miércoles, 15 de agosto de 2018

EN LA LEJANÍA DE LA VOZ.- (MICRORRELATO)


Tenía que salir corriendo en su busca…pues…Lo sentía llorar a solas en silencio, sin lágrimas… A veces me parecía oír su voz y se me aceleraba el corazón con unos latidos que creía morir…Está apenado, meditabundo, apático…sin ánimo para hacer nada… no puede más, la cabeza le va a estallar… Apenas le queda aliento para seguir sufriendo esa inquietud que le embarga por dentro…tiene los brazos ardiendo…me necesita… Lo veo en sus ojos, en su caminar cabizbajo… Va con los puños apretados como queriéndome atrapar…Me atrapa los suspiros, los recuerdos, los besos…esos besos que están reclamando la urgencia de tu boca…necesita rozar mis labios ya…Me estaba llamando a voces…Oigo sus gritos expandirse por mis sienes…El eco retumba dentro de mi cuerpo con la fuerza de sus sentimientos… Siento sus pasos en mis zapatos…Camina lento, callado y en silencio…Y tú ahí, siempre esperando…pues…La paciencia era tu arma secreta, pero ya no, se agotaron todas las horas en espera, lo sé, ¡vaya que lo sé! Te veo a través de las corazonadas que me hablan de ti… Dicen que estás enojado con la vida, con la sociedad, contigo mismo y que no sabes qué hacer… Lo sé mi amor, tendrás que armarte de paciencia…pues…Lo mismo que tú estoy yo…Un duelo de frases ardientes fluyen por los pasadizos secretos de las corrientes aéreas… Son los sentimientos que traspasan fronteras, y los demonios del cuerpo se debaten en los silencios de sus lágrimas secas y tristes…No, no estés triste mi amor...no sufras por mí, por Dios, que aunque me veas disfrutando libre y sin ti, tu siempre estás en mi corazón…pues…Me siento morir...me haces falta, ¿te enteras? No sabes cuánta…Tengo la garganta seca, la mirada perdida en el cielo…Te busco por todas partes, en cada rincón del camino…en las paredes, esas que me hablan de ti y me cuentan de tus idas y venidas…Me duele el corazón que late sin compasión…Me vuelve a llamar…Sí, sí, me llama…voy en su busca…Tengo que verlo, decirle que me espere, que lo quiero, que tenga paciencia y que lo pienso. Que no lo olvido ni un segundo de mi vida… Salí rauda y veloz…el corazón se me va a salir del pecho, ¡Señor, Señor…! Me arrebata los sentidos…no puede ser malo éste sentimiento mío que me altera la mente y me rompe los gemidos…Mi cabeza desatina con dudas entrampadas en preguntas sin respuestas…Una maraña de frases tormentosas empañan mis cejas que levantan sospechas…Ya no sé cómo amarlo sin perder las formas y las maneras…Tengo el ceño fruncido…pienso hacer oídos sordos a cualquier quejido que me salga de las entrañas… ¡Vete mala saña de mi camino y déjame estar en su destino! Que quiero sentir sus brazos alrededor de mi cuerpo, que me arrime al suyo y me diga al oído…Eres la única mujer que me arranca los suspiros del pensamiento… Me como las calles con pasos veloces…Es mi amante, mi hombre, el único hombre de mi vida…mi tesoro, mi aire, mi alma, mi corazón…mis errores y mis pecados…pero aparte de eso…Es el dueño de mi sexo, mis sentires, mis placeres, mis risas y sin él…mi muerte… Mírame a los ojos, dime que me quieres, abrázame fuerte, bésame despacio y acércate más...y ya verás cómo sientes las caricias de mi cuerpo que vienen y van… Y en lo más profundo de mi ser escucho sus frases ardientes que me queman los sentidos, cuando en la lejanía de la voz las palabras zozobran en mi interior…Necesito oírte reír de nuevo cuando te arrimo a mi cuerpo…pues…Sin tus risas soy la agonía de mis noches y las horas del día pasan como si fueran puñales clavados en mi pecho…me arden los labios sin las caricias de tu boca en la mía…vuelve pronto amor mío, que me está matando la ausencia de tus besos…



domingo, 12 de agosto de 2018

LA MALDICIÓN DE LOS HOMBRES.- (MICRORRELATO)


