sábado, 24 de agosto de 2019

AUNQUE ME ARRASTREN A LOS INFIERNOS.- (MICRORRELATO)




Estaba una mañana asomada en ésta ventana, donde mil colores se presenta ante mí dándome los buenos días, cuando de pronto recibí un mensaje por privado que me dejó muy intrigada…No sabía qué decir, por lo que lo volví a leer y releer pensando que esas palabras tan correctas y amables no estaban dirigidas a mí si no a otra mujer, y que éste señor se habría equivocado de persona, cosa muy normal que ocurra por estos medios de comunicación. El caso es me rozó el alma, ¡vaya que sí! Que me dejó varios días trastocada…pues…Llevaba varios días dándole vueltas a algo que rondaba por mi cabeza que no me dejaba conciliar el sueño sin saber qué hacer ni por donde tirar…Tengo que romper con todos los hilos que me unen a ti que me están quemando hasta la respiración…Necesito escapar de tus brazos y labios de fuego…No puedo seguir por las huellas de tu candil…mil criaturas incandescentes me arrastran y doblegan con los recuerdos de tu fusil, y yo que soy mujer ardiente con sangre y veneno latente…me lanzo deprisa y corriendo por montes y senderos para entregarme a tu cuerpo, y por eso…Quiero desaparecer de tu vista, volver a caminar por callejuelas y grandes avenidas, seguir escribiendo relatos y cuentos hasta que desaparezcas de mis recuerdos...pues…Ese mensaje que me envió ese caballero ha rescatado a la mujer que se perdió entre abrazos y besos traicioneros, y…¡Se acabó! Se tiene que acabar esta aventura de pasión donde no hay sentimientos de cariño ni amor, tan sólo nos guía la pasión…Era una quimera donde lo único que prevalecía era la llama de lo que dura una vela, dos besos en la boca y adiós…Así que ni corta ni perezosa, le contesté rápidamente el porqué de esas palabras refiriéndose a las historias que cuelgo en la red, siendo tan sólo una ama de casa monda y lironda, a la que le gusta jugar con las letras escribiendo para la gente sencilla y cercana, incluso a veces, publico pequeños textos atrevidos y descarados, ya que escribir sobre pasiones y aventuras eróticas es lo que más me llena, sobre todo exponerlas en éste medio de comunicación donde se dan cita toda clase de gente, y eso de contar aventuras y desventuras de hombres y mujeres me encanta, sobre todo si se aman con la libertad de los jadeos y gemidos…pues…Siento el alma de otras mujeres que jamás conocieron el amor, el sexo compartido y cada vez que salgo a caminar, los suspiros de su garganta se me atraviesan en el pecho y me aclaman amores secretos para sus vidas y para su lecho…Otras veces me convierto en la celestina de alguna señorita que cansada está de su soltería y la llevo conmigo en mis versos y mis poesías…pues…Me gusta contar historias de amores y desamores…Claro que por otra parte, quizás se me vaya la pinza, como se suele decir en el argot actual, y me paso siete pueblos…¡Ay si mi madre levantara la cabeza…! Era tan fina y recatada ella, tan educada y correcta en sus actos y maneras, y yo, mírame, aquí estoy dándole que le pego a las teclas, todas ardiendo y echando chispas como si fuera una dragona, y es que…A veces me cruzo con unos señores, todo acicalado y bien plantado que te echan una miradita llena de picardía…están como pidiendo guerra a solas y a escondidas...y lo ves un día y otro también…después te lo vuelves a encontrar rondando por los lugares que tú vas...y una que está algo desaprovechada y todavía activa…ataja por esos caminos solitarios y sin rumbo...le da un buen pico, y aquí no ha pasado nada, ¡natural como la vida misma! Tan sólo es un escarceo con ansia y deseo que hacen suspirar a mis letras y a usted, ¡madre mía de mi vida! Ni siquiera, cuando era una adolescente se me hubiera ocurrido decir tales palabras, incluso si veía a algún chico todo cachas y guapísimo de la muerte, lo miraba, ¡vamos que evitaba el cruce de ojos! Y ahora, siendo tan mayorcita, ¡jolines! Reconozco que se me ha soltado la lengua con una osadía que mejor me callo, porque…Más de una vez me tildaron de mujer libertina y arbitraria, incluso en cierta ocasión, una señora me dijo que no tenía ni pizquita de vergüenza, y que era muy mayor para tales historias y que parecía que estaba deseosa y necesitada, ¡me cachis en la mar! Me sentó fatal, sobre todo porque da la sensación de que los asuntos sexuales son privilegios de jóvenes y adolescentes, así que cuando éste hombre, un completo desconocido para mí, me envió ese mensaje por privado me quedé bastante tocada, a lo cual le pregunté si no veía mis frases algo subidas de tono y si me consideraba una poetisa poco respetuosa con los versos que colgaba en la red…Francamente cuando recibí su contestación me quedé alucinada…¿Acaso puedes escribir algo que no sea respetuoso y exquisito? Eres una mujer toda feminidad y sensualidad, física y mentalmente, y así como tu cuerpo y tus curvas, junto con tu dulce sonrisa, delatan que escondes los más dulces rincones, y evocan el deseo descubrirlos y recorrerlos, con tanto mimo como desmedida pasión, de igual manera tu mente, llena de pasiones y deseos ocultos, como Platón en el Mito de la Caverna, solo muestra, a través de tus relatos, de forma tenue y delicada reflejos que no son más que una ínfima parte de esos ocultos y lascivos deseos que tan espectacular mujer esconde. Ojalá fuera el hombre que llena tu mente y despierta tus sentidos al extremo, ojalá rompieras los muros de protección y te dejaras seducir y mimar... ¡Privilegiado será el hombre al que abras esos diques! Vaya, pensé para mí, no esperaba tan esplendida contestación…Era como un dardo justo en medio del pecho y por eso…He decidido seguir escribiendo con la libertad de los sentimientos y romper con todos los abismos de hielo…aunque me arrastren a los infiernos…

