lunes, 18 de junio de 2018

COMO CICATRICES EN EL ALMA.- (MICRORRELATO)


Me dijeron que te vieron buscándome por todas partes, llamándome a voces, llorando por las esquinas, y...¿sabes que te digo? que no me importa, que me da igual...pues... Ya era hora de que sintieras en tus propias carnes lo que duele la infidelidad...que tengo el corazón herido, lleno de cicatrices que he curado con la esperanza de que luego volvieras a mis brazos, y todo por ti…por mí…pero…Una no es de piedra, ¿te enteras? Que una tiene sentimientos y todas las veces que te ibas con otra, me descarnaba llorando a solas lágrimas de sangre, ¡fíjate si te he querido! Que por no perderte miraba hacia otra parte haciéndome la loca…pues…Loca estaba por tus besos, por sentirte de nuevo en mis adentros…y porque no me faltaran nunca tus caricias…Esas caricias llenas de avaricias por mi y que tanto deseaba tenerlas alrededor de mi cuerpo…¡Que no me falten nunca, Dios mío! Me decía cuando te esperaba tras los cristales de mi ventana, sabiendo de antemano que eras mi martirio…¡Que llegue ya madre mía! Gritaban las voces de mi alma mientras fumaba un cigarrillo tras otro…echando el humo al aire con ira, enfadada conmigo misma, ¡con todo el mundo! Hasta con ese Dios que dicen por ahí que es tan bueno y poderoso, ¡mentira podrida! Despotricaba aullando como una rata, cuando por la tarde me acercaba a hurtadillas a la esquina de tu casa para ver si salías o entrabas con otra…Con miedo, conteniendo el llanto que se me atragantaba entre pecho y espaldas, maldiciéndote con alaridos que me oprimían el alma y cuando llegaba la noche y aún no habías aparecido, me retorcía entre sollozos mordiendo la almohada…y las lágrimas rodaban por mi rostro cuando veía las horas pasar y tú no llegabas a la cita de nuestro avatar…No quiero vivir sin ti…Si tú desapareces de mi vida para qué quiero seguir viviendo…No podré, lo sé…Mi corazón está roto, destrozado, partido por la mitad…Se me está desangrando poco a poco…Las lágrimas caen por mi rostro derramadas como gotas de sangre…la vida se me va…Me estoy consumiendo como una velita…Apenas puedo respirar…No siento los latidos…Ando porque las piernas me llevan a lugares donde tú y yo nos amamos…No sé ni siquiera lo que siento…odio, rencor, amor…o pasión…Quizás sea adicta al deseo que desprendes cuando me ves pasar por tu lado…Creo que sigo enamorada de ti…Me pregunto si lo estás tú de mí…pues…A veces pienso que estás pasando por lo mismo que yo y me quisieras olvidar...Sí, sí puede ser, porque si no, no le encontraría explicación a tu manera de actuar, a no ser que seas un sádico impostor al que le gusta ponerme a prueba... Al límite del dolor para luego venir corriendo a secar mis lágrimas…por eso es por lo que vienes y vas continuamente para hacerme sufrir sin más, hasta que me canse…y tú lo sabes, ¿verdad? Me conoces muy bien y lo más importante es que me lees los pensamientos porque vives con ellos…pero… El día que yo explote, ¡ay madre mía de mi vida! El día que explote te vas a enterar de lo que es un verdadero volcán, porque hasta los demonios de mi cuerpo se pondrán a temblar…y por eso… Alzo los brazos al cielo gritándole al dios de mi credo…¡Se acabó! Ya no aguanto más sus infidelidades, me tiene harta y esta última aventura colmó el vaso. Antes lo perdonaba por temor a perderlo…pues…Estaba tan ciega por ti que tan sólo pensar que me dejaras me volvía loca, además ojos que no ven corazón que no siente, y eso era lo que hacía siempre, que miraba hacia otra parte disculpándote, pensando que por tu trabajo de comercial, tenías que salir de viaje y cuando regresabas te recibía con una gran sonrisa en los labios, haciéndome la fuerte, la valiente y como si no hubieran pasado más de quince días sin saber de ti…No quería admitir lo evidente…te amaba tanto…Siempre pendiente de tus idas y venidas…Me daban igual tus aventuras porque en el fondo sabía que sólo era puro sexo compartido sin sentimientos ni cariño, sólo eso, además luego volvías con más ansias de mí, porque siempre volvías…pero…Hoy se encendió esa lucecita que todas las mujeres enamoradas llevamos en nuestro interior…pues…Hoy pasaste de mí, ni siquiera me miraste, hasta me di cuenta de cómo te hacías el loco y te escondías…Aligeraste el paso para darme esquinazo y eso me dolió, ¿te enteras? Me dolió mucho, casi preferiría morir antes de volver a sentir ese puñal en el pecho…¡Que se rompan mis cadenas rojas! ¡Que se calmen las iras de mis voces huecas! ¡Que se apaguen los ardores de tus besos! Y que se entere el mundo entero que por ti ya no muero…pues…Estoy cansada de curar tantas heridas abiertas y cerradas que son como cicatrices en el alma…

