domingo, 16 de diciembre de 2018

CON LA TINTA DE MIS LÁGRIMAS.- (MICRORRELATO)



Vagando estoy con la sombra de su cuerpo, que sin saber cómo, presiento tras de mí…es como si caminaras a mi lado o quizás esté en mis pensamientos…Ya no sé si soy yo la que dirige mis pasos a cualquier sitio…La noche y el día se me escapan de las manos sin sentirme completamente mía, y al alba despierto con la sensación de haber estado durmiendo contigo como si fueras el dueño de mi cuerpo…pues…Siento tu respiración atravesar mi garganta y llegar a mi pecho con los suspiros que salen de tu boca alentándome a seguirte allá donde quieras que vas, y el aliento de tus besos me acarician los oídos haciéndome tuya, y cuando despierto me desperezo con los brazos estirados hasta el techo de la habitación y te veo reflejado en los cristales de la ventana, que sin saber cómo, están abiertas habiéndolas dejado cerradas yo…¿Eres tú o es mi imaginación la que vaga entre las sábanas? Miro a todas partes y te siento tan presente, que antes del alba, como una amazona monté en mi yegua y me fui a pasear, y estando en medio de la montaña, me di cuenta de que no era yo, si no tú el jinete que galopaba sobre mí dirigiéndome por los barrancos con la furia salvaje de un león, y antes de despeñarme, desperté sudorosa y temblando de pasión…Me levanté y mientras me duchaba, sentí cómo dirigía mis manos a la intimidad de los ardores de mi cuerpo…No, no, no era mi mano si no la suya la que manejaba los delirios de mi pasión, esos placeres ocultos que se esconden tras los espejos…¡Oye tú! ¿Quién yo? Míralo, ya se está haciendo el desentendido, disimulando, como siempre…Sí, sí tú… ¿qué haces aquí hurgando? ¿Por qué no te vas de una vez por todas y me dejas vivir en paz? Estaba llena de rabia y de odio…pues…No soportaba ser la mujer de segundo plato…me tenía frita, siempre esperándolo en la misma estación de ida y vuelta, hasta que me cansé y me marché de su lado…pues…Éstos hombres que no se conforman con una sola mujer, si no que desean tener dos o tres arrodillada a sus pies como si fuéramos esclavas, pero… Por muchos devaneos que tengan, al final siempre vuelven a la misma, a la tonta, a la que más lo quiere, lo aguanta y perdona porque en el fondo no se lo puede quitar del pensamiento, y esa era yo que…Me sentía obligada a quererlo de lejos y de frente, y por eso…Estoy escondida aquí, esperando verlo pasar para seguirlo, ¡ay madre mía qué bajo he caído! Con lo orgullosa que era y ahora ¡fíjate donde estoy y cómo! No valgo nada, soy un trozo de carne con manos y patas… ¡Señor, Señor…si mi madre levantara la cabeza…! Lo siento mucho, pero me importa un rábano, los celos me están matando, ¡no puedo más, me muero, me muero de celos! Me agacho tras unos árboles para saber con quién me la está pegando ahora…pues… Lleva un tiempo que no se deja ver y para mí que tiene un lío…tengo que averiguarlo, verlo con mis propios ojos…Y estando agachada para que no me viera, lo veo pasar con su coche, ¡ya sé dónde va! Atajé rápidamente por los caminos y mientras corría, los demonios de mi cuerpo no dejaban de azuzarme…Está con esa, sí, sí, esa tía pelleja, buscona y asquerosa…Al momento la veo pasar veloz con su pequeño automóvil, viejo y feo como ella, ¡la odiaba a muerte! ¡Míralo! No me equivoco nunca, ahí estaba él esperándola, ¡no lo soporto! Estaba fumando un cigarrillo con cara de desesperado, temeroso que lo pillara alguna conocida…pues…Era un mujeriego de cuidado, y ella, ¿qué hace ella? Aparca, se baja del coche y entra en el de él rápidamente, mirando a todos lados…No lo pensé ni un instante… Saqué mi móvil del bolso y me lié a hacerles fotos… ¡Se van a enterar éstos dos de lo que soy capaz! Las pienso colgar en las redes sociales para que los vean todo el mundo y se enteren de esas citas…Era una mujer despechada y tenía tanto odio dentro de mí que no sabía ni lo que hacía…Fue en ese momento que desperté del todo…Era una pesadilla como tantas otras que continuamente tenía desde la última vez que estuve con él…pues…Hacía tiempo que me ignoraba y mi mente, siempre elucubrando, no paraba de echar leña al fuego…Me levanté, y colgándome la mochila me fui a caminar por ahí…Apenas veía la gente pasar, tenía los ojos llenos de lágrimas, me sentía rota por dentro…No paraba de pensar en el daño que me había hecho, no me lo merecía…pues… Te di todo, hasta mis vergüenzas…Confié en ti, ¿te enteras? Creía que me amabas de verdad…Me arrancaste de la boca secretos y murmullos entre gritos de placer con la codicia del fuego que todo lo quema y arrasa bajo las caricias de la piel…No escatimé en palabras, esas tan ardientes que fluían de los suspiros de mi pecho, y ahora surgen de dolor y rompen escritas con la tinta de mis lágrimas…

