lunes, 24 de junio de 2019

LO BUSCABA CON LA MIRADA.- (MICRORRELATO)



Me siento muy sola, estoy triste, apenas me hallo…hace tanto tiempo que te buscaba y cuando te encontré me dejaste al poco tiempo abandonada…Lo conocí a los veinticinco años, fue mi primer novio y el único hombre que he conocido…lo quise mucho, aunque para ser sincera jamás sentí esa pasión tan grande como para comérmelo a besos, no sé por qué…Creo que nunca he estado enamorada, claro que treinta y cinco años casados y tres hijos por medio da mucho cariño, sobretodo qué pensar…pues…Más de una vez estuve a punto de separarme, pero…No tuve el valor nunca, los dos niños eran muy pequeñitos y me necesitaban mucho…Quizás el instinto maternal pudo más que la mujer que tenía escondida en mi interior, o…Mi marido no supo sacarla al exterior…Era muy religioso y católico…más bien frío y calculador…Me cohibía mucho en la cama, apenas me expresaba en los sentimientos sexuales cuando estábamos en plena función de teatro en vivo y en directo, porque para mí, que me comportaba como una verdadera actriz, la mejor actriz del mundo fingiendo un placer que no sentía quedándome siempre con ganas…muchas ganas, pero…Me daba vergüenza decírselo por temor a que me achacara de eso…ya se sabe…esa palabra tan fea que ni me atrevo a nombrar…El caso es que cuando menos lo esperaba llegó la niña que me colmó de felicidad, así que pasaron los años y seguía sin sentir ese deseo carnal, por lo que opté en buscarlo fuera de cobertura caminando por la vida como una autómata más del calendario sexual…hasta que lo conocí…Has sido y eres el único hombre de mi vida, pero sé que nunca me has querido, sólo me utilizaste como moneda de cambio, pero…Como yo te amaba tanto seguí tu juego con la libertad de mi alma sabiendo que me engañabas…Los dos chicos se casaron…La chica se fue a vivir con su pareja, que por cierto era ya la tercera y no tenía ni la menor idea de atarse de por vida a un mismo hombre…pues…No quería ser como yo, una mujer a la que no le dieron la oportunidad de escoger al hombre de su vida, si no los que los padres de ambos por intereses comunes eligieron, y cuando al fin me auto conformé con la situación, me quedé sola…Dios se lo llevó, y por eso…Empecé a salir para arriba y para abajo haciendo lo que me da la gana con quien quería y cuando me lo pedía el cuerpo, y por eso no te fías de mí…ni yo de ti a pesar de lo que te amo…pues…Si tú me la pegabas con otra, lo mismo hacía yo por despecho y para que sintieras en tus carnes lo que duele un engaño…He llorado a mi marido lo justo, no porque no lo quisiera...No, no, para nada…Si no que nunca estuve tan enamorada como para estar destrozada, ya que más que a una mujer, me trataba como si fuera su madre o hermana, y era tanto el rechazo que sentía cada vez que hacíamos el amor, que apenas mi cuerpo lo deseaba, de tal manera que siempre me quedaba con un vacío en mi alma…Una mañana comprando en el supermercado lo conocí…Se quedó mirándome de tal manera que me traspasó el alma…Algo surgió en mi interior, y aunque sabía de antemano que no lo volvería a ver, a partir de ese día lo buscaba con la mirada…Era un hombre normal y corriente, más o menos de mi edad, además ni siquiera sabía si era casado o viudo, quizás estuviera separado…Una tarde lo vi caminando frente a mí, ¡madre mía de mi vida! Emanaba fuego por los cuatro costados…Empecé a temblar como una mocita, quería perderme entre la gente…Tenía un no sé qué en su mirar que me embargaba de pasión, ¡qué cosas más raras sentía! ¿Me estaré obsesionando con los hombres y el sexo? Se me pusieron los pelos de puntas…Deseaba acostarme con él, se me llenó la cabeza de sentimientos extraños…Me sonrió…le sonreí…Cruzamos la calle hacia una cafetería cerca y sin darme cuenta me veo envuelta en una conversación como si lo conociera de toda la vida…Tenía sesenta y un años, cinco más que yo…era viudo, como yo…vivía solo, como yo y desde la primera vez que me conoció, me había buscado con la mirada…como yo…Después de ese café le siguieron otros más, hasta que una noche caímos uno en los brazos del otro con toda la pasión de los amante, y por eso…Decidí salir de tu vida sin volver la vista atrás, pero tú no me dejas, y…Estás intentando cautivarme de nuevo con tu mirada de fuego, y yo que te veo caminando desde lejos no paro de reír para mis adentros...pues... Me encanta verte frente a mí con los ojos recorriéndome el cuerpo, que con tal que te cruzas conmigo me rozas la ropa llevándote mi sonrisa llenita de picardía, y tú que sabes bien de qué va esa risa, se te escapan los suspiros del pecho y susurras bajito...te comía a besos, te juro que te comía…y yo que estoy loquita por morderte el cuello, te sigo con la vista y los atrapo al viento y te digo con gestos...muero por ellos...


