viernes, 18 de octubre de 2019

TENGO QUE DESHACERME DE TI.- (MICRORRELATO)



No tenía sentido seguir con él porque ya no llenaba mi corazón…tenía que dejarlo…pues…Estaba acabando con los sentimientos de mi amor, era absurdo, no merecía la pena y precisamente ahora me encontraba en el mejor momento para liberarme de estas cadenas que me conducían a mi propia condena…no sé cómo, pero siempre se salía con la suya, tenía un poder sobre mí que por muchas vueltas que le dé, no encuentro explicación…quizás esa manera tan especial que tenía cuando me abrazaba…esa delicadeza al tocar mis cabellos, que los acariciaba absorbiéndolos…era como si se bebiera la esencia de la raíz y me doblegara a hacer lo que quería…pues…Me arrebataba la voluntad y como muñeca de paja en sus brazos, yo no era nada…sólo una llama de vela encendida desde los pies a la cabeza haciéndome seguirle el rastro de sus manos hacia donde quería el dominio de su aliento morboso y sensual al descubierto de su potente virilidad…Sólo me quería para apagar el fuego que lo consumía desde que supo de mis besos, que brotaban de mis adentros con exigencias y buscapleitos, y…Eso es lo que lo arrastró a los infiernos de mi cuerpo, que sin poder renunciar ni siquiera un momento a él…hacía lo que deseaba el suyo con la agonía del intruso…pues…Intruso es aquél que se mete sin permiso en el corazón de otro ser…y tú, amigo mío, te introdujiste en el mío con la habilidad del ingenioso arte de la seducción, que sin mediar palabra, me abordaste en medio de la marabunta que tenía en aquellos momentos de mi vida, y por eso…No sé qué hacer contigo, si quererte o no, pero…Era muy difícil la decisión que tendría que tomar, ya que de ella depende el que te vea o te deje de ver, y aunque por mucho que me proponga ser fuerte y seguir hacia adelante con mi vida, el rumor que merodea en mi cabeza, es que tú de ahí no te piensas mover hasta que se muera tu querer, ¡fíjate si te conozco bien! Que...mientras tú me quieras me seguirás buscando por donde me lleven las piernas, ya que eres como esos perros de caza que siguen el rastro de la pluma de mis alas…pues…Palomita soy en tus garras cuando me enganchas con los dientes por el cuello y me comes la boca con tu lengua juguetona, haciéndome reír con la locura del frenesí, y es tanto lo que me gusta que cada vez que caigo en tus redes me digo a mí misma…Ésta será la última vez que vuelvo a caer…Tenía que hacer algo y pronto, tomar una decisión lo más rápido posible…el tiempo apremiaba y tarde o temprano la cosa se me iría de las manos, ya que tenía la habilidad de convencerme con los gestos de hombre sumiso y enamorado, y aunque sabía de antemano que era puro teatro, al final me iba tras el telón del escenario para actuar igual que él…pues…En el fondo me gustaba, me atraía muchísimo robarle un par de besos y dejarme atrapar para que me pudiera amar como si fuéramos dos ladronzuelos de poca monta, y por eso…Tengo que deshacerme de ti…Tengo que arrancarte de mi alma a la que te aferras como araña, que cauteloso y cautivo vas tejiendo toda la tela alrededor de mi cuerpo haciéndome tu prisionera…Tengo que quitarme el aliento de tu boca que atraviesa mi garganta con la cal viva de tus entrañas, que me quema los pensamientos y me arden hasta los cabellos, y…Quiero quitarme el aroma de tus besos para que no se hagan dueños de mis sueños…   

sábado, 12 de octubre de 2019

ERES EL DUEÑO DE MIS DESVARÍOS.- (MICRORRELATO)