viernes, 14 de diciembre de 2018

LO QUE SU CORAZÓN NUNCA SINTIÓ.- (MICRORRELATO)



¡Qué difícil es vivir sin ti…! Perdiéndome por callejuelas estrechas me encontré…pues…Me sentía ultrajada en lo más íntimo de mi ser después que pasaste por mi lado y no me dijiste nada, ni siquiera una sonrisa que me hiciera saber que aún me querías…No podía comprender esa manera tuya de actuar y por mucho que intentara ponerme en tu lugar, no le encontraba explicación…Quizás llegó la hora de la verdad y por fin te diste cuenta de que conmigo no había nada qué hacer, y por eso decidiste por tu cuenta alejarte de mí sin unas palabras de cariño para consolar mi lastimado corazón…No te preocupes mi amor, ya sabes que soy fuerte y en peores situaciones me he encontrado en la vida, además no me voy a quedar encerrada en mi habitación esperándote…pues…Sé que te cuesta decirme en la cara que todo se acabó, lo sé, ¡vaya que lo sé! ¿Qué te crees que soy tonta? No tienes el valor suficiente para ver la expresión de mi rostro porque no te dejaría vivir en paz ni un sólo instante…no lo podrías soportar y te perseguiría día y noche, y… ¿sabes por qué? Porque te quise con todos los sentimientos que anidan en el corazón, y eso amigo mío duele mucho, ¿verdad? Me conoces lo suficiente como para saber el color de mis lágrimas, y aunque no te pongas en mi piel, sí que sentiste en tu boca el sabor de mis besos y la intimidad de los susurros que se me escapaban del alma cuando me entregaba a tus abrazos…Sabes que era esencia pura cuando me hacías tuya, y por eso decidiste cortar por lo sano sin una explicación, pero... ¿sabes que te digo? Se quedó callado, impertérrito…tenía la pose de un niño perdido sin saber qué hacer con sus manos que las tenía vacías, pero…No paraba de mirarme fijamente, escrutándome con los ojos, como si quisiera escarbar en mis pensamientos para adivinar lo que sentía en esos momentos...pues…Tenía la palabra culpa inscrita en la frente y lo peor que llevaba era que sabía que lo conocía como la palma de mi mano, ¡vaya que sí! Que las cazaba al vuelo y sabía perfectamente que a mí no me la daba con queso, y lo que ignoraba es que…Una mujer enamorada y entregada es imprevisible y lo mismo que ama con todas las fuerzas, en el momento que sabe que no está a su altura, todo ese amor se desmorona enseguida y sale volando por puertas, ya que... La dignidad sería lo último que perdería y tengo capacidad autosuficiente como para renovarme y renacer de mis propias cenizas…pues…Quería entenderte, de verdad que quería, hasta intenté ponerme en tu lugar para comprender mejor esa manera de actuar, al fin y al cabo tuvimos una relación, o al menos así lo pensaba yo…Debe ser que nunca fue tan sólida como para seguir juntos hasta el final de los días, pero cada vez que estaba en tus brazos me sentía la mujer más amada del mundo…me mirabas a los ojos con tantos sentimientos que me transmitían un amor incondicional e infinito, ¡fíjate! Hasta presentía que estabas locamente enamorado de mí…pues…Así lo insinuabas constantemente esas miradas que me traspasaban el alma, aunque en lo más recóndito de mi corazón, sabía que tarde o temprano la historia se iba a acabar, pero cuando parecía rota del todo o habíamos agotado todas las expectativas, retomaban el rumbo con más agonía…Era una relación rocambolesca e interminable, con encuentros furtivos y siempre en lugares estratégicos, y después de cada choque de pasiones, cada uno su camino y poco más…pues…Yo estaba casada con un hombre que jamás supo ganarse mi amor, era un bruto y soez, además de mal tratador psicológico, y aguanté años de mala convivencia por los hijos hasta que se independizaron, y ahora que se apaciguaron los ánimos, seguimos viviendo en el mismo piso pero cada uno en su habitación por acomodo e interés económico, y de mutuo acuerdo, libertad de sentimientos para estar con quién quisiéramos, siempre que fuéramos cuidadosos guardando las apariencias, aunque mis amigas más allegadas sabían de mi vida…Y por eso lo conocí en una de mis salidas…Él por su parte estaba también casado, no sé si la quería o no…pues…En aquellos momentos lo único que me importaba era yo y nada más que yo, y como lo amaba tanto me daba igual seguir…Era lo único que teníamos, me decías siempre, y yo lo aceptaba asumiendo todas las inconveniencias porque realmente pensaba lo mismo….Tan sólo eran encuentros, leves encuentros de furia y pasión…Y ahora echando la vista atrás mis ojos no paran de reír y llorar…pues…Me parecía tan difícil vivir sin ti y ya no porque…sé lo que su corazón nunca sintió…

