martes, 14 de julio de 2020

COMO AGUA A FUEGO.- (MICRORRELATO)


Dicen las malas lenguas que cuando a una persona le muestra su espejo, se diluyen los demonios de los deseos, alejándose de por vida la sombra de las iras…pues…Viéndose reflejado en el fuego de los infiernos, el agua va fluyendo apagando ese amor tan turbulento…Y eso fue lo que me ocurrió a mí, que…Te buscaba por todas partes para besarte y abrazarte, dependía tanto de ti, que si no te veía, ni comía ni dormía, pasándome todas las horas del día dando vueltas por la casa como una perra enjaulada, con los nervios a flor de piel, la mirada perdida, ausente…y unas ganas de matarme para que sufrieras el castigo de no volverme a ver, porque…Te amaba más que a mi vida…que como agua a fuego era éste amor ciego…Un amor turbulento, sin límites ni fronteras que detuvieran debilidades y flaquezas, ¡fíjate cómo te quería! Tan sólo pensar en no verte, moría antes de perderte, hasta ahora…Ahora que llegó ésta pandemia confinándome desde los pies a la cabeza, son tantas horas encerrada en casa que da tiempo de pensar, de meditar y de reflexionar…poner un poco de orden a la vida…Una vida truculenta, arriesgada y llenita de malas costumbres…pues…Me acostumbré a quererte, a seguirte por los arrabales de la pendiente, montes y caminos pedregosos y callejones sin salida donde nos perdíamos por tierras prohibidas, hasta que llegó el virus y la elocuencia de la hembra debilitó…pues…Una nueva mujer brota de mi interior, es como si hubiera estado sumergida bajo el hechizo de la luna, donde aparecen dudas y celos que entorpecen los  sentimientos, haciendo que gire alrededor de su voz, una voz suave, romántica y llena de ardor…y yo, mujer débil, me rindo a su embrujo…Ese que atraviesa fronteras con el don de la ilusión, dejándome querer con la inocencia del ayer…Pobre de mí, siempre tras las huellas del antes, después…¿Qué será de mí? Le  pregunto al instante, y él me contesta…No hay respuesta alguna a las mujeres que nunca dejarán de soñar que el amor es efímero y mortal…pues…Son los juegos prohibidos lo que atraen a las parejas a seguir unidas, con la química del sexo y el erotismo compartido, y por eso…Libre como el viento me siento tras la ira de sus pensamientos, que habiéndose hecho dueño de mi alma y mis sueños, le entregué la intimidad de mi cuerpo, y…Como agua a fuego, te seguía con la ansiedad de tus prisas por apagar los deseos de tu cuerpo, y tú, sabiéndote vencedor…Me llenabas la boca de besos con la exigencia de tu lengua, que como en un duelo de espadas, se enredaba con la mía hasta la garganta…que no había suspiro que se quedara escondido, ni voces sin alivio, que allá por donde pasaba, tus manos me acariciaban con fuerza…y con ganas…pues…Era el único hombre que sacó de mis adentros los clamores del infierno, los rastrojos de las iras y las veleidades de la pira, y tú…Sabiéndote amado, me mirabas de soslayo con tus ojos y la daga escondida en el cadalso, y por eso… Una noche mientras dormía me introduje en sus sueños serpenteando por los sentimientos de su piel, y envenené su cuerpo con la sangre de mis versos…

miércoles, 8 de julio de 2020

ESTE LATIR QUE TENGO.- (MICRORRELATO)