domingo, 16 de junio de 2019

COMO UNA CARICIA PARA LOS SENTIDOS.- (MICRORRELATO)



Sé que estás ahí, expectante, pendiente de un hilo…con la mente activa y en ebullición, dándole vueltas a mi reacción, haciéndote mil preguntas del porqué, el cómo y desde cuándo…lo sé, ¡vaya que lo sé! Pero…¿sabes qué te digo? ¿Qué, qué? Me quedé dudando, observando cada gesto de su cara…era de lo más patético verlo frente a mí con el temor y la duda prendida en su ceño…pues…Días antes era yo la que le había seguido con la mirada, y él se giró a un lado para no mirarme de frente y demostrarme que ya no le importaba nada, y por eso…Sonriendo para mis adentros lo maldije diciendo…No quieres caldo…toma dos tazas…Y seguí mi camino sin volver la vista atrás tranquila y en paz, ¿quién me lo iba a decir a mí? Con lo indecisa y temerosa que había sido hasta ahora, y fíjate lo valiente que me he vuelto…Debe ser de tantos palos que me ha dado, pero ya no estaba dispuesta a reírle la gracia como si fuera el amo de mi alma…pues…Era una persona muy variable, ¡un veleta! Como decía mi madre, ahora te como a besos y luego una patada en el trasero, ¡vamos hombre! Que he tenido la paciencia del santísimo Job contigo, dándote mil y una oportunidades para ver si aprendías a tratarme como un verdadero hombre, no como un niñato de esos que lo único que hacen es tontear con las jovencitas siendo un tío ya con las sienes plateadas y la cabeza llena de paparruchas, ¡jolines! Que para tener una aventurilla pasajera no te necesito, que cuando una mujer quiere, las tiene a pares, ¿te enteras? Y no es porque sea una buscona creída y vanidosa de cuidado…No, no, para nada, pero es que…Señores solitarios y aburridos los hay a puñados…pues…Las separaciones están a la orden del día, no sé qué les pasan a los hombres, y a las mujeres también, no vayas tú a creer que ellas son las eternas sumisas y esclavas de seguir aguantando a algunos que se las dan de santo…Muchos golpes de pecho y luego resulta que son los más sinvergüenzas que hay en el mundo entero, que con tal que llevan conviviendo más de la cuenta, desaparecen de la casa como por obra y milagro del espíritu santo, o ellas, que de novios las tratan como a una princesita, y en el momento que se casan cambian como de la noche a la mañana, teniéndolas de cocinera para que le sirvan una buena mesa y poco más, y por eso…Estás haciendo todo lo posible para que te arranque de mi corazón, y de mis pensamientos…pues…No te conozco, cada día te siento más extraño, como si nunca te hubiera besado los labios y eso me