martes, 11 de diciembre de 2018

DE MANERA LIBRE Y CASUAL.- (MICRORRELATO)


Te marchaste de mi vida sin un adiós…ni una despedida, ya ves, nunca cambiarás y no sé por qué lo haces…debe ser que eres malvado y cruel y te gusta jugar con los sentimientos de las mujeres…Bueno no, de todas las mujeres no, sólo de los míos…pues…Sé que te encanta verme desfallecer de dolor por ti, lo sé y por eso…He decidido pasar de ti como de las piedras del camino, y… ¿sabes qué te digo? ¿Qué, qué? Míralo, con tal que me ve segura y valiente se enfrenta a mí con elocuencia y porte varonil…se creerá que no lo conozco ya, me tiene de harta...el día menos pensado lo dejo tirado y no me vuelve a ver la cara jamás, aunque…No me arrepiento de haberte querido porque he amado por los dos, y es tanto el amor que tenía dentro que me oprimía el pecho y por eso…Me entregué a ti sabiendo que me usabas para saciar tu apetito carnal, pero…¿qué me importaba a mí si recibía amores por mil? Que se me llenaban las manos de encanto y entusiasmo, aireando los gritos por contrabando…Y estando en éstas diatribas lo conocí a través de Instagram, esa red donde se cuelgan fotos para darte a conocer o para tener seguidores…pues…Pensaba que así te olvidaría y dejaría de llorar por ti, y mira por dónde empecé a recibir mensajes de hombres, la mayoría casados y de edad respetable…pues…Es una manera de conocerse las parejas, y con tal que ven a unas señoras o señoritas en poses atrevidas y elocuentes, enseguida se creen que una está deseosa de emociones fuertes, ¡madre mía como está el patio…! Pensé…Más o menos como cuando tenía dieciocho años, que con una sonrisa o una mirada ya sabía que le gustabas a ese chico lo mismo que él a mí, y…Ahí empezó la aventura de verme escribiendo cada día a éste hombre, que como un buitre a mi cuello se lanzó en picado, y yo que estaba apenada y alicaída de amor por ti, me aferré a sus palabras como si fuera la primera vez que me enamoré…pues…Comienza a decirme guapa y bonita, cosa que llamó mi atención y por respeto enseguida contesté con un gracias y hasta luego, pero…Al momento me dice que le encantaría besarme y conocerme en persona para irnos a la cama juntos…¡Señor, Señor…! Pensé yo… ¡Qué rapidez! ¡Alerta, ten cuidado que éste va muy deprisa! Seguía pensando mientras me hacía la difícil, aunque…Esas palabras se quedaron grabadas en mi pecho y no me lo pude quitar de la cabeza durante todo el día…Poco a poco empecé a esperar con entusiasmo y alegría sus mensajes apasionados viviendo en una nube, haciendo que mis días y mis noches fueran apacibles y estuvieran llenas de ensueños…pues…En la distancia del mapa y la cercanía de los sentimientos, los mensajes se cruzaban con ardientes frases de pasión volando chispas de fuego a través de la red…Cada uno en su lugar de destino, expresábamos nuestros deseos de maneras distendidas y libres, dejando caer las carencias y ansiedades de nuestro ser…Era como un duelo de retos apasionados y frescos, y aunque a veces me despertaba pisando fuerte, sabiendo que todo esto era pura fantasía, seguía aferrada a esta historia imposible de realizar, pero la que, poco a poco hizo cicatrizar esa herida de amor que tenía en el alma…pues… Somos adultos y activos, tenemos las hormonas dislocadas y en constante ebullición, y una pasión como ésta, llena de aventuras y emociones fuertes me hacían rejuvenecer en las canas de la madurez y en la piel de jovencita aventajada, y aunque a veces piense y crea que esto no está bien, éste hombre llegó a enamorarme con sus palabras ardientes de amor, acariciándome todos los sentidos de manera libre y casual a través de la red, y… ¿quién sabe? Quizás un día lo llegue a conocer en persona y se haga realidad nuestra historia pasional…Ya lo ves mi amor, una cambia según van pasando los años, aunque yo diría más bien que las decepciones y los desengaños amorosos de la vida, te van abriendo los ojos y lo que antes veía negro, ahora es blanco, o quizás gris…y lo que antes me hacía llorar y sufrir, ahora me hacen reír y disfrutar…pura e innata evolución activa y carnal…

