jueves, 25 de abril de 2019

AUNQUE LA VIDA TE ALEJE DE MÍ.- (MICRORRELATO)


No te entiendo, a veces te veo de frente esperándome con deseo…otras te escondes para que no te vea cerca…huye, huye de mí…escapa…ya me da igual, estoy acostumbrada a tu despecho, pero cuando te sientes abandonado por mi interés, sales en mi busca para decirme te quiero con los besos que me tiras de lejos, y yo que te conozco tan bien, ni te sonrío ni los recojo al viento…pues…Me cansé, ya me harté de tus manías, de tus desaires y de tus caprichos de niño mimado, y por eso…Te dejaré marchar de mi lado para siempre…estoy cansada de luchar para nada y a contracorriente, que lo único que quiero es seguir adelante y mirar a la gente a los ojos y de frente…pues…Hay un hombre que me mira descaradamente caminando despacio por mi lado para que me dé cuenta de que está pendiente de mí, y el otro día se hizo el encontradizo y me saludó, y sabes que te digo…¿Qué, qué? Que me llama mucho la atención y me atrae a morir...Se quedó atento y callado...No sé puede vivir así, no se puede seguir como si no existiera nada entre tú y yo, es muy frío, triste...vacuo…Me estaba ametrallando a preguntas con la mirada que sentía en mis ojos como puñales de cal viva...¿Quién era ese hombre? ¿Qué te estaba mostrando? ¿Qué hay entre vosotros? Era demasiado lacerante...Sentía sus acusaciones como látigos de acero instigándome a contestar enseguida…No podía con tanto peso sobre mis espaldas, me agobiaba, me exprimía hasta la última gota de sangre...me ahogaba, sentía sus manos alrededor del cuello...Me faltaba el aire, era como si estuviera encadenada a los suspiros que le brotaban por la garganta, y por eso…Pienso romper las cadenas que me atan a ti, tengo que dejarte ir...pues…Me amarras, me arrancas los pensamientos antes de nacer, tiras de mis cabellos para matar los pájaros que anidan en ellos y no quiero, ¿sabes? Son míos, me gusta sentirlos volando en los sueños que me protegen de ti, de tus ansiedades, tus ganas de tocarme…me duele mucho ese deseo que tienes de besarme y no poderte corresponder, se me llenan los ojos de lágrimas y no sé porque, pero…Siento un dolor en el pecho que me crujen hasta los pensamientos…tengo pena de mí y de ti, ¿te enteras? Hay pasiones ocultas desperdiciadas por cada rincón del camino...Si, sí, las siento alrededor de mi cuerpo que me acucian y reclaman caricias de tus labios en mi boca a pedazos...pues...Son los pedazos de vida que quedó prendida en tu boca cuando me hiciste tuya, y por eso...Me siento como una golondrina volando a ras, me hallo perdida al pairo del amor...estoy llena de rabia por no poder compartir contigo esta gran aventura puramente pasional…Apenas puedo salir a pasear tranquila, tú siempre estás aquí, en mi mente, en mis sueños…en cada paso que doy siento las huellas de tus lamentos…Vete de mi camino, sal de mi alma, no seas las alas de mis sueños porque me arrebatas lo más íntimo que tengo…mis