Me ignora, me habla mal, tiene el gesto fruncido, airado, como si le molestara mi presencia…No sé qué le pasa, pero desde que se jubiló está de un humor de perros y a mí me tiene harta de tantos malos modos…pues…Antes de ahora era un hombre apacible, correcto, amable, apasionado…siempre con una sonrisa en los labios…Me sentía feliz y querida y lo más importante, deseada…Todas las mañana antes de irse al trabajo me abrazaba por la espalda, y me susurraba palabras apasionadas en el oído mientras sus manos acariciaban mi pecho…me hacía ver que era una mujer bella, guapa, sobretodo deseada…y ahora, fíjate…ni siquiera me mira…es como si no existiera…como si se hubiera apagado la llama de la vela y yo lo necesito tanto aún…A veces pienso que sólo me quiere para que limpie la casa, haga la comida y poco más…me siento como un mueble…Se puede tirar días enteros sentado cómodamente en su sillón viendo el futbol mientras me quedo observándome en el espejo para poder comprender qué es lo que cambió en mí…Sé que no soy la misma físicamente…tengo años suficientes como para ser abuela, y lo soy, ¡vaya que sí! Y orgullosa de serlo…pues…Los nietos son mis tesoros…pero en mi corazón aún sigue viviendo la novia que un día fui de él…mi actual esposo…También sé que el tiempo deja huellas en la piel, sobre todo en el vientre por los embarazos, y en el pecho a causa de la lactancia…incluso asoman hebras blancas en mis cabellos, los que antes eran negros azabache…y cuando me miro al espejo, las arrugas asoman en mi rostro como arroyuelos secos, pero…Mis sentimientos hacia él no han cambiado nada…lo quiero a pesar de todo, pero me gustaría que de vez en cuando me dijera un piropo bonito…Quizás se deba a la naturaleza del tiempo, y a los hombres les ocurran lo mismo que a las mujeres cuando llegan a cierta edad, puede ser, pero echo de menos tanto las sonrisas cómplices…esas miradas llenas de picardía cuando éramos más jóvenes…No sé qué pensar de ésta extraña sensación…Tengo miedo de los suspiros que me abruman en el pecho y exaltan a mi garganta un poquito de piedad…aclaman  y gritan que…Ésta vida es injusta con los sentimientos de una mujer de edad madura...pues...Hay días que me siento triste y deprimida, y por eso…Una mañana que estaba caminando lo conocí…Era un hombre guapo, guapo…y muy interesante…verdaderamente interesante…tendría unos sesenta años, más o menos como yo, y lo que más me llamó la atención de él fue el modo de mirarme…pues…Hay miradas que lo dicen todo…Era una mirada calentita y llena de pasión…parecía que le faltaba lo mismo que a mí…Atención, saber que está ahí todavía…sonrisas