jueves, 14 de junio de 2018

CON DENUEDO Y REBELDÍA.- (MICRORRELATO)



Te esperé mi amor, bien lo sabe Dios del cielo que estuve esperando durante meses y años, y ahora que has aparecido, no sé qué hubiera sido mejor, haberte conocido o haber pasado de largo…Si tú supieras lo que te echo de menos vendrías rápido como el viento…Si tú supieras lo que estoy pensando en éstos momentos, te enredarías entre mis pensamientos y te quedarías prendidos en ellos…pues…Son tan fuertes los sentimientos que brotan de ellos, que hasta los suspiros se me agolpan en el pecho y salen echando fuego…¡Ven a mis brazos! Ven pronto a mi lado, mira que mis labios desesperan por tener tus besos en mi boca y en mis caderas…Y vino a todo gas presentándose ante mí con casco de motero y gafas negras al escuchar mis quejas, y aferrada a su cintura nos perdimos como ángeles del infierno a lo largo de la carretera… pues… Somos iguales mi amor, ¡vaya que sí! Para el bien y el mal somos tal para cual…Sé de tus necesidades que son las mías, necesitas constantemente que te presten atención, como a mí, que te mimen y te digan palabras bonitas verdes de oír y besos carmín…Eres tan presumido como presumida yo…Te gusta coquetear con la mirada de las mujeres guapas, como coqueteo con jóvenes, maduros y tíos buenos, sobre todo ahora que estamos en edad peligrosa…Esa edad en la que los sentimientos sucumben a un souvenir de aventura y alocado corazón, o un buen plan sin conjeturas que ni viene, ni va…pero…están…pues... Tú estás ahí ahora…Latente, sensible y sentimental…Te enamoras fácilmente de cualquier señora que te mire con interés, te sonría y poco más…Y por eso hoy estoy triste mi amor, porque hace días que no sé nada de ti y temo perderte, que me olvides…pues…Dicen por ahí que cuando la cosa está hecha, el amor se va y digo yo…¿No será que te cansaste de mí? ¡Malditas dudas que arrasan con las formas y maneras de señorita educada a la antigua usanza de los guateques, la bamba y bailes de salón! Me duele…me duele el alma pensarlo mi amor, nada más que imaginarlo se me abren las entrañas de rabia y dolor al quererte con ahínco, ansiedad y algo de rubor…Temo estar a la deriva de tus antojos, tus deseos desorbitados por mi…y por otras, que como yo, escuchan la ansiedad de tu voz…Tengo miedo que lo nuestro se acabe, mucho miedo, por eso te pido que me digas qué es lo que está pasando a tu alrededor…Dímelo de una vez por favor, no me dejes con ésta inquietud que me aterra el alma y me oprime la garganta…Mira que me conozco y me pierdo entre catacumbas infernales…pues…Los demonios de mi cuerpo