¡Qué sensación tan agradable siento en el cuerpo con el recuerdo de tus besos...cuando te pienso…! Me sentía eufórica, loca de entusiasmo pensando que ese día vendría a por mí, que estaría buscándome por calles y avenidas como un joven enamorado en su primera cita… Iba caminando dando pequeños saltos de alegría, nerviosita perdida, sonriendo para mis adentros…No podía resistirme a la emoción de verme de nuevo en sus brazos…lo necesitaba tanto…Era como una adolescente atrapada en un cuerpo de mujer de edad respetable, esas que dicen por ahí de edad madura…pues…Hacía tiempo que ya había traspasado los cincuenta y pico…pico largo de cigüeña…Aún no me había hecho a la idea que era una abuela…quizás nunca maduré…Llevaba más de dos meses sin verlo, sin amarlo…sin tenerlo en mis brazos…sin sentir sus besos en mis labios…mis amados besos…esos que saben a uvas con queso…Otras veces me abrumaban los malos pensamientos y la depresión se hacía eco alrededor de mi alma y la tristeza me oprimía el pecho…Pensaba que con el tiempo sin verme, el amor se iría al olvido y que tarde o temprano sucumbiría a los brazos de otra mujer…es tan ardiente y fogoso…necesita constantemente sentirse amado y amar a la vez…como yo…Somos dos espíritus libres que se niegan a seguir el ritmo natural del tiempo en la edad terrenal…Ya no nos pegaba éstos sentimientos tan apasionantes…iba a la contra de la naturaleza…pues…Últimamente sufría unos sobresaltos dignos de mocita en época estudiantil, y unos altibajos impresionantes. Lo mismo me exaltaba como me derrumbaba…y por eso…Estoy de nuevo deshojando la margarita del amor…Sí, no, sí…Me quiere, lo sé…me quiere y me desea de una manera carnal…Es un veneno letal que traspasa los límites del alma…pero…Es orgulloso, no quiere dar su brazo a torcer, quiere demostrar que puede vivir sin mí, que pasa, que está por encima de cualquier sentimiento que le desequilibre el estado emocional…lo conozco tan bien…En el fondo es un niño, un loco del amor salvaje y expuesto como yo…Sí, sí, como yo que soy la fiera de sus batallas y peleas…No pienso ceder jamás a las leyes del quién puede más…pues…Somos tal para cual, me quiere y lo quiero yo…lo amo, lo deseo, es mi pasión…un loco enamorado de mis gemidos…Le gusta oírme suspirar de placer, le encanta, lo sé, pero también le gusta darme celos, me quiere atrapar los sentimientos y esclavizarme a su ego…y por eso…Sale presumiendo por ahí como si fuera indomable…Ahora le ha dado por dejarse el pelo largo y cogérselo en una coleta baja, pero ¡si está medio calvo! Tiene tres pelos en la frente, además canoso, y para colmo se ha puesto un aro en una oreja, ¡madre mía cómo esta de loco…! Hasta que me harte…el día menos pensado lo voy a coger por mi cuenta y se va a enterar de quién soy yo…pues…Esto de ir por la calle todo vanidoso atrayendo las miradas de las mujeres le encanta, sobre todo si estoy delante observándolo, pero me hago la loca y lo miro de refilón y veo cómo se pavonea como un gallo en el corral de gallinas, ¡qué rabia me da! Míralo, ahí viene, me gusta como para perder la cabeza, pero se va a quedar con las ganas…Está como para darle un buen revolcón y ponerle la boca a cuarta de besos…¡Señor, Señor…cada día estoy más descarada…! Soy una deslenguada…no tengo vergüenza… ¡Ay si mi madre levantara la cabeza…! Con lo remisa y educada que era…Perdóname mamá, es que estoy enamorada, ¿sabes? No me escucha, claro está en el cielo y en ese lugar jamás se pierden las formas…No me lo pensé ni un instante y lo paré en medio la calle, que mira por donde estaba llenita de gente, ¡a la porra la gente! ¡Oye tú! Te voy a decir una cosa y escúchala bien porque jamás te la volveré a repetir, ¿te enteras? Se quedó mirándome a los ojos…retándome… Mi vida sin ti no tiene sentido, lo sé, ¡vaya que lo sé! pero jamás te rogare que vuelvas a mi lado, eso lo tendrás que decidir tú... mientras tanto seguiré el camino sola hasta que te decidas seguir adelante o conmigo…y siguió adelante...Me quedé observándolo mientras se alejaba…no pude contenerme y le grité… ¡Oye tú! ¿Quién yo? Sí, sí tú... ¿Tú te crees que puedes pasear por ahí con un pendiente en la oreja, el cigarrillo de medio lado y pisando fuerte...? Eres la perdición de las mujeres... ¡Yo...! Sí, sí, tú, que vas con la camisa desabrochada mostrando pectorales y los vaqueros ceñidos y ajustados marcando donetes... y... ¿sabes qué te digo? Se quedó expectante, esperando a ver por dónde salía... Lo miré con la osadía en la frente y le plante en la cara... El día menos pensado te voy a arrastrar hasta un callejón, te voy a estampar contra la pared y te voy a bajar la cremallera del pantalón…y te vas a enterar tú bien quién soy yo, porque si tú eres la perdición de las mujeres… yo seré la maldición de los hombres...