martes, 20 de agosto de 2019

POR LAS MAREAS DE LA ANSIEDAD.- (MICRORRELATO)









Hay un hombre por ahí que me está haciendo tilín…Tilín, qué palabra más bonita y en desuso…pues…Últimamente ya no se estila escribirla, ni leerla, ni siquiera se escucha por ahí, es como si el decirla una quedara algo desfasada en el lenguaje actual…puede ser, pero me pregunto, ¿se siente? No lo sé, pero a mí me encanta por su contenido y por la esencia en la palabra en sí, sobre todo, por lo que representa, y eso fue lo que me transmitieron sus mensajes a media voz, que cada vez que se conectaba conmigo, sentía ese tilín ronroneando en todo mi ser, y eso…Me gusta, me atrae, me hace sentir mujer con todo el esplendor de la juventud, que aunque hace mucho tiempo que dejé de ser joven, ese hombre que aparece y desaparece en éstas redes sociales, me la trae de nuevo a mi cuerpo y a mi corazón, porque…Tiene un no sé qué que me llena de emoción, pero lo que más me apasiona de él, es su enorme timidez, aunque…Paso a pasito se está dejando ver a través de ella con toda la esencia de su pasión…Empezó a desnudarse delante de mí con tal desparpajo que me hizo creer que éramos amantes mucho antes de conocernos…pues…Tenía tal libertad de movimientos en los gestos y maneras que parecía haber vivido ésta escena en otro lugar…o época…no sé, pero yo…Sólo le miraba a él…sus fuertes brazos, su ancha espalda y el sabor de su mirada...¡Qué guapo es…! Pensé para mí al mismo tiempo que me quitaba el vestido…Empezó a abrazarme como un desesperado, casi me ahoga, arrimándome a su cuerpo de tal manera que no podía ni respirar de la fuerza de sus manos, parecía que me estaba atenazando…me tumbé en la cama con la alegría del embrujo que emanaba de su torso, todo entero para mí…¡qué hermosura de hombre! Me encantaba observarlo, sobre todo cuando se sentó en el borde de la cama y me besó como si fuera la primera vez y última vez…¡qué ansiedad por Dios! Apenas podía pronunciar palabras, pero de su garganta salía mi nombre a media voz, susurrando calentito y ardor…¡cuánta pasión! Mordisqueándome las orejas con la dulzura de un adolescente siendo blancas sus sienes…¡me estaba derritiendo con tanta fogosidad! Elevándome a un paraíso edénico…Era una aventura escandalosamente arriesgada, donde a veces creía caerme por los acantilados de su cuerpo, y otras reposaba en las llanuras de su pecho amplio y hermoso sin dejar de mirarme a los ojos…Era un verdadero placer oírle tan cerquita y bajito, justo entre mis cabellos, que rebeldes y despeinados, revoloteaban alrededor de mi cuello como pompas de jabón cosquilleándome las entrañas…¡madre mía de mi vida lo que sabe éste hombre! Me estaba volviendo loca…Se arrodilló ante mí y empezó a besarme las piernas con una ternura que jamás había experimentado antes, terminando con los pies, primero uno y luego el otro…Quería demostrarme cuanto me amaba, que supiera que estaba conmigo, los dos desnudos de cuerpo y de sentimientos...No sabía qué pensar, pero…Lo amé…lo amé hasta que me harté, al mismo tiempo que galopaba sobre su vientre como potra salvaje, y alzando los brazos al cielo grité al viento...¡Dios mío, cuánto me gusta! Y él sabiéndose amado, cerró sus ojos y se quedó quieto a la merced de mis movimientos y a la euforia de mis gritos…Al otro día desapareció de mi vista, y partir de entonces…A la deriva de sus emociones estoy como barquita perdida en alta mar, esperando que vuelvas a mis brazos para poderte acariciar...Ven pronto a mi lado, vuelve mi amor, mira que te estoy esperando...Mira que hay muchos piratas navegando por aquí, y hay uno muy fino por ahí que no para de decir que quisiera echarme la red para que lo quiera como a ti…que le encantaría conocerme…que le fascina mi forma de ser como hembra y como mujer…Que se siente muy atraído por mis poemas atrevidos y quisiera saborear mis versos…y mi piel…¡Menudo tío éste que me escribe en privado y en calentito! Y yo que estoy loquita por ti, he lanzado la caña de pescar para saber si eres tú o es él…pues…Tengo la sensación de que se está haciendo pasar por ti para poderme embaucar, pero lo que no sabe es que fui yo la que lancé el anzuelo una mañana para poderlo desenmascarar, y por eso me pregunto… ¿No será que por aquí hay muchos más piratas navegando que por el fondo del mar? ¿Es joven y apuesto? Sí, sí…es uno de esos que no para de enviar fotos con pose de orangután…¡El mismo! Es un tiburón blanco de armas tomar... Quizás escribe ardiente y apasionado como pidiendo leña para calentar la chimenea… ¡También! Ese es un pulpo con tentáculos que llegan a mares y océanos, pero…El que a mí me sedujo con su timidez a flor de piel es un caimán que lo mismo sale por tierra que por mar, y por eso…Una mañana cualquiera monté en mi barca y lo invité a navegar por las mareas de la ansiedad…