pudores, mis pasiones, mis debilidades…mis deseos voluptuosos…pues...Lo eres todo para mí, y por eso…Hoy no me di la vuelta cuando te oí respirar tras de mí, no quería abrazarte, no porque no tuviera ganas, que las tenía, ¡vaya que las tenía! Pero me contuve, ¿te enteras? Me contuve porque si vuelvo a caer en tus brazos me pierdo y ya no sé ni lo que hago…pues…Me dominas y te dejo hacer conmigo lo que quieran tus manos y lo sabes, ¿verdad que lo sabes? Que caigo rendida a tus pies y no soy la dueña de mis actos... Seguí adelante para que no me besaras, porque si te dejo, ¡madre mía si te dejo…!Me habrías quemado la boca a fuego lento rescatándome de por vida…sin compromiso, a lo cómodo...aquí te pillo y aquí te mato y ya no quiero…No quiero seguir como antes para no sufrir después...Somos personas civilizadas, mayores y hay que guardar las apariencias, tendrás que comprenderlo...Se quedó atento y callado...pero nada...No escucha, no hace caso y como te quiero como te quiero, te sigo… y seguimos como siempre, amándonos y a lo loco... pues…Somos la fiebre de la pasión...Estamos perdidamente enamorados como dos tránsfugas, unos desertores de la civilización, y no debe ser bueno esto de tener tanto fuego en el cuerpo, ¿qué pasará cuando me dejes de desear? No veo salida a ésta relación tan brava y carnal, está llena de rosas y espinas, tenemos que dejarlo y decir adiós a nuestro amor...No, no, amor verdadero no es, si no una diabólica atracción sexual, nada más que eso y me pregunto…¿Me seguirás amando? ¿Te seguiré queriendo? Estoy llena de dudas...Se quedó callado y atento...Mi cabeza se tambalea ante tu indiferencia, no sabes qué contestar, sólo me necesitas para desahogarte y eso me duele, ¿te enteras? Me hace sentir como un pedazo de carne y yo tengo sentimientos, ¿sabes? Hay un corazón dentro de mi cuerpo que late...Late cuando te ve y cuando no te ve se me acelera, pero las pulsaciones se me ponen a mil cuando me amas y te vas sin mirar atrás en silencio…¿Qué ronda por esa cabeza? Y tú mientras tanto ni me miras, ni me dejas de mirar...Tienes miedo, lo sé, ¡vaya que lo sé! También tienes tus temores, y por eso intentaré olvidarte...pues...En esto del corazón, los sentimientos mandan más que la razón y me pregunto, ¿hasta cuándo Señor mío te he de querer? Me siento mal, muy mal, me apena verte y no poder echarme a tus brazos...Me llamas, me siseas, silbas para que vuelva la cabeza…No puedo salir corriendo hacia ti y lo sabes, pero insiste en que no hago lo posible por estar contigo…Me acusas de dejadez, de abandonarte cuando más me necesitas...No es verdad, no puedo, créeme, te juro que no puedo, ¿qué más quisiera yo que estar contigo mi amor? Tú siempre en mi mente y en mi corazón, y aunque la vida me aleje de ti, soy feliz porque escucho tus pensamientos...pues…Nos comunicamos con los espíritus que vuelan por el aire como chispas de fuego, y arden hasta los latidos de los sentimientos…