ya están en cónclave de malas artes y escupen sobre ti el peor de los venenos, gritándome al oído que te han visto rondando a una rubia de hermosas caderas y posaderas redondas y gruesas, esas que tanto te gustan mirar de reojo, rozar con tus manos y estamparte contra ellas con ganas y con eso que llaman deseo…Como la última vez que hiciste conmigo, ¿te acuerdas? Que me sentaste sobre tus rodillas con las faldas hasta arriba, y me amarraste por la cintura mientras me pasabas la lengua por las espaldas, que cada vez que la sentía húmeda en cada vértebra me sacudían unos cosquilleos que me recorrían por todo el cuerpo haciéndome temblar, y suspirando te decía…¡Ay madre mía…ay madre mía…! Y ahora fíjate cómo me has dejado, ¡más sola que la una! Nunca aprenderé, y... ¿sabes por qué? Porque te quiero con la sinrazón, sin lógica, solamente por eso y contra esa irracionalidad, no hay fuerza humana que la convenza de lo contrario, pero…escucha…¿Quién yo? Sí, sí, tú…No te hagas el desatendido que nos conocemos y sabes perfectamente que te estoy hablando a ti, vayas a pensar que se lo estoy diciendo a otro…que podría, que una no es de piedra y edad tengo como para haberme enamorado de unos cuantos, que la vida es muy larga y las personas somos como las serpientes, lo mismo mudamos de piel como de sentimientos y una va evolucionando con los años, ¿te enteras? Lo que antes veía negro, ahora lo veo blanco, y si me paro bien, el gris aparece en menos que canta un gallo, pero a lo que iba, que…Me importa muy poquito que me dejes tirada como una perra porque no me siento como tal, sino que en lo más profundo de mi espíritu, me siento como una mujer amada de verdad…Con garras, con deseo, con vehemencia y espontaneidad, con pasión…como a mí me gusta…pues…Parejas perfectas pocas hay, que haberlas haylas, ¡seguro que sí! Pero qué poquito duran madre mía…Además que me gusta, me encanta y me enardece, me estimula para seguir amándote, y…¿sabes que te digo? Que más feliz es el que ama que el amado, aunque pase noches oscuras y en desvelos, mil temores acechen mis sueños, y se me enturbien los sentimientos con malas artes… pues…Los demonios de mi cuerpo se sublevan entre sí escupiendo veneno contra ti y esos cambios de actitud que tienes podría entorpecer la relación que nos mantiene vivo e imperfectos… Tengo miedo que lo nuestro se acabe y que a otro hombre ame... pues…Son amores imperfectos pero llenos de fuego, calenturas invernales, sentimientos descontrolados, dominantes, esos que me empujan a gritar al mundo entero…Estoy viva porque quiero con denuedo y rebeldía…