cómplices…besos y caricias de amantes enamorados…Cada vez que sus ojos se encontraban con los míos, me hacían sentir la mujer más deseada del mundo…y eso fue lo que enamoró mi alma y mi corazón…Era como una caricia hacia todos los sentidos de mi vida y no me pude contener, y por eso me encuentro rezando…Señor mío, hoy te imploro perdón por mis pecados…Sé que he amado a otro hombre…tendrás que perdonarme…Fui débil, me encontraba en un momento sensible…reconozco que lo besé con pasión, no lo pude evitar…Era como volver a ser la novia aquella que un día fui, esa que habita en mi interior y a la que su marido apagó con esos cambios de humor…A veces le pregunto si me quiere y me dice que sí…pero es un sí sin sentido, sin pasión…es un sí extraño, frío y por no decir que no…Me pregunto si a todas los matrimonios les ocurren lo mismo cuando llevan un tiempo juntos…debe ser la rutina, la convivencia que apaga la pasión y yo sólo deseo seguir siendo amada con verdaderas ganas, no por el hecho de cumplir con esa misión del deber de una esposa y viceversa, no, no…En éste momento me encuentro un poco extraña…sí, sí…pero me siento segura y dueña de mis actos, aunque…Tengo rabia y coraje de haber vuelto a caer en sus brazos, precisamente ahora que ya estaba controlando las pasiones de mi juventud…justo en éste momento que me siento libre de cadenas…pues…Hubo un tiempo que no era dueña de mis sentimientos y no sabía decir que no cuando debía decirlo…Le dije que no podíamos seguir con la relación porque no estaba bien, que no se enfadara conmigo…Me contestó que lo comprendía, que tenía toda la razón, que no se enfadaba, pero que me quería…lo mismo que yo a él, y por eso estoy tranquila y  sosegada hasta que…Me vistes desde lejos, me esperaste en la esquina y me dijiste un requiebro…y seguí mi camino sabiendo que no te darías por vencido…Volví la cabeza y ahí estabas parado…desnudo y desgarrado…gritando mi nombre con la mente y el corazón desbocado…Eran tan fuertes tus latidos que tiraron de los míos, y yo que soy frágil como amapola de primavera, desanduve mis pasos para echarme a tus brazos…pues…Esa sutileza ladina y seductora que tienes en la mirada para conquistarme las caderas, son las que me arrastraron como si fuera la sombra de tus quimeras…y tú sabiéndote dueño de mis flaquezas, me dijiste te quiero y te echaste un caramelo en la boca para que saboreara tus dulces besos, y por eso…Te seguí por el valle del infierno, testigo de nuestros desmadres y desatinos…y ahora que estoy solita andando por los caminos, le grito al mundo…Maldito destino que eres el dueño de mis desvaríos…