jueves, 18 de abril de 2019

DE ILUSIONES Y ESPERANZAS.- (MICRORRELATO)


Nunca tiene una palabra amable para mí, todo me lo cuestiona, me lo critica y hasta me descalifica…ni siquiera me dirige una sonrisa cómplice que me haga sentir amada y querida…Me habla con malos modos gesticulando de tal manera mi forma de ser, que hasta he llegado a dudar de mí misma pensando que no soy normal, si no un bicho raro de esos que la gente mira con los ojos llenos de espanto…Me ridiculiza…todo su afán es hacerme sentir inferior, como si fuera una piedra del camino a la que se la pueda apartar…Tengo el corazón destrozado, ya no puedo más…se me agotan las fuerzas y no sé por dónde tirar…estoy cansada de luchar…Hice todo lo posible por salvar mi matrimonio, pero no, se ve que no voy a poder nunca y…No estoy dispuesta a seguir viviendo junto a él, porque mi vida es un verdadero infierno…Señor mío ayúdame, te ruego que me des las fuerzas para combatirlo porque vivo sumida en una incertidumbre tremenda…te lo ruego por favor…ya no tengo paciencia para seguir soportándolo, y temo que cualquier día de éstos haga una locura…pues…Poquito a poco me estoy volviendo loca...¿Qué es lo que hice mal? Dime, ¿qué es lo le ha hecho cambiar tanto? No creo que me merezca tanto sufrimiento, no, no…Le doy igual, que ría o llore, no le duelen mis lágrimas, se ríe de ellas…no me quiere, porque si sintiera el más mínimo afecto por mí, hace tiempo que hubiera cedido a mis ruegos…¡Cuántas veces le pedí que fuera más dulce y agradable…! Lo único que tenía que hacer era quererme, aceptarme y si no, ¿para qué se casó conmigo? ¿Por qué se empeñó en seguir adelante con el noviazgo? No entiendo ésta clase de hombres tan dulces y cariñosos en la primera etapa del matrimonio y luego, pasado los primeros años se van volviendo más toscos, huraños y antipáticos, pero…Fuera de casa es la mar de simpático con todo el mundo, tiene la boca llena de risas y alegrías, y con las señoras de ellos más, que las pondera y pone por los altares…¡Menuda suerte has tenido con él! Me dicen ellas…es de lo más agradable, correcto y educado, ¡qué amabilidad! Todo un caballero, da gusto hablar con él…Y yo que vivo con él puertas adentros me quedo con la boca abierta pensando, ¿qué sabrán ellas? Jamás podré comprender que sea todo amabilidad fuera de casa y un bruto conmigo…Fui dejándolo de querer hasta que exploté…Se me rompe el llanto a pedazos llorando sola en mi cuarto, y por eso me encuentro rezando…Señor mío, me casé por no quedarme soltera, apenas sin estar muy enamorada, tan sólo me gustaba, pero pensaba que con el tiempo lo amaría, y llegué a quererlo, ¡vaya que sí! Tuve dos hijos varones y durante la infancia y adolescencia los años pasaban acomodándome a la situación de madre y esposa, y aunque nunca fue un marido modelo, a mis hijos jamás le faltó nada, hasta que se hicieron mayores y cada uno