 

jueves, 15 de agosto de 2019

CON SUS GRITOS Y LOS MÍOS.- (MICRORRELATO)


Dicen las malas lenguas que cuando se cree en un ente imaginario y lo llamas, aparece al momento, y por eso…Te encontré en el camino de la vida, cuando un frío amanecer, grité al aire todas mis quejas, lamentándome de mi mala suerte pensando que jamás conocería el amor de amante apasionado, y estando rondando por mi cabeza tanta amargura lo conocí…Nunca pude imaginar cuando te vi por primera vez que me iba a enamorar de ti…pues…Ni me gustabas, ni eras mi tipo y además es que me parecías de lo más simple y corriente señor de cierta edad, algo metido en carnes y con las sienes plateadas hasta que…Una mañana de invierno me echaste una mirada de arriba abajo que me atravesó el alma y me dejó medio hechizada, y todavía no sé por qué ni le he encontrado explicación, el caso es que a partir de entonces…No paro de pensar en ti a todas horas, y no hay momento que no estés metido en mis pensamientos como si quisieras hacerte dueño de ellos, de tal manera que estoy empezando a dudar de mi propia personalidad, llegándome a plantear si en esa mirada que me echaste aquella mañana, no lanzaste al aire una pócima salvaje para hacer de mí la fiera que comenzó a seguirte como si fueras mi rey, y yo fiel esclava de tus pasos…pues…Cada vez que te pienso, apareces sonriendo, y por eso…Una mañana antes del alba salí de estampida para no cruzarme contigo ni en la entrada ni salida de calles y avenidas, y ahora que me encuentro sola vagando en un mundo lleno de gente, me vienes a la mente y se me llenan los ojos de lágrimas de la ausencia de tus pasos, de tu mirada ardiente y los susurros de tus lamentos…que son los míos…Sé que me estás echando de menos, que me buscas como agua a fuego, y yo que te siento en mis adentros, escucho tus suspiros a través del viento...Te amo, te necesito y te deseo…Lo mismo que yo a ti mi amor, que nada más verte se me altera el corazón y se me arrebolan las carnes de la candela de tu ardor, y…Sorprendida me pregunto el porqué de ésta extraña sensación que, sin conocerte, ni haber hablado nunca contigo me tiene el alma en vilo como si fueras algo mío y yo tuya…Como si fuéramos pareja, como si nos perteneciéramos…ya no puedo estar con otro hombre…pues…A más de uno besé y entregué mi cuerpo, y sabiendo de antemano que sería tan sólo pasar un buen rato, con tal que se acababa la faena, me sentía vacía y hueca, y cuando me encontraba sola, la amargura se adueñaba de mi persona…me dolía el alma a morir, y por eso creo que me he enamorado de ti…¿De verdad? Sí, sí, de verdad…No sé qué pensar…te veo tan fresca y natural que dudo mucho que te puedas interesar por mí…Me dijeron sus palabras al pasar, o así lo quise creer…Te lo digo de corazón, me gustas cada día más y no paro de pensar en ti…Se quedó observándome con la mirada perdida y errante...Era