hace sentir mal, y no estoy dispuesta a seguir contigo haciéndome de menos, pero… ¿Sabes que te digo? ¿Qué, qué? Que ya no tengo miedo de perderte, me da igual, es como si me hubiera dado cuenta ahora de que no eres tan importante para mí, para mi existencia natural de la vida cotidiana…pues…Me levanto contenta y feliz… cada día salgo danzando por ahí como si hubiera vuelto a nacer, ¡qué cosas más extrañas me pasan…! Apenas puedo comprenderlo y echando la vista atrás, tu recuerdo ya no me duele, es más, parece como si fuera una película en blanco y negro, ¡qué raro sentimiento…! Aún no entiendo qué pasó…Deben ser esos mecanismos de defensas que tenemos los seres humanos que nos ayudan y protegen de intrusos que nos abordan por los caminos de la vida, o quizás…Me acomodé con las malas experiencias y de repente caí en la cuenta de que no mereció la pena derramar tantas lágrimas por un hombre, que al fin y al cabo nunca dio el paso de llevarme al altar, tan sólo…Me usaste como mujer de mil caras nada más…pues…Mil caras utilicé cada vez que venías a verme, que según veía tus ojos o tu sonrisa, esa era la que me ponía, sin olvidar nunca la máscara de las llamas ardiendo, esa que tanto te gustaba y por eso… Me buscabas con lujuria y deseo para arder juntos en los infiernos...claro que...me encantaba también, ¡vaya que sí! Que disfrutaba como una loca incendiaria…hasta ahora, porque…Me siento libre, respiro aire fresco…es como si acabara de escapar de una selva llena de obstáculos…Me desconozco, tengo la sensación como si nunca te hubiera conocido, ¡Señor, Señor…qué alegría más grande para mi alma y mi corazón! Hay momentos que siento renacer a un nuevo amanecer…como si el tiempo se hubiera detenido en la juventud esa que tenía la cabeza llena de pájaros...pues…Los siento revolotear alrededor de mis cabellos, y eso me gusta, ¿te enteras? Sí, sí, me gusta mucho…Es algo así como una caricia para los sentidos…me recuerda la brisa del mar cuando paseaba por el puerto bajo la luz de la luna, ¡cuánta belleza madre mía…! De repente siento mi alma palpitar y eso me hace sentir bella y hermosa, y cada vez que tropiezo con la mirada de ese hombre enamorado, el corazón se me desboca y siento alitas de mariposas danzar en mi pecho, es la misma danza de cuando tenía la edad del pavo, sí, sí…pues…Hay un pálpito en el aire que se aferra a mis carnes frescas, y me arrastra por pasadizos secretos para abrazarme y llenarme la boca de besos esperándome por ahí…

miércoles, 12 de junio de 2019

FUISTE TAN SÓLO UNA QUIMERA.- (MICRORRELATO)