sábado, 8 de diciembre de 2018

LOS GEMIDOS DE MI ALMA.- (MICRORRELATO)



Echo de menos los gestos de tus manos, la mirada de tus entrañas y el porte altivo de tus espaldas, fíjate cuántas cosas echo de menos, pero… ¿sabes qué te digo…? Que estoy en paz y relajada conmigo misma porque tengo tranquila el alma…pues… Siempre fuiste hombre de hola qué tal y adiós sin despedirte del todo, y por eso…Me encuentro sopesando ésta extraña relación donde sólo yo soy la que pone toda la carne en el asador, y me pregunto… ¿hasta cuándo podré soportar sin que me duela jamás? Hacía mucho tiempo que estaba viviendo una situación tóxica, aún así, cuando decidía romper con todo, algo inquietaba mi corazón, sintiendo la necesidad de volver a sus brazos…era tan exquisita y amarga esa sensación de abandono y encuentro a la vez, que parecía una droga para mí…el elixir, la piedra filosofal…pues…Las temporadas que no estaba con él me llenaban de amargura y un desasosiego se apoderaba de mis sentimientos y tan sólo deseaba llorar…Era una pena sangrante que regaba mis venas hasta dolerme el cuerpo, y cuando lo tenía en mis brazos, me daba rabia esa seguridad con la que manejaba mis delirios haciéndome suspirar de amor…Hasta que alguien apareció en mi vida de una manera casual, fíjate qué cosas, que… Yo creía que sin ti iba a morir, y ya ves que no, que una sigue hacia delante con las mismas ilusiones de siempre…Debe ser que los años me hayan enseñado a ver la tolerancia de una manera serena y leal…pues…A veces siento ganas de ti, pero otras no, y por eso doy gracias al cielo y a la vida por tener esta capacidad de supervivencia tan rebelde y tenaz…debe ser que sienta como la letra de la canción de Manuel Carrasco que habla de la mujer de las mil batallas, ya que no sólo enferma el cuerpo si no también el alma, y una, a pesar de las caídas, saca fuerzas de flaquezas, como decía mi madre que en paz descanse, y se levanta como una guerrera de la vida…pues… Hay alguien escondido por ahí que me atrae y enciende a la vez…está tanteando el terreno seduciéndome con frases de actor y bohemio, arrastrarme a su juego y me deje llevar por ese veneno tan rico y tan bueno que tanto me gusta a mí… Me saluda muy austeramente, y luego que le contesto con palabras elocuentes, se desliza suavemente con lisonjas y halagos, lanzando el anzuelo para que me enganche a él, pero…Hay días que desaparece de mi vista para que piense en el fuego de ese infierno que lo quema por fuera y por dentro y quisiera conmigo arder...y yo que soy atrevida y juguetona de por sí, lo estoy dejando que siga intentando rescatar mi pasión para irnos de juerga los dos...Lo que no sabe es que soy tramposa y fresca también, y por eso... Dejo que tantee el terreno para que se le encienda el ingenio de seducirme pensando una y otra vez, hasta que caiga en mi red…pues… No sé qué me pasa últimamente que no sólo tengo ganas de ti, si no de él también…Me gusta, me atrae y se me apetece mucho pasar una noche apasionada y abrazada a su cuerpo, comérmelo a besos y decirle te quiero hasta que amanezca de nuevo…No sé si es porque paso de dimes y diretes o que me he vuelto un poco fresca, atrevida y descarada, pero…En éstos momentos, lo único que me preocupa es darle gusto al cuerpo, bueno, dicho de esa manera suena a frivolidad. Debe ser que me sienta un poco despechada y la rabia me arrastre a entregarme a él…Claro que por otro lado, cuando me paro a pensar me digo que no está bien dejarse llevar por la pasión del momento, porque luego una se va a su casa y se queda un vacío dentro del alma que es como morir un poco, pero…Tiene un no sé qué, que me atrae en cantidad…pues… Estoy en esa etapa de la vida que la libertad de la edad madura se entremezcla con aquella lejana juventud, en la que las pasiones desenfrenadas me empujaban a ver la vida de una manera libre y locuaz a pesar de los desengaños amorosos, y…Eso de despertar deseos apasionados a un hombre que se cree un perfecto caballero, siendo un don Juan, es lo más revolucionario que una pueda sentir en sus carnes salvajes, y me entran unos deseos nada más verlo por aquí, que me arden hasta los pensamientos, ¡ay Señor, Señor! Si mi madre levantara la cabeza, ¡qué vergüenza por Dios! Pero, ¿qué me está pasando a mí? Y en éstos tiempos tan locos que estamos viviendo, y a nuestra edad…debe ser que haya un vacío en nuestro interior que se ha de llenar de una manera libre y en paz…pues… Echo de menos las caricias seductoras de sus manos cuando me abraza, los gestos de sus ojos cuando escucha los gemidos de mi alma y sus ardientes besos cuando recorre las ansias de mi garganta...

lunes, 3 de diciembre de 2018

LOS QUEJIDOS DE TU SUFRIMIENTO.- (MICRORRELATO)