miércoles, 8 de agosto de 2018

HASTA QUE SE AHOGARON LOS SUSPIROS.- (MICRORRELATO)



Te vi, ¡vaya que te vi! Lo mismo que tú a mí, que enseguida te diste la vuelta para besarme la boca tras la puerta...Dos veces, dos veces pasaste frente a mí para que no se me olvidara quererte...pues…Sabes que nunca te olvidaré, ¿verdad? lo sabes muy bien y eso es lo que más rabia me da, que lo sepas y vivas tu vida de libertinaje con la seguridad de que nunca te seré infiel por la fuerza del querer, pero... ¿Sabes que te digo? ¿Qué, qué...? ¡Hala, ya le salió el temperamento hostil! Que una tiene carácter y personalidad, y el día menos pensado se me van a cruzar los demonios y te vas a enterar tú bien de lo que vale ésta mujer…aunque…Dicen las malas lenguas que la piel tiene memoria, porque tengo el cuerpo llenito de las marcas de tus manos y tus besos...debe ser que me tienes prendida en tus labios y por eso no te vas de mi pensamiento…me revolví al momento… ¡Oye tú! ¿Quién yo? Si, si, tú... ¿Qué haces aquí? Te dije que necesitaba mi espacio, que me ahogabas y que quería saber cómo sería mi vida sin ti, ¿te enteras? Así que vete y déjame tranquila de una vez por favor...Míralo, no se mueve, está quieto, no para de observarme, es como si quisiera espiarme...Siento su mirada atravesarme los sentimientos y arrancármelos a besos desde lejos...y por eso...Queriéndote olvidar como quisiera, me perdí entre calles y callejuelas cuando te vi caminando hacia mí, y sin darme cuenta le plante cara y le pregunté... ¿A qué has venido? Seguro y poseído de sí mismo me dijo...A decirte que jamás podrás olvidarme...Tenía que buscar la manera de acabar con todo y por eso me alejé...pues…Cada vez que pienso en ti se me llena el cuerpo de deseo y se me rompen los sentidos como si fueran chispas de fuego…Nuestra relación nunca llegaría a más, era un imposible...Y estando en esas tesituras lo veo llegar deprisa hacia mí con los ojos encendidos...No te vayas por favor, no te vayas...quédate...Dime por qué tengo que seguir contigo...le pregunté...Porque te quiero...no me dejes...te quiero...me dijo tartamudeando...Me acerque con los brazos en jarras y alzándome la falda le grité furiosa...