Estaba harta, cansada de sus desplantes y fue después de una noche en vela llorando como una magdalena, cuando caí en la cuenta de que no podía seguir con una relación tan tóxica…pues…Tarde o temprano me iba a pasar factura, y es que éstos hombres que se creen que la tienen a una atada y segura bajo el yugo de su mando, al final se fían y terminan por perderlas…No estaba dispuesta a dejarme querer de esa manera tan cómoda y grata para él y aburrida para mí…pues…Me sentía como si fuera un mueble más del piso, haciéndome pensar lo peor, ya que era bien parecido, pero muy mujeriego. No se le escapaba ni una cuando las veía pasar, y…No es que fuera celosa, que lo soy, ¿para qué nos vamos a engañar? Pero que delante de mí se quedara con la boca abierta y los ojos saliéndosele de las órbitas haciéndome de menos…No, no y no…Una tiene dignidad y si ya no le atraía…alitas para sus pies…pues…Estoy llena de sentimientos, ilusiones y esperanzas, y cada día que despierto me siento con ganas de amar y ser amada, así que si ya no sientes por mí nada, cada uno en su casa y Dios en la de todas como decía mi santa madre, ¡Ay si levantara la cabeza…! ¡Menuda era…! El caso es que hacía tiempo que lo notaba distraído…como si ya no sintiera deseo por mí, y eso era lo peor que me podía pasar…Una lucecita prendió en mi cabeza haciéndome ver la realidad de su ser, y por eso…Desayuné tranquila y relajada, escenificando en mi mente toda la trayectoria desde que lo conocí hasta ahora, así que nada más verlo me planté frente a él con los brazos en jarras y con voz firme y segura le espeté…¡Oye tú! ¿Quién yo? ¡Sí, sí tú! Se quedó mirándome expectante…Te voy a decir una cosa y no la pienso repetir más, ¿te enteras? Ni se inmutó o así me lo pareció a mí, pero no sé porqué, intuía que sabía de qué iba el tema…pues…Tonto no era y por el tono de mi voz se daba cuenta que algo gordo le iba a decir…Si tú te has creído que voy a estar todo el santo día encerrada en casa esperando tu llamada, estás muy equivocado, ¡pero que muy equivocado! Se quedó impávido, no se lo esperaba, me conocía lo suficientemente como darse cuenta de que estaba ya de vuelta, además…Empecé a quererme más que a nadie, sobre todo a él, y no estaba dispuesta a seguir como hasta ahora, que parecía que le estaba pidiendo limosna, ¡por Dios! Pero, ¿éste que se había creído? Que yo iba a morir de amor por él, ¡venga ya hombre tú y tus niñerías! Que una tiene sus límites y orgullo, y se acabó eso de ir tras de ti como si fuera una pordiosera mendigando una mirada, un beso, unas palabras de amor, ¡que no, que se acabó y de ahora en adelante te vas a enterar tú de quién soy yo! Me di la vuelta con energías y garbo dándole con toda la melena en la cara para que se diera cuenta de que tenía elegancia y valentía, la que nunca tuve por temor a perderlo…pues…Lo amaba más que a mi vida, y tan sólo pensar que me dejara, moría…Es verdad, qué tonta era…no sé porqué temía tanto su abandono cuando era más joven y bonita…Debe ser que por entonces no era dueña de mis sentimientos y me sentía dominada por su querer, ya ves, qué inocente, cuando precisamente la juventud y la lozanía era lo que más dominio da a las personas, sobre todo a las mujeres coquetas y presumidas, pero se ve que cuanto más joven, más temerosa e insegura era, y ahora que tengo una edad bastante madura me siento fuerte y aguerrida, vamos que…Me da igual que me quieras o no, porque lo que verdaderamente necesito es que me ame con pasión y con la libertad del alma…pues…Así es como te quiero yo, con alegría, deseo y pasión, ¿te enteras? Y no que estás jugando conmigo al gato y al ratón, como si estuvieras echándome un pulso de a ver quién aguanta más, ¡madre mía de mi vida…! ¡Qué equivocado estás! No pienso mover ni un ápice por volverte a ver y pienso seguir el ritmo de mi vida como si no te hubiera conocido nunca, porque amores de hombres a mí no me falta, claro que no vayas a pensar que voy como una ladrona buscando por ahí… No, no, para nada…que yo valgo mi peso en oro, y pienso darle gusto al cuerpo, ¿te enteras? Y no me voy a cerrar en banda, ¿sabes? Y aunque te cierre las puertas, voy a abrir todas las ventanas para que se aireen las habitaciones y mi alma…pues…No quisiera yo dejarme abatir por la tristeza y la nostalgia al recordar tus besos y abrazos como si los estuviera guardando como oro en paño, y como dicen las malas lenguas…Caminito de plata para tus pies, que una ya tiene algunas canas y la piel rasgada…pues…Fuiste tan sólo una quimera de ensueño que con sutiles palabras te inventé, y por eso…Buscaré la manera para encontrar la forma que me haga olvidarme de tu ser, y...Le estoy dando luz y aliento a ese hombre que tengo en el pensamiento para que llene de alegría mis ojos, mi alma y mi cuerpo…pues…Dicen las malas lenguas que un clavo saca otro y verdad debe ser cuando finalmente te encontré…

domingo, 9 de junio de 2019

Y POR ESO TE QUIERO.- (MICRORRELATO)