Hoy te vi, ¡vaya que te vi! Estabas como para dar un brinco y saltar a tu cuello… ¡Madre mía qué cosas tengo…! Deben ser cosas de la edad en estado puro y desvergüenza total, porque si no…No entiendo que todavía sienta palomitas de maíz revoloteando por el quid…He ahí la cuestión, que…Aún no se ha soltado de mi cuerpo la chica del ayer, esa que bebía viento por usted, ese y aquél, porque mira qué las ocurrencias que me traspasan el pensamiento…Es que me gustas a reventar… ¡Señor, Señor…! Con lo modosita que era antes, y lo que me he espabilado, o…Quizás seas tú el culpable de mis desvaríos ocasionales…pues…Hace años que nos queremos…o no… ¿Tú qué piensas? Que nos queremos de verdad o sólo es darle cancha al cuerpo y poco más…Puede ser que el deseo sexual se haya adueñado de nuestro ser y contra eso no haya nada qué hacer…Quizás sean carencias que necesitamos llenar, o…Es posible que sea auténtico amor sangrante y voraz…Y tú ahí, quieto, parado, haciéndote el interesante…Mira que eres remolón, lo que te gusta hacerme rabiar, ¡eh! Te lo tienes tan creído…Estás tan poseído de mi amor…me tienes tan segura…En el fondo sabes que nunca te voy a dejar de querer, y ¡fíjate cómo estoy…! Echa un nudo de pasiones prohibidas, porque…Me he prohibido amarte…me he prohibido buscarte, pero sobretodo…Me he prohibido arrasar contigo en cualquier parte, comerte la boca a bocado limpio, y…Llevarte conmigo a la morada del monte Olimpo, porque eso es lo que hacía antes, ¿verdad? Antes estaba tan enamorada de ti que no podía reprimir los impulsos de besarte, porque esa boca que tú tienes de labios carnosos me pertenece desde la primera vez que te la arrebaté en el callejón aquél, ¿te acuerdas? Sabías bien a lo que te exponías y me seguiste encantado, porque…Hacía días que me habías echado el ojo y merodeabas por mi calle para hacerte el encontradizo conmigo, ¿te enteras? Vayas a creer que no me daba cuenta, que me daba, y bien que te había calado…a mí no se me escapa ni una, ¡las cazo al vuelo! Y en menos que pasó una semana de ver cómo seguías al acecho, me dije para mis adentros…Hoy no te escapas de mis garras…Y te perdiste entre los volantes de mi falda, que te hiciste un remolino con mis piernas y mis ansias que no sabías ni cómo salir de ellas, y a partir de entonces…No había mañana, tarde y noche, que no estuvieras pendiente de mis entradas y salidas para escalar al monte del Olimpo, porque eso…A ti te gustaba, ¡eh! que te dejabas arrastrar sin oponer resistencia alguna, sólo seguías las huellas de los gemidos de mi garganta, pero…¿Pero qué, qué? ¡Anda, ya se bajó del andén! Creía que estabas en Babilonia chico…bueno, eso de chico vamos a dejarlo aparcado un momentito, porque perteneces al pelotón de los jubilados, ¡como yo! Te voy a decir una cosa, ¡eh! ¡Vaya! Ahora ha alzado una ceja…¡Qué mala espina me da…! Escúchala bien porque no te la pienso repetir ni una sola vez, así que presta atención…Me mira a los ojos fijamente, pone un brazo en jarras y adelanta un pie, incluso se inclina para hacer como que me presta atención, pero no, sé positivamente que lo que le voy a decir le entra por un oído y le sale por el otro, pero…De toda maneras afino y puntualizo…Que dicen por ahí que no es bueno desear a la mujer del prójimo, y que tan sólo con el pensamiento se peca, y yo me pregunto…¿Qué soy yo para ti? ¿Un pecado? ¿Una mala influencia? ¿Acaso tengo la culpa de que tú me desees tanto y me hayas contagiado con tus deseos primitivos y carnales? Porque…Yo también estoy pecando, ¿te enteras? Estoy pecando carnal y mortalmente, porque…Este latir que tengo en medio del pecho…no debe ser nada bueno, ¿o no? Es pura agonía por tenerte en mis brazos y hacer contigo lo que me pidan sus latidos…Unos latidos calientes y abrasadores que me está quemando hasta los suspiros, porque…Si tú supieras las escenas que se pasean por mis sueños, de noche cuando me acuesto…saldrías de mi vida al momento antes de arder conmigo en los infiernos…

martes, 7 de julio de 2020

CON LA ARMADURA DE MI CORAZÓN.- (MICRORRELATO)