como si quisiera traspasarme, adivinar los verdaderos sentimientos que anidaban en mis cabellos…Le sostuve la mirada sin pestañear al mismo tiempo que le decía…Estoy empezando a desearte de forma irreal, es como si ya te hubiera conocido en otra vida, no sé…me pareces tan cercano, ¿sabes qué te digo? No, ¿qué? No sé si debo, me da un poquillo de vergüenza…podrías pensar que soy una mujer fácil, de esas busconas que se van con cualquier tío que se encuentra en su camino, y la verdad es que no soy así, lo que ocurre es a veces cometo errores, deben ser cosas de la edad, ya se sabe, una está siempre tan sola vagando de un lugar a otro, que de vez en cuando me pierdo, y luego me arrepiento, pero estoy segura que contigo no…No entiendo qué me está pasando…Estaba alucinando conmigo misma, ¡prácticamente le estaba contando mi vida! Era como si lo conociera…¿Qué tenía éste hombre para atraerme de esta manera tan sugestiva y demoledora? Estaba atónita, sobre todo cuando de repente me contestó de manera exigente…¡Dímelo, dímelo, quiero saberlo todo de ti! ¡Vaya! Pensé para mí…No esperaba que pusiera tanto énfasis en sus palabras…Debe ser que seamos una misma persona a la vez…pues…Eso de estar al mismo tiempo los dos como si estuviéramos coordinados, ¡qué raro me parece todo esto! Serán cosas del destino, o de esos duendecillos traviesos que me persiguen desde niña…Quizás le di vida al creer tanto en ellos…No sé si creerte, me dijo…Te veo siempre tan contenta andando por ahí…es como si estuvieras enamorada de alguien…De ti, estoy enamorada de ti, le contesté…Y si me ves feliz y contenta es porque cuando te vi de frente y me tiraste un beso, el corazón me dio un vuelco y me dieron ganas de gritar al cielo, ¡Dios mío cuánto lo quiero! Y por eso…Canto y bailo por toda la casa con la ilusión de encontrarme de nuevo contigo, y corro por la calle…Aligera, aligera los pasos que te estoy esperando…¡Vuela, vuela mi vida que necesito besar tus labios para saciar ésta sed que me desespera! Lo oigo, lo escucho en los latidos de mi corazón que sigue el compás de los reclamos de sus sentidos…Es él, el hombre de mi vida, el que da alegría a mis noches y a mis días, ese que no deja de mecerme en sus brazos cuando me tiene cerca, cuando me encuentra, cuando me dice…Me tienes loquito, loquito…¿Qué es lo que tiene ese hombre que me gusta y me atrae y me tiene los sesos absorbidos? Es su semblante serio, sus ojos negros como carbones incandescentes, o pueden ser…Sus manos templadas y serenas que se pierden entre los jadeos de la desnudez de mi cuerpo…Sus caricias hábiles que van arrasando cada tramo de mis sentidos hasta que haya lo que el destino pone en su camino, que…Sigilosamente le muestran los jadeos de mis suspiros, hasta que juntos llegamos a la cumbre del volcán donde ruge la marabunta de las pasiones compartidas, con sus gritos y los míos…