escogió su camino…Y ahora es cuando ha venido todo el problema de golpe, pues a medida que cumple años se está volviendo cada vez más huraño, más antipático…Se tira todo el santo día del bar a casa, y lo único que hace cuando llega es ver la tele despotricando…Me ignora, me grita, me insulta, me descalifica, me manda callar y lloro…lloro por todo, tengo los ojos colorados de tanto llorar…siento lástima de mí misma…No lo quiero, no lo puedo querer, le da igual mis sentimientos, mis lágrimas, mis penas…Lo odio y siento tal asco que tan sólo el pensar que tenga que acostarme en la misma cama se me revuelve el estómago, y al darse cuenta del rechazo que me causa, me ha dicho que va a ser todo lo posible por destruirme para que yo misma me suicide y que no va a parar hasta que lo consiga, y por eso…Decidí dar un giro de noventa grados a mi vida…No estaba dispuesta a quedarme encerrada en mi habitación llorando en silencio mi mala fortuna…era una desgraciada, ¡vaya que sí! Tenía que actuar rápido y pronto. Sin pensármelo más abrí mis brazos a la libertad aunque me costara lágrimas de sangre, sentí que había llegado la hora de gritar al mundo entero… ¡Tengo que salir de aquí! No me conformo con ésta vida aunque tenga una edad delicada…pues…Ya no era una mujer joven, más bien mayorcita, además tenía una pensión de ayuda bastante reducida, así y todo, eché manos al valor y me dije que peor no iba a estar, y eso de que dicen por ahí que…Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, no me valía…Hice oídos sordos y lo tiré todo fuera de borda y me dije a mí misma con todas las fuerzas de mi ser…¡Quiero conocer lo bueno aunque tenga canas en el pelo! Arrugas en la cara y la vista cansada…Me apunté a un taller de Arte y Oficios donde he encontrado la luz del día y es tal el cambio que se está transformando en mi actitud, que no soporta verme tan feliz y contenta, pues es el único sitio donde he hallado un poco de alegría y paz, además la autoestima se me ha subido por las nubes al verme tan arropada y admirada por los profesores y alumnas que resaltan todas mis actitudes, cosas que él jamás ha hecho, todo lo contrario, que me ha tirado por los suelos poniendo tal empeño que cogí complejo de inferioridad, incluso iba por la calle amedrentada perdida pensando que no valía nada, pero desde que estoy allí, veo la vida de otro color y me he vuelto a enamorar del amor…Me siento viva, llena de ilusiones y esperanzas y ya no me conformo con menos…Tengo el derecho a ser feliz, tengo derecho a vivir en paz, tengo derecho a ser amada y amar con calma y deseo…Aún tengo unos años muy bonitos para vivir al lado de un hombre que sepa apreciar lo que valgo…pues…Siento la sed de sus besos en mis labios…los suspiros reclaman salir de mi pecho para arrancarte los tuyos y me digas…te quiero…

lunes, 15 de abril de 2019

EN EL AROMA DEL AZAHAR.- (MICRORRELATO)