Hay una chispa bailoteando a mi alrededor que no para de insistir que lo que hubo entre nosotros se acabó, que de un tiempo a esta parte la llama de su fuego se apagó, y yo…Que intuyo y presiento todos los sentimientos que acontecen en mi corazón abierto, me paro y pregunto…¿Qué es lo que siento verdaderamente? Es una marea de movimientos producidos por la pandemia que estamos viviendo, o…Quizás son deseos de aventuras huidizas que anidan en ánimas errantes que vagan para atrás y para adelante, como si tuvieran miedo a perderse…Ese misterioso romance que atrae y atrapa a hombres y mujeres hacia la levedad del abrazo pasional, donde se funden dos cuerpos con latidos meramente sexual, o es que te quiero de verdad…pues…Una cosa tengo segura, y es que late constantemente en mi alma inconsciente, y… Te juro por todos los santos del cielo que ésta pandemia me está poniendo a prueba para decidir qué hacer conmigo, y contigo…¿Conmigo? Pregunta con osadía y descaro… ¡Vaya! Creo que se ha envalentonado, y me ha hecho frente con todos los sentidos de su mente…Mejor para mí y para ti, porque…Es la primera vez que tengo los pies en el suelo, miro hacia atrás y es como si nunca te hubiera conocido, ni amado ni entregado mi corazón… ¿Me estás diciendo que tus besos fueron falsos? ¿Qué has estado fingiendo durante todos estos años? Callo, ahora soy yo la que no tiene palabras…Me siento como una extraña, como si alguien me hubiera lavado el cerebro, porque no pienso como antes…Antes no pensaba, ni medía mis actos, sólo me dejaba llevar por las olas del mar y sus embates caprichosos en la lejanía de la orilla, allá donde se perdieron los abrazos cautivos, esos que te queman hasta el alma, y yo…Soy pura pasión cuando me tocan el corazón, y tú…Eres un experto, un mago del hechizo cuando te paras frente a mí y me miras con ojos de hombre perdidamente enamorado…Te siento vibrar con las chispas de fuego que salen de tus ojos…unos ojos brillantes y titilantes como las estrellas fugaces que alumbran el cielo en las noches de luna llena, esa luna lunera que asoma su carita plateada en los jardines para ver a las parejas de enamorados que se besan a escondidas de la gente, y yo embelesada me dejo besar hasta que desfallezco de pasión…Te gusta, sé que te gusta lo que provocas en mí, ¿verdad? Se ríe, se está riendo, no lo puede evitar, le encanta verme rendida y abatida bajo la forja de su pretil, y por eso…Sigue cada movimiento que hago, es como un tablero de ajedrez donde es un peón y yo la reina, pero…Es tan persistente que hasta que no consigue atraparme, va sorteando obstáculos para encarcelarme entre sus brazos y sus piernas, y yo…Amante de sus besos, me dejo vencer por las ansias de su querer hasta desaparecer de mi vista, pero no se va nunca…Lo veo triste cuando sigue las huellas de mis letras, que escondidas tras la brecha de la brisa, se para a leerlas con la lupa de su vida, y llora…No llores mi amor, no sufras por favor, y alégrate de los buenos ratos que hemos compartido llenos de pasión, de amores revueltos con la lujuria de los besos que nos unieron en los mejores tiempos de nuestra juventud, pero…Esta pandemia que se está llevando a tantos fieles, me ha hecho comprender que de nada sirve el querer cuando acechan los demonios de la muerte, que sin permiso, se alojan en el cuerpo de la gente y no hay blasón que pueda resistirlo…No tengas miedo corazón mío…Me dice muy bajito al oído…Que conmigo siempre estarás a salvo con la armadura de mi corazón…

lunes, 29 de junio de 2020

A GOLPES DE AGONÍA.- (MICRORRELATO)