¡Tú lo que quieres es pasar por el triángulo de las bermudas! Se le salieron los ojos de las órbitas...Me cogió del brazo y me arrastró hasta un paredón y me susurró con sarcasmo...Ven conmigo y te presentaré al señor pirulí pirulero...No sé cómo lo hacía pero me reí hasta más no poder y juntos galopamos hasta el pirineo aragonés...Me odiaba y lo odié, y no sé por qué siempre caía en su red...será porque...Llevo tantos días sin pensar en ti que ya no sé si es amor verdadero lo que siento o simplemente eres un capricho pasajero...pero...Cuando cierro los ojos y me vienes al recuerdo...te juro por mi vida que se me desbocan los sentidos y me dan ganas de salir a tu encuentro y decirte al oído...Te deseo como serpiente a veneno...¡Oye tú! Ven rápido a mis brazos, necesito verte, saber de ti...me siento triste, desganada...vacía...Mi cuerpo echa de menos tus caricias, esas que tú y yo sabemos...esas que recorren cada tramo de mi piel con la ansiedad de tus besos...mira que...Tengo el pecho llenito de gemidos que me oprimen el cuello, quieren suspirar en tu garganta para ahogarse con tus besos...si no vienes rápido me los robará el viento y otros labios se fundirán con ellos...alerta amigo que la fuga del estraperlo está al acecho... Paró en seco y abrió la puerta del coche...lo miré a los ojos y sin titubear me senté junto a él...¿Dónde te llevo? preguntó...Al fin del mundo...le dije...Enmudeció, no se esperaba una contestación tan contundente, por lo que se giró hacia mí...no sé dónde es...Le rodee el cuello con mis brazos y le dije al oído...Ese lugar está en tu boca y la mía cuando se pierden entre besos locos de pasión…y…Estoy dándole vida y aliento a pasar toda una noche loca contigo…Dos almas gemelas...dos almas errantes que se buscan y encuentran a la deriva de sus emociones...dos almas fugitivas y caprichosas, esclavas de sus sentimientos y deseos carnales...así somos tú y yo, dos almas perdidas entre emboscadas de pasión viviendo en una burbuja de jabón…Fuiste una quimera entre los enredos de mis sentimientos, y por eso me perdí por calles y callejuelas…quería alejarme lo más posible de ti…Seguí caminando, recordando todos nuestros encuentros, nuestros abrazos tan efusivos y apasionados…siempre llenos de risas…mi corazón palpitaba de emoción… Me giré al mismo tiempo que él...apenas podía dar un paso cuando se acercó, me cogió del brazo y me llevó hacia un callejón donde me apoyé sobre la pared...me enlazó por la cintura con una mano y con la otra me agarró la garganta como si quisiera apretarla...se quedó callado y sin decir nada me miró a los ojos con la intensidad de la mirada...era una mirada tan triste y profunda que me desnudaba el alma...y sin pensarlo me entregué a su abrazo hasta que se ahogaron los suspiros...y los quebrantos...

jueves, 12 de julio de 2018

SIN PRISAS Y SIN PEAJE.- (MICRORRELATO)