 Esa flor de azahar que me ofreciste llena de besos, es lo que mueve mi corazón a seguirte queriendo y por eso echo mis palabras al viento, que como tú yo nos queremos, jamás habrá fuerza humana que pueda detener éstos versos que de la poesía llenan sus vidas...Oí unos pasos tras de mí, no quise volver la vista, y al ver que no me giraba empezó a toser levemente para que me volviera, y aunque sentía curiosidad por saber quién era, seguí andando firme y segura…Al momento, los pasos eran más rápidos hacia mí hasta que de reojo percibí su alta silueta justo al lado, y como no osé mirarlo, se puso delante para ver si lo saludaba…Sonreí disimuladamente y lo miré a los ojos…No paraba de mirarme al rostro…Todo él era pura interrogación…¡Qué alto y grande…!  Parecía un gigante…mi gigante…Tenía una flor de azahar en las manos a la que no paraba de dar vueltas y vueltas…Y yo frente a él, una pequeña e indefensa mujer como me sentía en aquellos momentos…pues…Estaba deseando de sentir sus brazos alrededor de mis hombros y decirle te quiero con todas las fuerzas de mi cuerpo…No paraba de  hablar…No lo oía, no le prestaba atención, mi mente estaba en otra onda, sólo lo miraba con los ojos de los sentimientos…¡Qué guapo es! Tenía la mirada más bella del mundo…¡Qué bonita su cara…! Me encanta esa expresión de duda que tiene, parecía tan perdido…lo mismo que un niño asustado...Sus labios se movían a la par que se llevaba la flor a la boca…A veces sonreía agachando la cabeza, como esperando que le dijera algo, pero no paraba de observar sus facciones, las comisuras de sus labios que mostraban una sonrisa llena de tristeza que me traspasaba el alma…Seguía frente a mí gesticulando, pero no podía escucharlo tan entretenida como estaba admirando cada gesto…Todo en él me gustaba…su boca, su frente, su nariz que le daba un porte imperioso…sus orejas… hasta las pequeñas arrugas que sobresalían alrededor de los ojos me encandilaban…no sé porqué lo encontraba tan guapo, bello como un dios del Olimpo, lo más parecido a Zeus…No podía apartar los ojos de su pelo tan negro antes, y ahora todo blanco con unos visos grises en las sienes que lo hacían de lo más atractivo y seductor…Apenas oía lo que me decía, tan sólo lo miraba sin cesar...Me apasionaban los ojos de tanto como disfrutaba verlo ahí, tan alto y ancho, todo un hombretón lleno de temores e inseguridades y yo sin hacer caso, ignorando sus palabras hasta que lo escuché decir…Me han dicho que te han visto con un tío por ahí...Reaccioné al momento. Ahí me di cuentan del porqué me había seguido y pensé...Ya está otra vez con sus tretas, no sabe ni qué inventarse para sonsacarme...Sonreí y seguí mi camino sin volver la cabeza y al ver que lo ignoraba, me cogió de un brazo y me besó en la boca con la misma ansiedad que tenía yo…¡Ay Señor mío…! Nunca voy a madurar, nunca…Llegó el amor tardío a mis canas y a mi piel, y ahí estamos los dos…pues…Abuelo él, abuela yo…Parecemos un par de críos…A veces me pregunto si éste sentimiento mío es real o pura fantasía de aventuras pasajeras que se interpolan al azar cuando te veo pasar…Quizás no sea la única persona de éste mundo que la edad natural de su cuerpo vaya a la contra del reloj biológico mental, y por eso me sienta enamorada siempre de ti de manera pasional…La vida nos regaló éste don del amor en sus primeros roces, infinito tal vez, y aún sentimos las pasiones alocadas de la eterna juventud, como si el tiempo se hubiera detenido en los años sesentas cuando éramos unos rebeldes de la vida, unos hippies, aquellos que iban con la melena larga, pantalones anchos y flores en el pelo…¡Cuántos recuerdos…! Por entonces fumábamos como carreteros sentada toda aquella juventud en el suelo, y ahora fíjate cómo estoy…Sigo esperándote sentada en cualquier rincón del camino para abrazarte y decirte cómo te quiero, y tú, que bebes los vientos por mí, te abalanzas dispuesto sobre mi cuerpo y me acercas a tu boca para decirme todas esas cosas que tanto me gustan oír…No quisiera que se acabara nunca éste sentimiento tan bravo y sensual compartido con las prisas del ardor juvenil…Debe ser que un ente imaginario se introdujo dentro de mi corazón, o…Quizás sea esta manera mía de pensar que el amor nunca se ha de enfriar y por eso…Te he de amar hasta que me quede el último aliento…Ese aliento del alma, que como un suspiro errante deambula entre gargantas perdidas, donde las pasiones humanas se desbocan por suspirar en los sentimientos que urgen salir a la luz, y no paran hasta encontrar ese aspirante a ser amado de forma inmortal...hay tantos corazones vacíos por ahí…Y ese hombre que pinta canas sigue enamorado de aquella señora tan sexi y madurita ahora…pues…Sienten en su interior los mismos deseos que aquellos años juveniles sin que hayan llegado sus mentes a madurar, y sigan como si nunca hubieran pasado el tiempo, tan sólo pensando en besos y abrazos como los estudiantes de ayer, que con tal que…Estoy un par de días sin verte el corazón me vuelve a latir y cuando te veo me da un vuelco en el pecho que parece que se me va a salir, y ya no sé si esto es amor auténtico o un sentimiento meramente pasional…Pasiones, sólo son almas pasionales que perdidas van atrapando amoríos a lo largo de la existencia del avatar, y como una asignatura pendiente quedó prendida en el aroma del azahar, y por eso no dejan nunca de vagar de allí para acá…