jueves, 3 de octubre de 2019

MOMENTOS.- (MICRORRELATO)



Dicen las malas lenguas que cuando el amor se apaga, lo mejor es pasar página y dejarlo marchar sin mirar atrás…y justo eso es lo que en mis carnes sentí una mañana al despertar…Todavía me pregunto qué es lo que me hizo ver la cruda realidad…Quizás fuera algo que desde hacía tiempo pendía sobre mí como la espada de Damocles y aún sabiendo de su advertencia, me negaba a admitir…Era tan grande e intenso el amor que le profesaba, que una sombra oscura y negra tapaba mis ojos, y lo que es peor, la verdadera esencia de sentirme amada como mujer enamorada y el deseo que despertaba en su virilidad y mujeriego don Juan…pues…El temor al ver pasar los años en la piel de mis encantos hacía que me desnudara ante la pasión como si fuera vital en la vida mía, que sin poderlo evitar, siempre ansié seguir siendo la jovencita que todas tenemos en el interior de nuestro corazón, y por eso…Galopaba como yegua desbocada cada vez que te veía pasar por montes y caminos en busca de mis delirios…Eran los momentos más ardientes y apasionados que jamás sentí en mi cuerpo y en las fantasías de mi alocada juventud, y ahora, después de tantas citas tras el escenario de la vida misma…Una mañana estando abrazada a tu cuerpo y besando tu boca, abrí los ojos y me vi reflejada en tu rostro…Algo vibró en mi interior…No me lo preguntes porque por muchas vueltas que le he dado, aún no he conseguido adivinarlo, pero…Una nueva y extraña sensación alertó mi mente y mi corazón…Nunca podría describir con total admisión lo que pudo ocurrir en aquél momento, no lo sé ni me importa, sólo sé que fue en ese mismo instante cuando me hice mayor y maduré…Eso pensaba mientras caminaba entre fantasmas…los fantasmas del pasado que siguen persiguiéndome cuando te veo a mi lado y me miras de soslayo…¿Qué es lo que pasó? Eso quisiera saber yo…Una imagen, un pensamiento, un sentir, un sentimiento…Quizás fuera la mueca complaciente de tu boca mientras me acariciabas…tus ojos de insondable sonrisa por el mero hecho de mirarme la cara cuando suspiraba de pasión… pues…Sólo fueron momentos, ¡vaya que sí! Que fueron maravillosos momentos llenos de pasión, pero…Hasta aquí y para de contar, no hay nada más que eso…momentos que tú echando chispas me gritas que eres mío y yo tuya…No, no mi amor, no puedo con esta situación que me condena a seguirte…Quiero pasar página…Tengo otro sentimiento dentro del corazón…¿Cuándo me he dado cuenta? No lo sé, ni me lo pregunto…podría ser esa luz que iluminó mi mente y al final decidí que no podíamos seguir así, da igual, el caso es que algo cambió en mi sentires, y por eso…Necesito respirar aire puro…pues…Una fuerza misteriosa me empuja a estar a solas conmigo…lo mismo que antes no podía estar un solo día sin ti, ahora te tengo que dejar escapar para que pueda recuperar mi libertad, porque…Seguirte por donde quieras que vas tan sólo por lástima, no…lo siento…No te enfades mi amor, compréndelo, no te enfades…Déjame seguir mi camino, es muy bonito lo que tuvimos, no lo estropees por Dios, no lo estropees…Sé que antes temía no poder estar contigo y me dolía el alma, la garganta se me anudaba, pero ahora, fíjate, ahora temo encontrarme contigo en cualquier parte…No sé por qué ocurren estas cosas, no me lo preguntes porque no tiene vuelta de hoja, son cosas del destino…Es posible que un ente misterioso se haya instalado dentro de mi ser, y yo me pregunto, ¿no será que se está empoderando de mi sentir? No lo entiendo, ni tampoco me preocupa, lo único que quiero es seguir con mi vida…pues…Hay una duda latente en mi mente y mi piel que se resiste a seguirte por los caminos del ayer, y a solas sisea…No puedo volver a tus brazos por las fuerzas del querer, e insistiendo no para de repetir que debemos dejarlo partir…pues...Ya no te siento en mis tientos, ni deseo de nuevo tenerte en mis brazos...Ni besos calientes que recorra mi cuerpo con ansias y anhelo, y por eso…Me pierdo por rincones oscuros para que no puedas encontrarme, ni ansiar yo buscarte, que…Quiero alejarme de tus pensamientos y los míos tenerlos libres y sin tu recuerdo…Momentos, tan sólo eran momentos los que te deseaba abrazada a mi cuerpo…y tú que eres adictos a ellos, me chantajeas recriminándome con furia y desasosiego que me sigues queriendo...y antes de darme cuenta siento la sombra belicosa de tus manos aferradas a mis enaguas acariciándome las nalgas…Y yo que soy frágil y de sonrisa fácil, me río con la ironía que me caracteriza de coqueta y desvergonzada señora de mil caras…

viernes, 27 de septiembre de 2019

ESA SONRISA CÓMPLICE.- (MICRORRELATO)