Yo no sabía que me iba a enamorar, pensé que sería otra más del montón…Una mujer con la que pasar el rato, tontear un poco, y ya ves…Me he enamorado como un pardillo de una manera mortal…Soy un hombre apesadumbrado…la quiero a morir, es la mujer de mi vida y cuando la abrazo le digo al oído…Eres mi mujer ante Dios, pero…No ante los hombres ni ante la sociedad…una sociedad que quiebro con la fuerza del querer, y por eso…Me consuelo con los recuerdos siguiendo el rastro de sus besos…Estoy abatido…no me queda templanza, camino a la intemperie perdiéndome entre suspiros de dolor, agotados los pesares de tanto buscarla, y no hallarla…Tengo el corazón herido, a la merced de sus pasos que se esconden de los míos como si ya no le interesara mi compañía…¿Qué te pasa? Dime que estoy equivocado, que sólo son malos pensamientos infundados por los celos…Estoy cansado de luchar contra mis propios sentimientos, buscándola por todas partes para besarla de nuevo…tenerla entre mis brazos y decirle al oído…Estoy asustado, lleno de dudas, y tengo la sensación de que ya no me quieres como antes…Voy a enloquecer…el corazón me palpita cuando veo cómo te alejas de mí con cualquier excusa…Me tienes en vilo dando vueltas por la casa como un perro…se me pasan los días agonizando por tus besos, los necesito…No tengo consuelo alguno, tan sólo las lágrimas invertidas saben de mi dolor…No quiero llorar, soy un hombre mayor, ¡por Dios! Los hombres no lloran, decía mi madre cuando era pequeño, pero…Se equivocaba…se equivocan todas esas madres que les dicen a sus hijos que los hombres no lloran, ¡claro que lloramos! Todos los hombres lloramos a escondidas, y yo…Estoy llorando por ella…Por esa mujer que me tiene arrebatada el alma, el corazón, el cuerpo…Los ojos me lagrimean con su recuerdo y me contengo con la voz quebrada de la garganta…No me reconozco…Yo era un hombre feliz, tranquilo y pausado y ahora estoy siempre angustiado, dándoles vueltas a la cabeza pensando si hoy la tendré o no entre mis brazos…Fumo un cigarrillo tras otro impaciente, nervioso perdido…Bebo una copa de vino y me embriago de dolor…Pongo el telediario y apenas escucho las noticias, no me interesan nada, ni siquiera presto atención a las imágenes, que como nubes borrosas, se pierden entre lágrimas ausentes que brotan sin pudor…Me levanto del sofá, me asomo a la ventana y maldigo mi mala suerte…Estoy perdido sin ti…no puedes imaginar cuánto me pesa tu ausencia…mi vida es una tristeza constante…No descanso, no duermo, no me relajo, no paro de pensar en sus risas…Ahora comprendo a mis amigos cuando decían…No te fíes nunca de una mujer que se ríe al besarlas, y yo…Mientras los escuchaba, sonreía para mis adentros porque a mí sí que me gustaba oírte reír…me embelesaba…Me pregunto qué es lo que me has dado…Creo que has envenenado mi alma con tus labios de fuego…jamás me habían besado con tanta ansiedad…eso es lo que me ha enloquecido la razón y pervertido los sentimientos…Me siento desnudo ante ti cuando te tengo cerca, pero…Si te alejas muero de dolor…Me atormentan los recuerdos…Siento un vacío interior que me enloquece sin tu amor…necesito oír tus suspiros cuando te acaricio…Presiento que ya no me quieres, te conozco bien, algo te pasa ¡dímelo por Dios! Mira que estoy agonizando…siento alfileres en el estómago…pon tu mano en mi pecho y sentirás cuánto te quiero…Bésame la boca con tu risa loca, y déjate amar con paciencia y ansiedad…No me dejes al olvido…no me eches de tu vida, porque sin ti, la mía no tiene sentido de existir, y si me apartas de ella moriré cada día a golpes de agonía…

miércoles, 24 de junio de 2020

LA PUERTA DE LOS DESEOS.- (MICRORRELATO)