sábado, 13 de abril de 2019

EL CLAMOR DE LOS SUSPIROS.- (MICRORRELATO)





Poco a poco se va apagando la llama de los deseos, poco a poco te vas alejando de mi cuerpo, pero si te llamo aparecerás al momento y volveremos a estar amarrado al maldito baile de los enamorados…pues…Te deseo como si nunca te hubiera tenido antes, con alegría y entusiasmo…mejor será que te deje escapar mar adentro para cuando llegue la marea te traiga de nuevo a mis brazos... Acércate despacito y escucha los latidos de éste corazón mío y sentirás en el tuyo el ritmo de mis gemidos, está llorando por tus besos…mis besos amados…Los que necesito como agua a fuego, los que enamoraron mis cinco sentidos y me arrastraron al barro…los que me perdieron cuando oí tus quejidos en mis labios, y por eso...Voy tanteando cada rincón del camino para escucharlos…pues…Echo de menos las calles de mis sentimientos, salgo en tu búsqueda corriendo para decirte te amo…Te amo, te amo…que no es lo mismo que decir te quiero, eso lo dice cualquiera... Pero, ¿sabes qué pasa? ¿Qué, qué? Contestó con mal talante…Lo miré de arriba abajo con la ira marcada en los ojos…¡Falso, más que falso! ¡Vete de mi vida! No quiero saber nada de ti, porque…Decir te quiero suena a capricho fácil y sin compromiso, más o menos como para pasar un buen rato y si te he visto no me acuerdo, como has hecho siempre conmigo, que no has parado de decírmelo hasta la saciedad, ¿te enteras? pero amar…Amar es llenarte la boca de sueños traspasando pasiones…amar es sentir dos corazones en un mismo latir…Dos almas gemelas que palpitan al unísono del amor, y amar como te amo yo es la emoción más hermosa de la sinrazón, pero…He ignorado al corazón para escuchar a la razón y ya no me fío de tus ojos encendidos, tampoco espero nada de tus caricias locas, hasta dudo de tus bonitas palabras…suenan algo falsas, dan mucho qué pensar... No dijo nada a lo que seguí…Débilmente me alejan de ti…Las puertas tienes abiertas, sal cuando quieras, que no pienso salir detrás como he hecho siempre…pues...Somos como las monedas…tenemos dos caras, y tú la tienes, ¡vaya que sí! Quizás yo también la tenga, lo sé…tendrás que disculparme mi amor, lo siento, no sabes cuánto lo siento…A veces pienso que soy más culpable que tú…Sí, sí…fui yo la que te llevó al huerto, sobre todo cuando aquél día te dije que me llevaras al fin del mundo, ¿te acuerdas? Me paraste en mitad del camino y abriendo la portezuela del coche me preguntaste dónde quería ir, y yo ni corta ni perezosa me senté a tu lado tan fresca, ¡qué atrevimiento el mío…! Ni siquiera me paré a pensar que podrías ser un ladrón, o un violador…un asesino quizás…Me dejé llevar por las iras salvajes de un mal momento y te seguí hasta el fin del mundo y luego la pasión nos sumió en un abrazo infinito de tirabuzón, y…Culpable tú, culpable yo…Hoy quiero abrir mis puertas al cielo y salir de ésta jaula de hierro… sentirme libre y sin miedo para seguir las huellas de lágrimas ajenas que lloran engaños de entes malvados que juegan con ellas, y yo que soy la mano que escribe sus gritos ahogados, recojo sus llantos en silencio desgarrado, plasmando a la clase de gente que contaminan las mentes para saber que tú a mí ya no me quieres…Montada en cólera envenenada le arrojé en toda la cara...Me dejaré arrastrar por la sed de venganza para que sientan en sus carnes aventuras que encierran pasiones, llevándose a cuesta sufrimientos y dolores, y…Sabiendo que merodearán por esos caminos donde fueron testigos verdes olivos, blancas azucenas y pajares escondidos…Te ignoro saliendo de tu infierno para que ardas en tu propio fuego y jamás puedas llevarme a tus encierros…pues…Hay un tipo que no para de insistir que me quiere, que me ama y que está loco por mí…me dice guapa, hermosa y que bonita estás señora mía y yo que estoy cansada de luchar por ti, le he dicho ven, y…Como ángel agonizante ha llegado quemando el asfalto, y después de besarnos tras este escenario, se ha ido prendido y enamorado…pues…Te esperé, ¡vaya que te esperé! Tardaste tanto en decidirte que dudé de tu amor por momentos y al ver que ya no venías me arrojé a sus brazos de fuego, y tú al verme sonreír de nuevo te distes cuenta que no se jugaban con los sentimientos y por eso…Sabiendo como sabes, que somos iguales, me llamas a voces rompiendo mi nombre…y yo que te veo con las manos unidas en forma de ruego…Te digo y repito hasta el infinito…No me dejes de querer, no me dejes de querer…pues…Tengo sensaciones que pululan alrededor que dicen…Hay un sentimiento frío y latente por los aires que me alerta y advierte que ya no vives por mí…Siento tu alma embriagada de odio con carámbanos de hielo que quieren apartarte de mí…Hay un demonio con cara de ángel y ojos de sangre que muere de celos por ti…y yo que sé de tus desplantes y amoríos constantes, salgo volando con mis palabras de fuego y te dejo plantado…Y tú que sientes mis alas al viento, te quedas callado y quieto con la mente en blanco y las manos temblando…pues…Tengo la llave de la libertad del alma, que poeta se siente atrapando amores perdidos, que lo mismo que contigo, seré el clamor de los suspiros…Suspiros que salen resoplando de mi garganta y harán que me olvide de ti volviéndote a decir…No me dejes de querer, no me dejes de querer, mira que si me dejas al pairo, ese hombre que está pendiente del escenario vendrá a por mis besos galopando...y entonces tú serás tan sólo un espectador más de éste teatro…y culpable él, culpable yo otra vez…