurridor, ahora una sartén que impaciente se adelantaba a los cubiertos, que amontonados no hacían más que darse empujones para salir antes que las cazuelas y las bandejas que no sé porqué, las pobres siempre llegaban las últimas, jijijiji…pobrecitas…y ya para acabar la faena, secaba todos los poyetes de la cocina con el trapo bien escurrido para rematar con el cubo y la fregona el suelo, que a base de carreritas en el fregadero aparecía todo chorreando, jejejeje…¡Madre mía de mi vida, qué tiempos aquellos en los que de toda las faenas del hogar hacía un juego…! Y fíjense amigos míos que, cuando mis hijos eran pequeñitos, los colocaba en lo alto de una silla frente al fregadero y juntos no parábamos de reír, hasta se peleaban para fregar los cacharros, luego con mis cuatro niet@s igual…Toda mi vida jugando con las faenas del hogar, y ahora, en éstos momentos tan crudos que nos ha tocado vivir, en la cual tenemos que estar confinados en casa, sigo jugando con cada paso que doy retándome a mí misma a seguir adelante con entusiasmo y alegría, pues nada mejor que sacar fuerzas de flaquezas y resurgir de las cenizas como ese Ave Fénix que tod@s llevamos dentro en éste valle de lágrimas donde la fantasía siempre nos hará alcanzar la luz de la esperanza y la libertad…

viernes, 27 de marzo de 2020

LA NATURALEZA ESTÁ ENFADADA.-





¿Qué está ocurriendo en el mundo? ¿Qué está pasando, Dios mío de mi vida? ¿Por qué tanto suplicio? ¿Por qué tanto odio? ¿Qué ocurre? ¿Acaso no existen hombres buenos y piadosos en ésta época que le tocó vivir? ¡Silencio, callad, no parpadeéis siquiera! ¡Oíd los aullidos de la tierra! La naturaleza está llorando, está triste ante la mediocridad de los dirigentes del mundo, esos que tan sólo desean enriquecerse y ser los dueños de toda la humanidad…Nadie cuida los bosques, los árboles están desapareciendo, el fuego está robando espacio libre a los animales que, inocentes correteaban libres y sueltos sin temor a ser cazados para vanidad de sus asesinos, esos tipos altivos que orgullosos muestran sus trofeos ante la sociedad…Los peces mueren agonizantes ante tantos envases de plásticos que desechan los humanos…En los laboratorios juegan con armas venenosas y mortales…Los políticos sólo quieren gobernar para tener al pueblo supeditado como si fuéramos autómatas, y ante todo eso yo, una mujer desarmada y sola, tan solo tengo la palabra, esa que dicen por ahí que es la dueña del mundo…¿Qué más tendrá que suceder para que la humanidad se dé cuente y eche marcha atrás en todos sus errores? ¿Cuántas pandemias tendrán que asolar a la tierra? Pobre de mí, aquí dándole que te pego a las teclas de mi ordenador para que se escuche mi voz…¡Señores, poned atención a lo que os quiero decir! La humanidad se desmorona ante las fuerzas de la naturaleza, que enfadada ante tanta miseria ha decidido ejercer su poder sobre el hombre y la mujer que, sin piedad la emprendieron con ella a base de contaminar océanos y mares con la desfachatez de su vanidad…¿Qué más tendrá que pasar para que nos demos cuenta del daño que atraviesa ese universo que creemos dominar? El universo es ilimitado, infinito, poderoso, grandioso…El hombre lo sabe, pero con sus ansias de poder, se atreve a retarlo como si fuera ese Dios omnipotente y poderoso para dominar a la humanidad entera, enriquecerse y ser el dueño de la tierra…Pobre infeliz, aún no se ha dado cuenta contra quien se enfrenta…¿Qué te creías que era fácil dominarla? Ni te atrevas amigo, que la naturaleza siempre estará por atrás y por delante de los tiempos, tiene autonomía propia para revolverse contra todas las vejaciones y humillaciones de las cuales está siendo maltratada, y en el momento que se lo proponga, podrá derribar a todo aquél que la trate mal con las fuerzas de su propia naturaleza…

jueves, 26 de marzo de 2020

CON LA MELENA AL VIENTO.- (MICRORRELATO)