Nací y crecí en una gran familia, donde desde muy niña me separaron de mis hermanas porque vino una tía del pueblo y me llevó con ella, entonces era tan pequeña que cuando desperté al otro día, sentí que se me rompía el corazón de tanta pena que tenía por dentro, pero como no quería que mis tíos me vieran, lloraba a escondidas, ¡un año entero estuve llorando! y cuando volví apenas tenía sentimiento de cariño hacia ellas…Mis padres toda la vida discutiendo por el dichoso dinero...Pasé la adolescencia y la juventud sin estudiar y perdiendo el tiempo, por lo que me casé con el primero que me sacó de casa, ¡qué error más grande cometí! Jamás he sentido amor hacia ese hombre, nunca lo he querido y como él se da cuenta de mi desprecio me maldice y maltrata humillándome cada dos por tres, pero no hace nada para ganarme con buenas palabras o modales finos…Es un bruto y todos los días viene bebido...lo odio a muerte…Estoy llena de rencor y envidia cuando veo a otras parejas tan felices y contentas, me da rabia y coraje, sobre todo cuando ellas los miran a los ojos con esa mirada de mujer enamorada, porque se me ha metido en la cabeza que moriré sin saber lo que es besar y amar a un hombre con verdadero amor…Estoy enfadada con el mundo entero, odio a la gente, y me odio a mí misma por ser como soy…Una pendona de cuidado…pues…Llevo una doble vida liándome con hombres que me atraigan algo, tipos guapos y bien formados, ¡me encanta ver esos cuerpos esbeltos y bellos, me encanta! Me beso y abrazo con ellos perdiendo la compostura y rajándome las vestiduras, exponiendo mi desnudez en cualquier lugar escondido o en un portal donde esté la puerta abierta, y por eso…Cada vez que paso por una iglesia entro a rezar para pedir perdón por todos mis desvaríos…Me arrodillo ante la cruz y murmuro muy bajito…Perdóname Señor mío por todos mis pecados…Hoy me postro ante ti para decirte que no tengo la culpa de haber nacido así, Tú deberías saberlo y hacer algo por mí ya que dicen por ahí que tu poder es infinito y bondadoso, aunque a veces dudo hasta de tu buen hacer y me odio aún más, pero por mucho que trato de no volver a caer en brazos de cualquier tipo, no puedo…Existe una fuerza misteriosa que me empuja a caer en la tentación ya que me gustan mucho los hombres guapos y más jóvenes, no lo puedo evitar, soy tan superficial…Mi marido me maltrata, me habla mal, me grita, además está cada día más feo y viejo, huele mal, ronca por las noches y hace gestos muy mediocres, no lo soporto…Me humilla, me descalifica y me dice que no valgo para nada, no tiene educación, no sé por qué accedí a casarme con él, no lo sé…Nunca tuve el valor de abandonarlo, ¿dónde iba a ir a vivir? No tengo estudios, carezco de dinero y no estoy preparada para vivir bajo un puente…No valgo nada, no sirvo para nada, soy un desecho humano, pero ahora resulta que me he enamorado de un hombre diez años menor que yo, pero como me conservo tan bien le he dicho