Tengo un amigo con derecho a roce que nada más verme, me amarra a su abrazo y hacemos el amor a todo trapo…Ni siquiera respeta que nos pillen cualquiera…pues…Es tanto lo que me desea que le importa un pito lo que le digo al oído…Date prisa mi vida, que alguien se acerca y alterada no puedo seguir el ritmo de tus prisa y emergencias…Y a la chita y callando remata faena con la sonrisa puesta y el silencio de mis jadeos…y de mis caderas…y en menos que canta un gallo salimos de ese antro corriendo como dos niños traviesos…Feliz y contenta, fuera del alcance de miradas ajenas voy caminito de mi casa como una verdadera jabata de tener una vez más ésta batalla ganada…pues…Quieras o no quieras, seré siempre la mujer de tus entretelas, la única y verdadera que lidia contigo la cosa nostra como una vampiresa, que aún siendo tan sólo tu amiguita de turno, entre tú y yo sabemos que en cuestiones de sexo no hay quien te coma la boca con más descaro y desvergüenza que ésta loca que te descoloca la mente, el alma y la vida entera cuando me acerco a tu vera…Te rozo los labios, te miro a los ojos y te bajo la cremallera…te rindes a mis brazos con furia y sin recato…pues…Cupido lanzó la flecha justo cuando cruzaba la carretera, donde tú y yo nos quedamos unidos con la mezcla de la sangre que corría por las venas, y desde entonces no eres dueño de tu sino…ni yo del mío…Y por eso me encuentro pensando… ¿Qué clase de pócima tenía esa flecha que me tiene envenenada la sangre y seré de por vida su amante? Y aunque en cada encuentro nuestros besos son cada vez más ardientes, salvajes y frescos, a veces las dudas empañan mis cejas…pues… Ayer pasó por mi lado y se hizo el despistado, como si no me hubiera visto y yo que soy tan atrevida le seguí el rastro, lo llamé por su nombre y le pregunté… ¿Porqué no me has saludado? Y él, muy poseído de sí mismo…No te he visto… ¡Será descarado! Tan sólo me busca cuando se le caliente el tarro…y lo de ahí abajo…Me tiene de los nervios…ganitas tengo de cogerlo a solas para decirle todo lo que piensa ésta cabeza que, para mí está más que hueca…Quizás me equivoqué cuando te besé y por eso…Me perdí…Perdí mi identidad, ni siquiera sé quién soy, no me reconozco en esa mujer que un día fui…Siempre esperando algo más que no fueras un simple amigo con derecho a roce…Me cansé de rogarte y suplicarte como si mi vida dependiera de ti… Me tragué el orgullo buscándote por todas partes y por eso jugaste con mis sentimientos…Era tanto lo que te amaba que olvidé mis raíces y la educación que había recibido, ¿te enteras?  Y aunque en mi época se decía que una mujer nunca debía de ir tras un hombre, hacía caso omiso saltándome todas las reglas de honestidad, y por eso te aprovechaste de mi debilidad, sin darle nunca importancia al amor que te prodigaba, pero… ¿sabes qué te digo? ¿Qué, qué? Que…ya no lucharé más por ti…Me rindo, tiro la tolla, de ahora en adelante haré como la que nunca he tenido nada contigo. ¡Fuera de mi vista! No sé quién eres…No daba crédito a mis palabras, claro, como al final, siempre cedía, ¡siempre, siempre! ¡Maldita debilidad que me rinde y me impera a hacer lo que él quería