Esa sonrisa cómplice de tu boca y la mía cuando se cruzan nuestra mirada es la culpable de todas mis aventuras, y por eso me preguntó al pasar por mi lado… ¿Me has esperado esta mañana? Y le contesté con la picardía que me delataba de gata brava… ¿Fuiste a mi encuentro? Y se quedó mirando cómo me alejaba con la ironía pintada en la cara… Maldito destino que se hizo dueño de tus besos y los míos, y ahora no puedo pasar sin ellos ni de su sino, y al matarile rile ron, que en su pecho me encerró dejándome de por vida metida en su jergón, y cada vez que  intento escapar, me dice…Tú no te vas de mí hasta que lo decida el corazón…Me quedé sin habla con la certeza de que jamás volvería a disfrutar de libertad…pues…Cada vez que salgo lo siento en las huellas de mis pasos…Me paraliza los sentimientos, las palabras y los gestos…No quiere dejarme salir de su pecho, me quiere toda para él, y por eso…Sale a mi encuentro, me amarra a su abrazo y me besa con alevosía y premeditación, y yo que me quedé en las películas en blanco y negro de los años veinte, me entrego a sus besos con la dejadez de mi cuerpo, y cuando se agotan los suspiros de tan arduo encuentro, se aleja bufando como las fieras dejándome con todas las marcas de su sonrisa bien puesta, y yo sumisa y abnegada, sonrío para mis adentros sabiendo que es hábil cazador y yo su incauta presa…pues…Me apasiona el afán que tiene por no dejarse vencer y recurre a cualquier estrategia para recuperar mi amor…Me encantó su abrazo, ¡vaya que sí! pero más me gustó ese beso traicionero que me arranco del pecho decir…Te quiero, te quiero y te quiero...Y por eso estoy divagando, enfadada conmigo misma al ver la facilidad que tiene para arrastrarme a su diván, y mira que opuse resistencia, pero no, no puedo con él, es imposible…Nunca se da por vencido, nunca…jamás tirará la toalla…Es fuerte como un roble, está aferrado a mí como lapa a roca…pues…No hay forma ni manera de arrancarlo de mí…No sé qué hacer, si quererlo o dejarlo de querer, pero…No deja que lo olvide, no lo permite aunque se lo explique con todos los argumentos posibles, hasta se los fundamento basándolos en una realidad patente y legal…Se tapa los oídos, no quiere escucharme…Sólo sabe que me quiere y no hay nada más que hacer, y yo que lo veo sufrir, me dejo querer con la esencia de su ser…Es bueno, atento, leal con sus sentimientos…Me mima mucho…acaricia cada tramo de mi piel…besa mis labios suavemente…luego me los muerde y saborea el paladar de mi boca…me oprime el pecho y me exprime los suspiros confundiéndolos con los suyos…y nos batimos como en un cóctel molotov…luego aspira el olor de mis cabellos y los besa…después se separa un poco de mí y me enlaza por la cintura y me absorbe los sentimientos…me mira el rostro fijamente y roza las marcas de mi rostro con las yemas de los dedos…se los lleva a los labios y cierra los ojos para sentirlas entre besos…no le importan mis arrugas…ni las hebras blancas de mis cabellos…hasta los peinas con sus manos y me dice que le encanta…todo de mí le encanta…¡Qué bonita y qué guapa…! Me dice con la mirada chispeante, con las manos y con la sonrisa de la cara…Sé que es verdad, sé que me quiere…no es falsedad, es el amor que me tiene, y por eso sabía que estarías esperándome…pues…Hoy te vi cuando regresaba a casa…tú estabas hablando con unos amigos, y cuando me viste cruzar la carretera, los dejaste para abrazarme por las caderas... ¡Déjame por favor! No podemos seguir de esta manera…No, no…te quiero y no puedo vivir sin ti…te quiero mi amor, espera, no te vayas, quédate conmigo…lo resolveremos…Dame un poquito de tiempo para resolver nuestra situación, me dijo… ¿Qué voy a hacer contigo? Respondí entre susurros de pasión…y seguí mi camino pensando…Esa sonrisa cómplice de tu boca y la mía, será la culpable de tu desdicha y la mía…


lunes, 23 de septiembre de 2019

LOS MISTERIOS DE LOS SENTIMIENTOS.- (MICRORRELATO)