Sabía que lo estaba pasando mal, aún así seguía firme en mis treces...pues...Tarde o temprano tendría que darse cuenta de que el orgullo no le serviría nada más que para alejarlo de mí…Tanto tiempo sin saber de ti me da qué pensar, quizás me arrastre al olvido, y no sé qué voy a hacer contigo porque tengo el corazón distraído, me asolan los cinco sentidos por todas partes, y…Hay alguien por ahí que me está aliviando los latidos...Lo conocí a través del chat y aunque no me envió una solicitud de amistad, sí que me escribía por privado, incluso me llamó por teléfono y yo al leer su nombre lo rechacé…pues…Eso de que quieran hablar conmigo así por así no me hace gracia, por lo que me preguntó el porqué de mi desconfianza, a lo cual contesté…qué interés tenía en oír mi voz…Por amistad, aludió… No creo en la amistad entre un hombre y una mujer…Haces bien, me contestó…Y eso trastocó los cinco sentidos de mi corazón… No sé qué pensar de éste hombre, pero algo brotó en mi interior con su forma de hablar y me está haciendo dudar de mis sentimientos…pues…Tengo la sensación de que ando por el filo de la pendiente, en la cuerda floja y creo que él lo sabe…Sí, sí…es listo y desde la lejanía está sometiéndome a sus exigencias…Me dice palabras bonitas, esas que tanto me gustan oír, lo reconozco…Ya ves, soy un poquito coqueta y algo creída, no lo puedo remediar…Me encanta que me regalen el oído y él que es un experto en el arte de la seducción, tocó la fibra débil de mis sentidos, sobre todo cuando me soltó que le gustaría besar mis labios, acariciar mi cuerpo y estar conmigo entre abrazos de pasión…Me desbarató por completo, me quedé sin palabras y di por terminada la conversación, y él, seguro y poseído dijo buenas noches al momento y adiós, pero…No se va del todo, no, no, que…Lo siento pululando, ¡vaya que sí! Oigo el sonido de sus alitas alrededor…Es un abejorro de esos que no se dan por vencidos, lo sé, ¡vaya que lo sé! Lo intuyo, lo presiento, lo veo y susurro a las teclas de mis soledades…Sabes que no puede ser, lo sabes, ¿verdad? Y no te vas, sigues insistiendo porque te siento en mis adentros...Eres arrollador, tienes esa dialéctica que me arrastra hacia ti, ¡fíjate cómo te he calado! Y ahora me arrepiento de haberte confiado mis pensamientos…mis deseos, mis inquietudes…mis deslices…pues…Me arrancaste confesiones del pecho con la sutileza del acecho, revelándote sentimientos apasionados que guardaba como el mayor de mis secretos… Salían alborotados