a la hora, momento y cuando le salía de sus estamentos! Apenas hablaba…Lo estaba haciendo otra vez, lo conozco… Sabía que estaba actuando o quizás era su forma de convencerme para que lo dejara entrar en mi alma…pues…Tenía ese don imperativo…Los labios en un rictus prieto gritaban en silencio…Sus ojos gachos para no enfrentarse a la mujer valiente y brava…Sus manos unidas a medias como rezando una plegaria para que le diera otra oportunidad…Toda la vida dándole oportunidades que nunca aprovechó…No, no podía rendirme, tenía el alma quebrada de tantas roturas y baches…Estaba auto convenciéndome de que esta historia había llegado a su final definitivo… Estoy cansada de agachar la cabeza, arrastrarme a tu vera y seguir los apaños de tus razonamientos oscuros, turbios, sin lógica…Y por eso me encuentro aquí, en el templo de Dios donde me encuentro con mis soledades… Señor mío, me postro ante ti pidiéndote perdón por todas las miserias que me esclavizan y sonrojan….tengo el cuerpo podrido de sexo y lujuria…Abierta a tu mirada me descarno y te cuento mi pasado…Me casé con un hombre que nada más casarse se acomodó al sillón olvidándose de la pasión…Apenas salíamos a pasear juntos como antes, todo el santo día viendo la tele, fumando y bebiendo…Entonces lo conocí…Se cruzó en mi camino con un chiflido que me transportó a la juventud, donde los muchachos silbaban a las chicas guapas al verlas pasar por la calle…Mi corazón dio un vuelco y sacó del interior a la mujer que se había quedado rezagada, haciéndome renacer de nuevo a las pasiones ocultas que volaron como si hubieran sido rescatadas de una jaula…Una jaula de hierro oxidada y ése hombre con su silbato impregnó de amor todos los sentidos de mi vida transformándome en una mujer desinhibida y llena de pasión, llegando a atravesar todas las barreras que separaban sentimientos con lujuria y sexo, que allá donde lo oía corría como una desesperada, ansiosa por dar rienda suelta a tener sexo salvaje…pues…Lo amo de una manera infernal y aunque muchas veces he querido parar, no puedo, me lo impiden los sentimientos que me embargan, y por eso se aprovecha…Salí del templo fortalecida…Era como si hubiera nacido de nuevo…Nada podía detenerme, estaba convencida de que nunca volvería a ceder a sus pretensiones…Me encaminé tranquila y relajada donde las piernas quisieran llevarme…De repente lo veo sentado en un banco del jardín, ese jardín donde tantas veces nos habíamos amado…Estaba triste, cabizbajo…Las manos juntas…Las sentía vacías, como las mías…No podía soportar la amargura que me transmitían sus sentimientos que lloraban mi ausencia…Las últimas palabras que le dije le latían en las sienes al ritmo del dolor…Me dirigí hacía él y sin decir nada me senté en sus rodillas dándole la espalda…No quería mirar sus lágrimas…Me abrazó por la cintura y empezó a rodearme el cuello con sus besos…Cerré los ojos sabiendo que sería un viaje al infinito sin equipaje…Una nueva aventura se estaba avecinando cuando sentí el silbato del tren atravesar el túnel…Ese túnel al que levanté las barreras…y traqueteando llegamos juntos al final del trayecto sin prisas y sin peaje…

