martes, 27 de junio de 2017

LA CHISPA DE SU MIRADA.- (MICRORRELATO)



Echo de menos tus saludos mañaneros, ese hola que me daba la vida haciéndome estremecer con suspiros de pasión… Los muñequitos asomados tras las ventanas tímidamente, como pidiendo permiso para entrar aquí sacándome una sonrisa infantil…Echo de menos tus palabras sigilosas deslizándose con cuidado y respeto para no herir mi sensibilidad…tus buenos días con ese delicado… cariño…o amor…esperando siempre que yo te contestara de manera sugerente, dando pie a algo más que unas atrevidas e insinuantes frases de locura con besos y mordidas de por medio, desnudando mi alma guiada por el frenesí del momento al que me incitabas a seguir…Me encantaba coquetear contigo a través de atrevidas conversaciones para excitar nuestras noches en soledad…a veces tenía miedo de cruzar esa línea que separa la fantasía de la realidad…Y por eso te dejé marchar de aquí…pero tú no te vas porque no paro de pensar en ti…Debe ser que te paseas por los hilos que comunican los delirios mentales, y mientras duermo apareces en mis sueños acariciándome los sentidos con susurros y gemidos… Te busco entre los navegantes del camino…y cuando abro los ojos desapareces entre mis lágrimas…Estoy que no vivo, la vida no tiene sentido para mí, eras la quimera de mis pasiones ocultas que guardaba para mis noches infieles y rotas… Son alucinaciones de las fantasías de los amores prohibidos los que me guían hacia tus pensamientos…Me asaltan las dudas y me pregunto cómo estarás sin mí, sin bien… si mal…Quizás encontró otra mujer más sensual para seguirle sin pies que lo sigan por las catacumbas del más allá, atravesando las fronteras con el contrabando de los besos del estraperlo…Desnuda y sin equipaje me muestro ante ti, mi amor…pues…Mi corazón no tiene delito ni condena…Es un proscrito de las sensaciones terrenas…Camina a golpes de latidos, al ritmo del cauce de la sangre que bombea los sentidos…Es demasiado carnal y se deja llevar por las corrientes entre flujos y reflujos de pasión…Yo creía que podía razonar con él, pero no atiende a razones…sólo se deja llevar por las sensaciones más fugaces del momento…Es como un rayo de luz, tan veloz que jamás le daría tiempo a dilucidar qué hacer con éste sentimiento tan extraño y mordaz, donde las personas no se tocan más que con frases llenas de sexo libre y placer mortal…Pienso en ti, en tu amor tras la puerta…Esos suspiros reprimidos en noches de luna llena pululando en tu pecho y que los siento revolotear dentro de mí…Echo de menos cuando por las tardes me decías te quiero en la lejanía de la física cuántica…Sal de mi cabeza ya, que no me dejas estar en paz con mis soledades, mis sueños locos… mis fantasías eróticas, esas que escribo para entretenimiento de los corazones desbocados que sienten como yo…como tú... como él...pues… Hoy lo vi, ¿sabes? Se esconde de mí… siente tantos remordimientos…Me teme, por eso no me quiere ver, para no quererme, para no besarme…está ansioso por tenerme atrapada entre sus brazos y hacerme lo que le da la gana…comerme el cuerpo entero…por eso se esconde… Se avergüenza de su mal querer, su excesiva crueldad hacia mis sentimientos puros y auténticos... Estoy llorando detrás de los ojos y le duelen mis lágrimas presas, esclavas del dolor…Lo sé... Estás arrepentido de haberme abandonado sin decirme nada, sin despedirte, como una rata de alcantarilla y no me lo merezco, ¿te enteras? Por eso no te atreves a mirarme…Te remuerde la conciencia porque te quise de verdad y me entregué con pura pasión...Me dejé arrastrar por tus deseos…me presté a todas tus bajezas entre callejones escondidos…rezagados en la oscuridad de la noche, serpenteando con las trampas de la muerte anunciada…y ahora fíjate cómo me encuentro…Pensando en el amor de un hombre que me enamoró los sentidos y acarició mi corazón… Eres el culpable de mis desvaríos  y deseos por él…quizás sea por despecho…o no…vete tú a saber las trampas que nos ponen el desamor…pues…Algo maravilloso está sucediendo en mi corazón y me inquieta desde que no lo veo rondar por aquí…Sal de mi cabeza porque estás bamboleando dentro de ella y no te puedo sacar de mí…Quisiera olvidarte, pero no quiero…Escríbeme de nuevo, vuelve a mis brazos, regresa pronto… mira que te estoy llamando a voces, proclamando a los cuatro vientos…Te estoy necesitando a rabiar…Un mar de dudas se cierne sobre mí, no sé dónde acudir, qué hacer…Una cara sonriendo está pendulando por aquí…la veo constantemente…cuando salgo, cuando entro, cuando me levanto y cuando me acuesto…Es la imagen de tu rostro limpio y sereno…Una pregunta sin respuesta latiendo en el aire…¿Te espero o no te espero? Míralo, no se va, está enfrente de mí…La chispa de su mirada en el aire no para de titilar…Está parpadeando como diciendo… No pienso irme de aquí…Me conoce…Es leal y paciente a la vez…tarde o temprano me volverá a tener…Unas frases alevosas te hicieron dueño de mi existir…Sabes cómo camino, cómo respiro, como vivo…Te enamoraste del alma inquieta que me alienta a escribir…El ceño de tu rostro y las comisuras de tu boca me arrastran a decir…No paro de pensar en ti, estoy centelleando en el cielo con los sentimientos de tu corazón…y como soy mujer enamorada del amor, al final me dejaré querer… porque te quiero, porque te añoro, porque te deseo… y porque me lo pide el cuerpo…