sábado, 9 de junio de 2018

CAMINO A LOS INFIERNOS.- (MICRORRELATO)



Me da igual ir a la saga de tus caprichos aunque caiga por los precipicios, me arrastres por acantilados y luego sigas tu camino... Prefiero estar viéndome contigo aunque sea de contrabando, que pasar meses y años sin verte, tan sólo pensarlo…muero…Muero de dolor cuando desapareces de mi vista, y muero cuando te siento en mi entrecejo triste y serio por la urgencia de mis besos…Llego la hora de reconstruir ésta anómala situación sentimental en la que nos encontramos tú y yo…pues... Ni contigo ni sin ti puedo vivir en ésta sociedad hipócrita y civil…Era un camionero que vivía en un pueblo entre montañas y sin puerto…Su mujer aburrida, sosa y frígida…Mi marido un puritano soberbio y dictador, de estos que no se perdían una misa de domingo, muchos golpes de pecho…y unos cuantos a mi alma…y a mis huesos…Y por eso puse tierra por medio en un invierno lluvioso cuando los chicos ya se habían independizado. Hice las maletas y me fui con lo puesto a un ciudad muy pequeñita pero que tenía puerto…Gracias a Dios que enseguida me coloqué en un hotel de limpiadora, y poco a poco llegué a ser la jefa de planta, por lo que pude alquilar un pequeño piso que daban todas las ventanas al mar….Y ahí empezó todo…Estaba una tarde caminando por la playa cuando te cruzaste en mi camino, te quedaste mirándome tan fijamente de arriba abajo, que sentí como si me desnudara y eso me gustó, ¿sabes? Que al seguir andando noté mis piernas temblar y aunque quería volverme para ver si estabas, no me atreví por temor a que pensaras que me interesabas…pues…Siempre he sido altiva y orgullosa, además ya no era una mujer joven y no quería parecer una buscona, y menos necesitada…que lo estaba, ¡vaya que sí! Que llevaba dos años sin relaciones sexuales y aunque cuando vivía con mi marido lo hacía sin sentir nada, últimamente me encontraba algo desorientada y con las hormonas revueltas, ya que estaba en una edad muy delicada y me venía la regla cuando le daba la gana. Más o menos me encontraba en esa etapa menupáusica donde las calores una veces me agobiaban y otras me alteraban con ansiedad y deseos de caricias y abrazos, sentimientos que he guardado para mí por temor y por vergüenzas, además eso de que me tacharan de calienta braguetas, como se solía decir en mis tiempos, me parece repulsivo y soez…He vivido con el qué dirán toda mi juventud y jamás me he mostrado tal cual soy, ocultándome tras los parapetos de mil sensaciones acallando las pasiones que ardían en mi pecho…Era una reprimida sexual, sin darme cuenta de que estaba equivocada con los hechos y con las palabras…hasta que lo conocí…Dos veces por semana coincidía contigo en la playa…Me invistaste a un café y accedí de buena gana…No paraste de mirarme la boca con la sonrisa en el rostro y hablar meloso…Me dijiste que tenías ganas de tener una aventura conmigo y me dejaste descolocada…pues…Por las noches cuando me acostaba tenía fantasías eróticas y me ardían las entrañas… Me llevaste a tu furgoneta y nos alejamos hacia las afueras…y…Desataste mi lengua haciéndome tuya con la lujuria estampada en ella…y por eso hoy puedo decir…Buscándote como una arrastrada voy por la vida pensando que a otra das tus acaricias, tan sólo el pensarlo se me atragantan los nudos en la garganta y se me parte el aliento a pedazos por el suelo…Es tanto lo que te amo, que se me llena la cabeza de malos presagios y temo que se hagan realidad…pues…Dicen por ahí que cuando a una mujer se le mete una idea entre ceja y ceja es porque intuye alguna sospecha, y verdad ha de ser cuando no te he vuelto a ver por los alrededores del aquél café cuando te besé…y es que…No sé porqué se me ha ocurrido pensar que ya no me quieras más que para pasar un buen rato y poco más…Un revolcón entre matas, a veces en la furgoneta en la parte de atrás y sin colchón, otras escondidos tras las callejuelas sin salida, en el portal y en cualquier esquina, así sin más que para dar rienda suelta a tu apetito sexual y yo que te deseo tanto me dejo hacer como un títere en una obra de teatro…pues…Como una marioneta manejas los hilos de mis emociones tirando de las manos para arriba y para abajo, adaptando mis piernas a tu cintura en un engranaje perfecto a los deseos de tu cuerpo…y del mío…vayas a pensar que no siento los calores, ¿te enteras? Que me suben unos ardores entre pecho y espaldas que se me llenan las nalgas de ansiedad por tenerte al momento, ¡vaya que sí! Que me encantan estas situaciones estrafalarias y picantonas…Me abren las puertas a la vida y me cierran ventanas a la sociedad decente y prudencial…pues… Te has convertido en el aliciente de mis fantasías sexuales y el veneno de mis juramentos de fuego, esos que dicen por ahí que son los que te arrastran camino a los infiernos…


domingo, 3 de junio de 2018

EN LAS SIENES DE MIS SUEÑOS.- (MICRORRELATO)