domingo, 8 de julio de 2018

LAS IRAS DE MI TEMPERAMENTO.- (MICRORRELATO)


No quería hacer caso a la intuición esta maldita que tengo que todo me lo vaticina como si fuera cosa de brujería...No quería creer lo que ya sabía de antemano, era tan profundo y sincero el amor que sentía por ti que me negaba a creer que estabas con ella, y ya ves, al final tú mismo me lo has dicho cuando te has cruzado en mi camino, porque venía de estar con ella, ¿verdad? Lo sé…ya sabes cómo somos las mujeres enamoradas, que las cazamos al vuelo…debe ser que tenemos las antenas puestas siempre…claro que eres tan torpe y evidente con tus continuas dilaciones…tú mismo te delatas…esas respuesta evasivas cuando te pregunto…ese mascullar entre dientes cuando hablas bajito, tan bajo que apenas te oigo, pero escucho con oído mental, ¿te enteras? Lo he leído en el halo que te rodeaba, en el gesto de tu boca, en tus ojos de mirada incrédula…No esperabas verme pasar y ese asombro de las facciones del rostro te han delatado de infiel y renegado…Todas las explicaciones que una vez te pedí, hoy me las han aclarado tus andares por pasajes tórridos... el cuerpo tenso y la actitud de verte descubierto...¡Qué falsedad desprendías al caminar…! Cuanta hipocresía cuando me decías que me querías, que me amabas y que te gustaban mis ardientes besos…Burdo y desleal hombre de poco bien y mucho mal…Lo que no comprendo es que sin tener nada que perder, has seguido conmigo y con ella, ¿qué pasa? ¿No tenías bastante con una mujer? Si no me querías habérmelo dicho, que me hubiera ido de tu vida…y la de ella...Quizás tengas miedo de perderte entre tus enredaderas, pero…¿sabes qué te digo? ¿Qué, qué me vas a decir? ¡Míralo, ya le salió el ego varonil! Que…de ahora en adelante actuaré como tú, ignorándote... como si nunca te hubiera conocido, como si jamás hubiéramos pasado noches locas de amor…pues…Hoy cuando te vi pasar de frente, nuestras miradas se cruzaron sin decir nada y tú que me conoces tan bien, adivinaste mis pensamientos…Mil revelaciones vinieron a mi mente rompiéndome el alma a pedazos…Las piernas me empezaron a temblar, apenas podía seguir andando, dardos puntiagudos directos al corazón…Quería morir, desaparecer de éste mundo cruel donde sólo fui yo la que se dio…¡Por Dios…! No sabes cuánto daño me has hecho, ni cómo he sufrido con tus absurdas estrategias…ni te imaginas por lo que he pasado…pues…Nunca te negué un beso, ni un abrazo, ni siquiera horas de sexo compartido en cualquier callejuela intransitable, un banco del jardín en noches oscuras o rincón del portal, donde con la luz apagada nuestros suspiros se silenciaban…y tú siempre me sellabas la boca con tu lengua insidiosa para que se me abrieran las piernas y te dejara pasar hasta el fondo de mis entrañas, que cerrándolas prietas te quedabas preso como ladrón de inocentes almas…Ahora que sé que no me quieres, ahora que me di cuenta de todas tus mentiras, ahora que desperté a la realidad, ahora ya me puedo marchar y dejarte salir de mi vida sin volver la vista atrás...Al fin abrí los ojos de la mente y cerré los del corazón que allá donde tú ibas, te seguía como paloma perdida en alta mar…pues…Me engañaste, me llenaste la cabeza de fantasías y amores secretos y lo único que tú querías era hacerme tuya de por vida... Y yo que estaba tan enamorada me creía todas tus palabras porque las sentía como si fueran mías, las que te decía cuando me abrazabas…y aunque sabía de antemano que te escondías tras el entramado de tus bagatelas, tarde o temprano te iba a descubrir....pues...Me haces pensar mal y ese mal pensamiento se adueña de las jaculatorias que vuelco al viento como puro veneno para tu cuerpo y el de ella, que sepan todas las mujeres que eres un mercader de menesteres aledaños, esos que no necesitan esfuerzo alguno, tan sólo echar la caña y esperar pacientemente que pesque la más inocente y atrevida de ellas…como yo, que aún sabiendo que te veías con otra, seguía contigo porque te amaba…Sí, sí…te quería con toda mi alma, y tú lo único que has sentido ha sido mera morbosidad, sexo puro y duro compartido por la doblegación de mi amor por ti...Te he querido y odiado a la vez, toda yo era como una herida sangrante y mortal…hasta ahora...pues...Ya no podrás seguir fingiendo conmigo porque al final se ha quedado al descubierto tu infidelidad, pero fíjate qué cosas más curiosas, que una vez descubierto, de repente te has ido de mi cabeza, y lo que es mejor, de mi alma y mi corazón…Es hora de partir, de dejarte ir, de sacarte de mi vida, de decirte adiós…Ya no tendrás más besos míos, ahora pertenecen a los que quieran mis derroches...y por eso ya puedo caminar a mi aire, tranquila, y aunque me duela el alma, pienso renacer de mis cenizas con las letras de mis fantasías…pues...Hoy se despertaron las iras de mi temperamento y se enfurecieron los juramentos…