Apenas me quedan lágrimas, tan sólo una se desliza por el teclado donde ordenan y mandan a estas manos vacías de ti…Ni un alma en la calle y yo aquí confinada sola y descarnada…me asomo a la ventana para sentir el aire fresco en la cara mientras pienso en los besos que me tirabas desde el otro lado del alba…pues…Tengo un cuchillo clavado en la garganta, me está desgarrando el alma que contigo vuela por los aires…Hay una nube flotando llenita de besos prendidos de amantes y suspiros… ¡Maldito suspiro me acarició mis sentidos! Se oyen risas por todas partes, algunas son maliciosas, otras alegres y divertidas…pues…Las risas se contagian navegando por ahí incitándome a decir…La nostalgia se apodera de mí haciéndome llorar en silencio…tengo las lágrimas a punto de caer y no quiero…pues…Las necesito todas para seguir llorando con los poemas que salen de requiebros y quebrantos… ¡Silencio, callad! No murmuréis que hay un susurro aleteando por aquí… Echo de menos tu sonrisa, tu mirada picarona y tus gritos de loca, pero lo que más echo de menos es cuando me besas con la ansiedad de las vampiresas…No puedo seguir entre éstas cuatros paredes como si tuviera fiebre…Me llevo las manos a las sienes para arrancarte de mis pensamientos, en éstos momentos las dudas son mis únicas compañías…Se tapa la cara para esconderse de su propio dolor, pero…Oigo su desgarro en medio de la tormenta de mi cuarto…¿Por qué gritaste tanto cuando llegaste a la cima de las pasiones prohibidas? ¿Por qué te arrojaste a mis brazos con tanto descaro? Eres la culpable de todos mis males, el pecado mortal de mis silencios rotos…Doy vueltas por la casa, me siento, enciendo un cigarrillo, me levanto, doy tres paso y abro la ventana…Me ahogo, no me llega el aire a los pulmones, me vuelvo y me derrumbo en el sofá…Estoy nervioso, la cabeza me va a estallar, no paro de pensar en ti, me tiene loco perdido el grito que lanzaste aquella noche cuando estabas en mis brazos…me está matando poquito a poco de tanto como retumba en mi pecho… Es ese hombre enamorado que tras las paredes sufre su condena, y yo que estoy en éste encierro impuesto por los maleantes del universo, me rebelo contra todos los demonios de mi cuerpo…esos que te arrastran a los infiernos con el fuego de los deseos…pues…Siento cómo laten esos amantes a través del viento, mientras me acuesto pensando en los besos que se quedaron volando entre páginas en blanco…Llorando cabizbajo pasean los amantes encerrados…están todos los demonios dormitando en camas ajenas y de contrabando…y esa mujer enamorada llora sobre la almohada contando las horas para seguir caminando…Muchas jóvenes se quedaron en mitad de esa aventura, donde no hay fuga de miradas ardientes y apasionadas…Están todas confinadas por culpa de ese bicho que ha venido a romper la dicha de vivir aventuras sin raíz…Hay un demonio que se está cebando en mujeres y hombres enamorados de encuentros furtivos donde sólo existen ellos mismos…pues…Viviendo de estraperlos, consumieron la droga que se aferra a las debilidades de los mortales, y por eso… Por las noches cuando me acuesto siento los suspiros de tus besos…Te quiero, oigo los murmullos en silencio…Es mi amigo, mi amante amigo, es como una flecha clavada en el corazón, esos corazones que pintaban los chavales en las paredes con los nombres de las chicas que les habían robado su querer…y el mío sangra por tu amor…Corren los jóvenes tras las chicas en la cumbre de su morada Y ellas poseídas como están de su amor, ríen con la melena al viento…Quieren atrapar los besos que se quedaron prendidos en sus labios…No lo dejes caer…pues…Dicen las malas lenguas que son livianos como pompa jabonosa y con el roce del aire explotan de pasión…¡Venga a mi boca ese beso encarnado! Alza el vuelo amiga que te está esperando tras la brisa que acaricia sus mejillas…Está observando cada tiento de tus versos para sentirse amado y espía tras la gran muralla que os separa… pues…No te olvida, nunca te olvida y piensa en ti cada momento de su vida, porque su vida eres tú, pero…Teme la destreza de tu pluma mensajera, esa que atraviesa lindes y fronteras, y por eso…Con la melena al viento me dejo mecer para que atrape los besos que dejaste suspendidos en el aire…