que tengo uno más que él…No quiero perderlo, lo amo, me trata como una reina y eso es la primera vez que me está pasando…Lo quiero y le he contado toda mi vida con pelos y señales, pero no se fía de mí y a veces se aleja y desparece, ya no sé qué hacer…No te puedes imaginar lo que me gusta sentir la fuerza de tu brazo alrededor de mi cintura, sobre todo notar la transformación de tu cuerpo pegado al mío meciéndose con tu entrecortada respiración, que...Te juro por lo más sagrado que hay en el mundo entero que muero de ardor por ti, y no me importaría quedarme de por vida en los infiernos quemándome con el fuego de tu pasión…No te puedes hacer a una idea lo que me gusta cuando me miras a la cara con los ojos encendidos como brasas, que…Siento tal perturbación en el alma que se me derrite la piel a pedazos antes que me acaricies las espaldas, y por eso…Tengo el corazón dolorido de tanto pensar en ti…Me duele hasta el entrecejo de no poder entender tu comportamiento, ni siquiera sé porqué te alejas de mí…Te busco mirando por todas partes y no comprendo que te escondas por ahí…Quisiera poder explicarte que nunca dejé de amarte aunque estuviera apartada de ti…Me duele el alma entera de no saber nada de tus andanzas, y ahora que estoy dormida, te sueño a mi lado relajada y tranquila sabiendo que nunca me darás por perdida y siempre permaneceré aquí esperando y pendiente de tus gestos y actos para saber que me llevas dentro de ti...pues... Siento tanta alegría cuando estoy contigo que no me importaría morir abrazada a tu cuello como amo y dueño de mis suspiros, que salen de mi pecho como llamaradas de tanto como te deseo, haciéndome resucitar de nuevo hasta llegar al mismísimo cielo aunque vuelva a caer otra vez a los infierno, que bulle y me lanza mordiéndote la boca con la avaricia de mi destierro...Dime que me quieres, dime que no me has olvidado…dime que sólo es un ataque de celos por los días que estuve danzando por otros lugares donde ni me ves ni me tocas, y temes que otra boca bese mis labios…No te enfades conmigo por Dios, no me lances al vacío, no me dejes tirada por el fango, mira que chillaré tanto que oirás mis gritos y acudirás enseguida a buscarme y pedirme otra vez que regrese a tus brazos…pues…Estamos conectados con el roce de los besos eróticos, por las caricias desesperadas, esas que me gustan tanto tenerlas a escondidas, tan ricas y prohibidas que ya sería imposible dar marcha atrás, ¿te enteras? Fíjate, no me equivoco, no tengo solución, me siento como un traje de pierrot, esos que tienen dos colores, más o menos como las monedas de dos caras, la falsa y la verdadera…pues…Soy esclava de mis propias debilidades, amante de lo prohibido, las miserias humanas me dominan y por mucho que te alejes, siempre terminaremos en una sombra infinita de pasión que nos embarga y arruina la razón tratándonos como marionetas traspasando la línea que separa la fantasía de la realidad, y por eso te quiero…