domingo, 25 de junio de 2017

LA PERRA VIDA.- (MICRORRELATO)



Como un extraño pasaste por mi lado…pues…te desconozco, no sé quién eres…Era como si jamás hubiéramos tenido una relación, como si nunca hubiéramos paseado juntos de las manos… ¡qué sensación más rara…! Después de haber pasado por tantas vicisitudes, luchando siempre a la contra, y aunque no vivíamos juntos en la misma casa, sí que más de una vez nos íbamos por ahí a pasar cortas temporadas como amantes de una noche de verano…Caíamos unos en brazos del otro con la ansiedad de los amores locos…y ahora, fíjate, ¡qué cosas por Dios…! Sola y abatida de dolor me encuentro llorando mis penas a los cuatro vientos la perra vida que tengo. He sido una ilusa e ignorante desde el mismo momento que te conocí. De nada me ha servido luchar tanto por ti, de nada…Cuántas veces te lo repetí, que lo mejor era dejarlo y cada uno por su lado, pero tú siempre insistías que nuestro amor merecía la pena… No parabas de venir a la caza y captura de mi cuerpo y mi alma, que cada vez que te veía venir, caía rendida a tus pies toda desarmada perdida…te amaba tanto que antes de darme cuenta ya me tenías enlazada por la cintura, comiéndome la boca como un lobo hambriento…y yo tu ovejita sumisa… Lo único que he conseguido es haberme hecho daño por haberte seguido por esos caminos…los más abruptos e insondables de la tierra…No sabía cómo era su manera de ser realmente hasta que lo vi con mis propios ojos…Hacía tiempo que intuía algo diferente en él…Sus largas ausencias, sus excusas para no llegar a la cita que teníamos concertada una vez por semana en el mismo lugar y a la misma hora de siempre…Muchas veces lo acusé de que estaba liado con alguna mujer y aunque siempre lo negaba, llegué a la conclusión de que se veían a escondidas…Más de una vez lo vi rondando alrededor de su calle, haciéndose el encontradizo, lo mismo que hizo conmigo, que de tanto pasar por mi lado me enamoré como una estúpida e ignorante…Pobre mujer, tarde o temprano se dará cuenta de su verdadera manera de ser…Ya me lo advirtió mi amiga, la única que he tenido en toda mi vida, que más que amiga parecíamos hermanas de lo que nos queríamos…le contaba todos mis secretos inconfesables con pelos y señales…A éste tío le gustan todas las que se le pongan a tiro, me decía, lo conozco desde hace años y es un hombre sin escrúpulos, le da igual estar con cualquier tía con tal de acostarse con ellas…No la creí, incluso pensé que eran los celos de verme tan feliz y enamorada…Y por eso le di de lado y dejamos de hablar durante mucho tiempo…El caso es que me he tirado varios años con él…lo idolatraba, lo tenía en un altar y lo que decía, para mí era sagrado…Estaba completamente ciega de amor…pues…Me quedé viuda a los treinta y cinco años con una niña y dos chicos varones, y antes de los cuarenta lo conocí…Me dijo que estaba en trámites de separación. Tenía dos hijos…Empezamos a salir y poco a poco nos emparejamos, pero tanto sus hijos como los míos no aceptaban nuestra relación por lo que nunca pudimos convivir juntos, tan sólo compartíamos la misma vivienda cuando los chicos no estaban. Teníamos que vernos siempre a escondidas, como si fuéramos ladrones. Mis hijos  no lo podían ni ver y los suyos fingían un poco una falsa cortesía que detectaba al minuto cero, pero como me convenía, me callaba y les seguía el juego… Su ex mujer me odiaba a muerte y si las miradas mataran estaría más muerta que viva porque sus ojos eran puñales venenosos…Jamás me perdonó, además estaba compinchada con la suegra y entre las dos me hicieron la vida imposible, y cuando me veían por la calle me insultaban a voces llamándome de zorra para arriba… Lo que no sabía era que su marido fue quien me buscó porque nunca estuvo enamorado de ella…Aparte de que cuando empecé a salir con él, ya estaban separados, pero siempre tuvo la esperanza de volverlo a atraer…Después de varios años batallando contra viento y marea, los chicos se independizaron dándonos la oportunidad de vivir juntos…Hasta que su madre anciana se cayó por la escalera rompiéndose las caderas y como era hijo único, tuvo que hacerse cargo de ella por amor y por pena… El caso es que se mudó a su casa, y como en realidad le venía bien económicamente,  me quede esperándolo cada día más sola que la una, porque si su ex me odiaba, ésta no me podía ni ver, según ella, había sido la ruina de su hijo y sus nietos, ya que su nuera era santa y perfecta…¡Qué vida más perra madre mía! Pensaba yo…La pobre no podía andar y tenía que depender de una silla de ruedas y de una señora que iba dos veces por semana a hacerle la limpieza…Y es ahí cuando empezó el calvario para mí, llenando mi cabeza de celos…pues…Algo vi entre ellos que me hizo dudar…Una mirada cómplice, cierta sonrisa llena de picardía…Era diez años menor que yo, casada también y con dos hijos, y un marido que seguramente la ignoraba…Y éste hombre al que yo le di los mejores años de mi vida, le empezó a interesar… Esos ojos luminosos de mujer encandilada que le cruzaban la cara, esos gestos de coquetería…Ese nerviosismo cuando los miraba a hurtadillas fue lo que me alertó de que algo había entre los dos, cuando una mañana los vi hablando de una manera muy sospechosa…No pude contenerme y sin pensármelo dos veces, le grité en toda su cara, alto y fuerte… ¡Ahí la tienes! Y me he dado la vuelta…Y temiendo que por despecho lo airee a los cuatro vientos y llegue a oídos de su marido, se ha defendido diciéndome que por culpa de mis celos teníamos que dejarlo, que no había otra, pero que si le gustara alguna, eso se llevaría para su cuerpo…Ese era el quid de la cuestión, lo que abrió los ojos de la mente y mi corazón…Había estado tan enamorada de él, que nunca pude ver la realidad, creyéndolo bueno y fiel, pensando que no miraba a otra, ni deseaba a nadie más que a mí…pues…No era tal hombre, sino uno más del montón de los humanoides de la viña del Señor, que llegando a cierta edad y varios años comiendo en el mismo plato y montando la misma yegua…se cansa y basta…¡Oye, tú! ¿Quién yo? Sí, sí tú…Escúchame porque esto que te voy a decir jamás lo volveré a repetir… Te llevaste los besos más ardientes y apasionados de mi vida, y ¿sabes que te digo? Al fin he visto en tu rostro lo que mi amiga del alma veía… y que yo negaba… Vas por la calle arrastrando la perra vida que me hiciste padecer, acechando a las mujeres con los ojos inyectados en sangre de deseo carnal, como si estuvieras a falta de ello…Será que la que comparte ahora contigo tus canas, no te da lo que necesita tu cuerpo y que yo te daba con furia… y con ganas…