Un torbellino de pasiones ocultas me tiene condenada a seguirte sin fin, y yo lo único que quiero es pactar con el tiempo que me deje tranquila sin tus caricias y tus besos…Necesito encontrar el equilibrio de mi estado mental…pues…Perdida me hallo en un cúmulo de obstáculos donde el cariño y el sexo se pelean en mis horas de sueños, y cuando despierto me sobresaltan los malos pensamientos…Hay un dilema continuo entre mis piernas y mis sentimientos, que no para de insistir que lo único que ellas quieren de ti, es tenerte amarrado a los deseos carnales que anidan en el volcán de mis ansiedades…Chillan y perjuran que no es una utopía, si no pura química lo que nos une a ti y a mí…No lo escuches, no le hagas caso y sigue con él, que…No hay lazo más fuerte que el cariño pueda detener, que el roce del tiempo, el mismo que el destino impuso a hombres y mujeres para seguir morando en la misma habitación… Y yo que me guío por el aroma incandescente de tu deseo latente y fogoso de tu piel, me arrimo a tu boca, te muerdo el cuello y te hago suspirar…Quiero estar siempre en el cráter del volcán y exigirle a tu sien que nunca me deje de amar como amante y mujer…Y tú que te pierdes en un laberinto de piernas y brazos para arriba y para abajo, te quedas prendido a mi cuerpo feliz y contento de verme gritar…pues...A ti te enloquece mirarme y a mí me enciende a seguirte sin más, y…Cuando se acaba tan opíparo guateque donde ni boda, ni invitados, ni curas ni párrocos desde el púlpito sermoneando…tan sólo una mujer a Dios rogando y ese hombre con el mazo dando…Amantes, sólo son amantes, unos amantes vivos y flamantes que siguen subsistiendo por las argucias de las veleidades…Caprichoso destino es el que deparó su sino, que estando cómodamente casada con un buen hombre y mejor padre de sus hijos, se cruzó en su camino para arrastrarla a las cavernas del paleolítico con arañazos y maullidos…sin ataduras…Me encadenaste a tu regazo, y ya no puedo vivir sin seguirte el rastro con el aroma de mi olfato…Y él, casado con mujer linda, bella y preciosa, del jardín la más hermosa…Buscaste una señora normal y corriente que lo único que te podía ofrecer era un picoteo o tentempié, pero…Arrancaste con tus jadeos el animal que llevaba dentro con la esencia de tus besos…entregándome a tus brazos con furia y fuego…Fuego que rescataron los suspiros encerrados tras los entramados de los gemidos agotados…Gemidos rotos y corrompidos que salieron de tu pecho atravesando mi garganta agrietada de la menopausia anunciada, donde desembocan las pasiones olvidadas, y por eso…Te sigo por océanos y mares como alma errante…pues…Contigo me siento viva transgrediendo las normas establecidas de la sociedad acomodada a los intereses del bienestar…No, no es verdad…Sólo es una pobre mujer que juega con el tiempo y la realidad…una realidad donde permanecen los sentimientos del cariño hacia el padre de sus hijos, al que quiere y admira por honesto y bueno haciéndola recapacitar…He decidido comprar tiempo para que decidan los sentimientos…Contigo sólo existe el sexo, ¡pura química! Dicen los expertos…No lo sé ni me importa, pero te deseo con todas las fuerzas de mis adentros, y cuando pienso en ti se me encienden las carnes y me asaltan los suspiros que salen a trompicones de tu pecho al mío…Sentí tus lágrimas correr por mi rostro…Tu pena romperse en mi pecho y tus sentimientos se enredaron con los míos y ya no sé quién es quién, si tú el que gritó, o yo que mi voz quebró…Hay un duende travieso que me enreda los pensamientos…Hay una bruja hechicera que me envenena la sangre y me la altera…Y tú que eres puro veneno para mi mente y mi cuerpo, adivinas todo el engranaje de mis cabellos y te mezclas entre ellos para que se los lleve el viento…Vivo en un laberinto de espejos donde me veo en tu reflejo…pues…Te vi, ¡vaya que te vi! De refilón, pero te vi esperándome tras el telón… ¡Puro teatro! Dicen beatas y puritanos, pero sé que es verdad lo que siente tu corazón, porque me lo dice el mío que conectado al tuyo está de raíz y en profundidad, y por eso…Te adelantaste a mi sombra, me seguiste los pasos, me paraste en el camino y me dijiste…Ven conmigo que necesito besarte la boca para saber que todavía te arranco los suspiros…No, no puedo… ¿Por qué, dime porqué? Porque me sobresaltas, me asustas y me da miedo tu querer…Vente conmigo mi amor…Déjame tiempo para restablecer mis emociones…pues…Siento necesidad de enfrentarme ante los misterios de los sentimientos…Y seguí caminando con el pecho oprimido de angustia y dolor para arrancarte de mi corazón…