Ya no puedo soportar más que te duela mi ausencia, no puedo…Sentía en mi pecho unas punzadas que me atravesaban el alma…¡cómo me dolía madre mía la garganta…! Apenas veía a las personas que me saludaban cuando se cruzaban conmigo, tan sólo lo buscaba…pues…Podía sentir en su boca mis ausentes besos…me ardían los labios…yo sabía que estaba perdido entre la gente con ganas de mí…lo conocía tan bien…Y por eso salí enseguida en tu busca, tenía que encontrarte para decirte cuánto te quería…y te quiero, ¡vaya que te quiero! Que ando como loca por la casa hablando sola con las paredes…y con tu sombra, ¿te enteras? que no pasa un sólo momento que no estés tras de mí persiguiéndome en los pensamientos…No sé qué hacer ni cómo salir de éste embrollo que no tiene ni pies ni cabeza, no hay quien lo entienda…El caso es que andando los caminos, de repente me encuentro con tus brazos rodeándome la cintura, presionándome en un vaivén de cautividad a la que no me puedo resistir…pues…Me encantaba sentir toda la pasión que transmitían sus atrevidas caricias hacia lo más profundo de mi ser…Era de lo más provocador y excitante a la vez, al mismo tiempo que su boca y la mía se balanceaban en un requiebro de frases ininteligibles, de las cuales tan sólo me despegaba para respirar aire…¡Aire, aire! Necesito aire fresco para mis pulmones que estan llenos de fuego y me quema hasta las puntas de los cabellos…Toda yo soy una mecha ardiendo cuando siento tu aliendo alrededor de mi cuello…¡qué besos tan ricos…! me encantan…¡Cómo me gusta que me lo recorras susurrándome palabras de hombre enamorado…! Entregado…hechizado por las ansias que despiertas en mí…en mis carnes…me conoces ya tan bien…Sabes perfectamente qué decirme en cada momento y qué tecla tocar de mi cuerpo…Eres como ese encantador de serpientes que se ven en las calles de Oriente…pero…yo soy la única que te pervierte tocando la flauta…tu flauta…Parecíamos unos adolescentes en sus primeros roces sexuales, donde las pasiones se disparan hacia lo prohibido…Nunca me cansaré de ansiarte, mi amor, de quererte hasta que te arranque de mis entrañas y me lleven al olvido…hasta que se paren los latidos de mi corazón…yo siempre ahí…Me dice entre sueños las voces del anochecer en el silencio apagado por la oscuridad…Estamos locos, somos unos pervertidos, incansables e indómitos amantes de lo prohibido…No, no…eso no…pues…Tan sólo nos necesitamos para seguir viviendo como cualquier pareja normal y corriente, como si eso pudiera ocurrir alguna vez, que ni siquiera por casualidad se daría ese caso normal…Estábamos a la merced de los deseos persistentes de nuestro cuerpo que sin poderlo evitar nos hacían preso, y como en una cadena de circunstancias prohibidas, saltábamos a la deriva del amor que sentíamos tú y yo…Y por eso me hallo aquí, clamando justicia para mis cuentos, mis relatos que le dice al sueño…No quisiera despertar jamás de esta eterna juventud que siento en mi existir…Ten piedad de mis humildes versos rotos con la sangría que hago de ellos destrozando la prosa narrativa de la poesía cuando le grito al tiempo…Te imagino buscándome como ese eterno enamorado, joven o entre cano, con arrugas en el rostro y andar pausado, lo mismo que yo, que a pesar de los años, mi corazón late como mocita en la edad del pavo por un beso de mi amado y así, como en aquellos cuentos de hadas que leía cuando me creía princensita encantada, sigo esperando a mi caballero armado con escudo y espada para que me alce en volandas a la grupa de su caballo, apoyada mi cabeza a sus espaldas, escuchando las palpitaciones de su pecho en las sienes de mis sueños que me traspasaban el alma, y me lleve trotando donde no se oiga nada más que los suspiros de la noche oscura bajo la luz de la luna…¡Oh madre mía! ¿Cuándo dejaré de ser una niña? Todavía creo que mi amor será para toda la vida y aún no me he dado cuenta de que los años se me echan encima y que hay que ser realista…Me niego, me niego…todo mi ego ancestral, desde los pies a la cabeza se niega a madurar…pues…Soy la causante de sus locuras y aventuras pasajeras llenitas de frases frescas, donde no hay mención a las palabras honestas, tan sólo una socarronería de halagos y caricias desde la boca hasta las piernas pasando entre ellas…pues…Gritos, suspiros y gemidos se mezclan en un variopinto mestizaje de lujurias y besos salvajes…Bésame, bésame…le dijo junto al oído atrayéndole a lo fiera…y él me abraza con fuerza y me contesta…reina mía…mi reina…y me amarra a su cintura y me hace suya…y yo que lo quiero tanto me entrego sin reparos…y sin verguënzas…en un abrazo infinito de tirabuzón…

miércoles, 30 de mayo de 2018

UN MUNDO DE PASIÓN.- (MICRORRELATO)