Me quedé de piedra cuando oí decir a mi nieta que un chico le hacía tilín, una palabra que me transportó a épocas lejanas cuando, escondida tras la puerta, escuchaba las conversaciones de mi hermana la mayor y su amiga…pues… Soy una superviviente que rema a contracorriente, luchando por su vida y por sus sentimientos, una más entre todas las mujeres de mi generación, esas que nos hicimos a nosotras mismas a pesar de la represión y la tradición patriarcal…Una superviviente que arrastra toda una batalla para salir airosa ante la sociedad actual, lidiando cada día con la pandemia que nos ha tocado vivir en una época donde sólo caben los más fuerte…Sí señor, soy una superviviente que vive a la deriva y merced de la gente, sin armas, desnuda y tal cual se presenta el momento para las más desfavorecidas, y no sólo en economía, si no en las enfermedades que acechan en los años regalados que la juventud acontece prestarnos…No quisiera hacer caso omiso a los sentimientos que llegan sin advertirnos de los peligros, dejándome amar en la madurez de la edad para sentir en la piel las caricias del ayer, y yo…Que estoy enamorada de ti, te sigo hasta que se apague tu candil, ese que me enamora, me apasiona y le da sentido a mi vida…Una vida dividida entre la esclavitud de la mente precavida y los latidos del corazón, siempre abierto al ritmo de tu voz…Esa voz que suena en mis delirios arrastrándome a las pasiones prohibidas…pues…Escondida tras la puerta de la vida, la atravesé para darle sentido a los latidos de mi corazón, abriéndola por primera vez cuando le oí decir…Eres mi vida, te amo…mientras me alejaba de su lado…Me espera todos los días en medio del camino para tropezarse conmigo, rozar mis manos y pedirme un beso, y yo…Que tengo miedo de contagiarme con su boca hambrienta, se lo niego y me quedo con las ganas de comérmelo a besos…pues…Tengo miedo y pienso que si por pasar un buen rato, nos ponemos malos contagiando a los más cercanos, y por eso…Voy corriendo por las calles del infierno donde tantos abrazos compartimos en cada encuentro, y…Se queda triste y apagado…casi llorando, lo sé, ¡vaya que lo sé!  Pero no podemos caer, le digo…Tenemos que ser fuertes y aguantar hasta que la vacuna se invente…Ésta maldita pandemia se está alimentando de las roturas de los amantes y llevándose por delante a familias enteras…Triste vida la mía, que deseándote como te deseo, me tengo que quedar con las ganas y mis miedos…pues…Yo tenía un marido del cual me separé, vaya usted a saber porqué…cosas que pasan…o no…Una se casa creyendo que es el hombre perfecto, el hombre de tu vida y resulta que no era para tanto…Quizás imaginé un mundo multicolor a mi alrededor, donde princesas eras rescatadas por caballeros andantes, o…me equivoqué…demasiadas ilusiones…Es posible que esperaba algo más de él…o quizás le fallé…El caso es que me separé y me fui a vivir lo más lejos posible, y después de tres años dando bandazos de brazos en brazos conocí a un tipo la mar de guapo a través de internet, y…me enamoré…Pasamos una temporada saliendo juntos, pero…cada uno en su casa y Dios en la de todos, hasta que me di cuenta de que éste hombre me quería a mí y a su mujer, que cuando me enteré…lo dejé…Volví a salir con mis amigas y de vez en cuando con algún tipo que me gustara, que, como ave de paso trasnochaba en mi casa…y en mi cama…pues…A éstas alturas de la vida me volví rebelde y muy selectiva…¿Que porqué? Porque me daba la gana y porque podía, y…Estando en éstas guisas me topo con un tipo que sí que me atraía por su porte y galantería, además que respetaba la libertad de mi alma y de mi vida, pero…Tenía una forma de querer que a mí no me valía…pues…Cinco días bien y tres mal…lo siento mucho amigo…siga usted su camino y punto seguido…y ahí está la controversia, que…En medio de ésta pandemia he conocido a un tipo que me tiene disparado los sentidos y por el que estoy perdiendo el rumbo de mi vida…pues…Lo amo, ¡vaya que sí! Que lo amo con delirio y frenesí…y lo espero de noche y de día y si se presenta alguna tarde…Lo recibo con los brazos abiertos y las piernas sueltas…a la deriva de sus emociones, que es pillarme en medio del pasillo y desnudarme antes de abrir la puerta de la vida…y es que tiene un no sé qué, que me enloquece de pasión…me dice cosas bonitas…me besa ardiente y juguetón…me acaricia con su lengua de fuego en un festín carnal hasta que apaga las llamas de mi cuerpo, y por eso…No necesito más besos que los suyos aterciopelando mis sentimientos…pues…Cuando dice…Eres mi vida…Dejo abierta la puerta de los deseos…