a tropel de mi garganta enamorada y tú aferrado a tu anzuelo te dejaste querer con la inocencia de mi ser…Debe ser que eres un buitre embaucador, y sabes indagar en la mente de la mujer, escarbando en el corazón con el hacha del leñador…Quizás estés a falto de sensaciones nuevas, amor, cariño, sexo, no sé…Puede ser que tengas mucho tiempo libre y las hormonas alborotadas…pues…Hay trasfondo hueco en tu alma de poeta y bohemio enamorado de las artes…Los vacíos extramatrimoniales acucian como a cualquier ser humano cívicamente unido por el anular al anillo de ésta sociedad sin más…pues…Demasiados años de convivencia mata el amor de las parejas bien avenidas o simplemente ya no exista atracción sexual, y por eso… Estás hablando conmigo por capricho o diversión, llenando esas horas débiles y mortal con tus ansias y edad…Edad peligrosa con leves deseos de ser amado y amar hasta saciar el apetito sexual con una extraña sin más que…Esas pasiones ocultas que enloquecen a los hombres de una manera salvaje y audaz…Sí, sí, eso debe ser…pues…Dicen las malas lenguas que lo ha de pasar pasará sin necesidad de tener que hacer nada por cambiarla y eso mismo es lo que me ocurrió a mí, que estando tan enamorada, hace ya un tiempo que apenas me acuerdo de ti pensando en él... Vuelve rápido mi amor, ven corriendo… mira que se escapan los gritos de la garganta y quieren llamar a ese hombre que me atrae y me extraña...No me des de lado, ven pronto a mis brazos…mira que mis labios están obsesionados con ese beso reclamado...sus palabras ardientes y esas proposiciones indecentes que me encandilan el alma…Me está haciendo latir por sus letras encendidas que manan de su candil…pues…Me encuentro en una encrucijada de amores rebeldes y revueltos como las olas del mar cuando están embravecidas, que…Unas veces estoy en la cresta, y otras me dejo arrastrar hasta la misma orilla donde me quedo descansando en las arenas tranquilas y al sol…Al sol y en calma estaba mi alma enamorada hasta que te vi aparecer, desmoronándose con la idea de acariciar tu piel…pues…Tienes un no sé qué que me provoca a tenerte entre mis brazos…y mis piernas, ¡vaya que sí! Que se me alteran las hormonas y me dan ganas de comerte y algo más…y es que…Te conozco...conozco cada palmo de tu cuerpo, los resquicios de tu alma y hasta las voces de tus pensamientos, fíjate si te conozco...que me llegan a los oídos los suspiros de tus sentimientos y miro alrededor mío y siento los quejidos de tu sufrimiento...