No lo podía creer, el corazón me dio un vuelco cuando alcé la mirada y te vi frente a mí…Iba caminando cabizbaja, pensativa, dándole vueltas a ésta extraña sensación que me apresaba… Te estoy echando tanto de menos que me duelen hasta los suspiros del pensamiento...pues... Los tengo tatuado en el pecho con el recuerdo de tus besos...Me dolía el alma, los sentimientos…la piel, los cabellos…toda yo era pura desazón…casi rota mis lágrimas que por muchas ganas que tenía de llorar, no brotaban de mis ojos…Tenía miedo de éste querer mío tan intenso que ya no podía detenerlo… No sabía cómo salir de él… incierto y desleal infierno…Un engranaje de pasiones ocultas me dominaban y empujaban a seguirlo hasta donde quisiera que estuviese…hasta que no me quisiera más... Dependía totalmente de sus deseos…me encontraba a la intemperie…pues…Aquí te pillo y aquí te mato se había convertido en una realidad sospechosa…A veces pensaba que me utilizaba para calmar su lujuria…Me encantaba apagar ese fuego que lo quemaba por dentro y a mí me enloquecía de amor…Estaba enamorada de sus sentires, sus pasiones y sus penas que eran las mías, lo mismo que sus debilidades expuestas al aire que respiraba cuando me atravesaba con la mirada…mirada que encendía la niña de mis ojos…pues…Estaba hecha para él…era el molde perfecto para saciar su sed…pero…aparte de eso es que… Me quiere, lo sé…me quiere y lo quiero yo también…nos queremos…Me ve caminar por la calle y se queda quieto…embelesado…observándome…Sonriendo con los movimientos de mi cuerpo y se adelanta para sentirme cerca…olerme…aspirarme…y yo que lo escucho tras de mí…me dejo mecer por la sombra de su piel…Me roza con las manos la cintura, las nalgas…y me recorren unos escalofríos desde los pies hasta las espaldas…me vuelvo, me sonríe y me rodea el cuello con un brazo y con el otro se queda tanteando por los bajos con la mano…y yo que lo deseo tanto…le acaricio los oídos con la ansiedad de mi garganta…pues…Nací para amarlo sin fin…y lo sabía, ¡vaya que lo sabía! Que hacía conmigo lo que quería…Me tenía completamente dominada, o quizás yo a él, que sin preámbulos me lo llevaba a mi terreno cuando quería y como quería…Quizás nos enredamos en un cruce de caminos donde no hay lugar ni destino para apagar ese fuego infernal…A veces pensaba que los deseos me manejaban, e inconscientes de ellos, me aferraba a las pasiones que nos embaucaban…Éramos dueños y esclavos de nuestras propias flaquezas…y enterezas…pues…Cada vez es más difícil estar juntos…Cada vez era más difícil vivir sin ti…Ya no sé cómo dejarte de querer…quisiera olvidarte y no caer más en tus brazos, pero no me lo pones nada fácil, mi amor…eres tan tenaz…tan irresistiblemente atractivo para mí que me desarmas toda entera y me rindo…me rindes…A menudo me hacía con los mandos razonables del intelecto y mandaba todo al garete sin importarme los sentimientos…Sentimientos aventureros y rocambolescos que dominaban de tal manera la furia mental en la que me encontraba inmersa, que era imposible combatirlos.... pues…Alimentaban la chispa de mi vida en fusión y en activa a la que no estaba dispuesta a renunciar jamás…Se lo daba a entender con la sumisión de mi dejadez a su querer…pues… Te llevo tatuado a fuego lento en lo más profundo de mis infiernos, y…Estoy acariciando la idea de pasar una noche loca contigo y decirte al oído...pienso besar tu cuerpo cachito a cachito como si fueras un caramelito... Esos eran mis pensamientos aquella mañana cuando caminaba cabizbaja… Algo me inquietaba…te presentía cercano…Te estás paseando por mis pelambreras como si quisieras adueñarte de mi cabeza y dirigir mis pasos hacia donde quieras que estés…Ya no sé cómo echarte de ella, ni siquiera puedo planteármelo porque cada vez que me alejo, más cerca te siento…Lo mismo que haces tú, que cuanto más me deseas, más temes a tus sentimientos, esos que te dominan hasta los mismísimos movimientos, los cuales, sin poderlo evitar, desde la distancia manejo con los tientos del querer…Debe ser verdad esa sensación de apego que tienen los quejidos que doblegan a los deseos del cuerpo…ahora y al momento…El corazón me palpitaba de una manera descabellada, de tal manera, que parecía que estuvieras rondando por aquí…Me estaba llamando a voces desde su corazón, podía oírlo latir…o quizás imaginaba que caminaba junto a mí… Era como si te adivinara los pensamientos, como si estuvieras a mi lado andando tranquilamente…me estaba empujando a su encuentro para decirme cuánto me amaba y que nunca me olvidaba… pues…Te llevo clavado en el pecho, tu alma y la mía siempre unidas por una diapasón de amor…Una vez oí decir por ahí que cuando una persona piensa en otra es porque ella te piensa, y verdad ha de ser cuando de repente te vi frente a mí…Me mira... lo miro y me sonrie... le sonrio... y en esa sonrisa fresca hay un mundo de pasión...