viernes, 7 de junio de 2019

EN EL PAJAR DE MIS SECRETOS.- (MICRORRELATO)



Fue en un pajar donde empezó todo y desde entonces no te he dejado de amar...pues...Te hiciste dueño de mis sentimientos y esclava de tu vida...Yo estaba casada con un hombre al que entregué los mejores años de mi juventud, una juventud que pase de novia a esposa, que entre embarazos y bebés se olvidó de mi cuerpo y mi querer, ¡veinte años de casada como si fuera un mueble! Que desde la lactancia hasta la adolescencia dejó de acariciarme como mujer…y como hembra…Quizás el habernos conocido desde niños hiciera que la convivencia fuera tan rutinaria y me viera como hermana más que como esposa, y lo único que quería al entrar en casa era una buena mesa y que le dejara vivir a su manera, ya que trabajaba desde las primeras horas del alba hasta que anochecía, y cuando llegaba, después de cenar se echaba en el sofá y se liaba a roncar, dejándome todas las noches solita en cama sin sus caricias y con ganas…muchas ganas…pues…Todavía era joven y fogosa, pero…En lo más profundo de mi alma sentía que ya no me deseaba como cuando éramos novios, que durante más de diez años estuvimos saliendo por las calles cogiditos de las manos y antes de dejarme en casa de mis padres, en la oscuridad del portal me amarraba a su abrazo como un muerto de hambre, dejándome el cuello amoratado y meciéndome al ritmo del vaivén de los gemidos, que con tal que se oían pasos en las escaleras nos separábamos enrojecidos y disimulando hasta el próximo ataque...¿Dónde estarán aquellos besos tan hermosos? Se quedaron en los años mozos…pues…No me conformo, que en mi boca los quiero todos, y por eso…Me separé cuando los chicos se independizaron y cada uno por su lado sin mediar terceras personas, pero es que yo ahora…Me he enamorado…He vuelto a renacer de nuevo y aunque tengo cincuenta y siete años, siento que me falta algo, tengo un vacío en el alma que me corroe las entrañas y necesito dar todo éste amor que me desborda, lo malo es que es mucho más joven que yo…Tiene cuarenta y siete años, mide uno noventa y pesa cien kilos, y cada vez que pasa por mi lado siento el vaivén de los deseos alrededor de mis cabellos, hasta me tiemblan las piernas de tanto sentimiento, el mismo que sentía cuando tenía quince años en el portal de la casa de mis padres…pues…Ha rescatado de mis carnes templadas la fogosidad de los años mozos, y por eso me perdí en aquél pajar donde una mañana andando por los campos nos abrazamos como fuego de volcán…pues…Es un camionero que de casualidad conocí en la gasolinera cerca de un bar, y cada vez que me paraba a tomar café sentía sus ojos clavados en mis piernas y en mi ser…Estas ahí, lo sé, siempre estas…siempre…y yo aquí observándote, viendo la mirada triste de tus ojos, escuchando los latidos de tu corazón en mi pecho donde te siento morir de amor…No desesperes, ten paciencia, no llores por la ausencia de mi voz en tu cuello cuando echada sobre tu vientre te susurro te quiero con todas las fuerzas de mi cuerpo…pues…Cada vez que te veo se me estremece el pensamiento y me dan ganas de abrazarte, pero…¿sabes qué te digo? No, no lo sé, ¡dímelo! Que te abrazo con la mente, con la mirada y con los deseos de mis carnes fraguadas…pues…Hay un instinto entre tu cuerpo y el mío que se comunica con el ritmo de los sentidos y te atrapo los deseos con el fuego de mis tientos, que sin hacer un movimiento late entre jadeos y latidos…y…Se me enciende la mirada, se me trastoca la cabeza y se me rompen todos los esquemas de ser una mujer honesta y recatada, pero…Empecé a salir con un hombre diez años mayor que yo que es todo un señor, y aunque no es libre del todo, me hace sentir bien aunque a veces me dan ganas de mandarlo a freír espárragos…pues…Es como el perro del hortelano, que ni come ni deja comer, y esto a mí me está dando qué pensar ya que aunque los dos lo pasamos muy bien todos los fines de semanas, cuando se va, hay veces que se tira más de un mes sin venir y yo aquí guardándole la cara como si fuera su fiel esposa, y eso ya me está cansando un poco y no quisiera enfadarme con él ni dejarlo tirado como un perro…pues…Siempre he hecho los que los demás querían aunque fuera a la contra de mis sentimientos, no sé porqué éste quedar bien con todos, incluso con la familia, que cada vez que me pedían un favor, aunque no pudiera en ese momento, dejaba mis cosas con tal que no me tacharan de egoísta, hasta ahora…Por fin vi la luz y estoy empezando a decir no y para ser sincera, me quedo tan pancha y feliz…Estoy harta de que me manejen y de darle gusto a todos menos a mí, y fue entonces cuando me enamoré de ese hombre…Ese hombre que rescató a la mujer apasionada en el pajar de mis secretos y cuando se va me quedo pensando…¡Ay mi amor! Cuando te pille te voy a arrancar los suspiros del pecho a golpes de besos, y me pienso enlazar con las piernas en tu cintura como sardina a su espeto…