jueves, 22 de junio de 2017

CON LA SED DE MIS DESEOS.- (MICRORRELATO)




Ahora que ya sé que no me quieres, puedo irme donde me lleven los quereles…Y es así como te conocí…hasta ahora…pues…Te esperaba ansiosa cada mañana tras la puerta cerrada, y cuando sentía tu llamada mi corazón se aceleraba…Toda yo era pura pasión, se me desataba la lengua y las pasiones se me desbocaban…A veces tenía miedo de llegar a más, de traspasar la línea que separa la fantasía de la realidad…casi con un pie aquí y otro allí…A tu lado, junto a tu cuerpo, amándote desde lejos y susurrando palabras ardientes de amor…Poco a poco me estaba enamorando de ti…No, no, miento…Eras una tapadera para esconderme de él…y de ella…Yo era una mujer feliz y contenta, lo tenía todo, hasta que me di cuenta de que me engañaba con otra…Por eso me aferré a ti…Y lo que empezó como un juego de palabras, pronto se convirtió en algo más…Estaba teniendo una aventura virtual con un hombre al que nunca podría abrazar, ni tocar su cuerpo, ni rozar su piel… Mis manos jamás podrían acariciar sus sienes plateadas, tampoco atraerlo hacia mi boca para besar labios tan ricos que, con tanta sutileza, empezaron a seducir mis latidos y a enamorarme los sentidos… Y por las noches se me aceleraba el pulso desnudando mi lengua ávida y sedienta de recorrer su cuerpo entero…Por las tardes me dejaba querer con sus frases ardientes y con ganas de placer…Muy solapadamente las dejaba caer con la delicadeza que tenía al ver en mí una romántica y soñadora mujer que nunca iba a crecer…Me estaba enamorando…Esa manera tan preciosa y elegante de hablar, sabiéndome ya suya desde el primer día que lo conocí, me instaron a seguir caminando junto a él de manera que me olvidé de ti…o así me lo creí…pues…Más de medio año pasando de encuentros furtivos…Que como un fugitivo, corriendo y lanzando besos al aire, tus brazos cruzado al pecho rodeando mi universo y un guiño por medio…Las manos unidas tocando tu corazón enamorado de mis cabellos dorados…Con pasos sinuosos, bamboleantes y lentos andares, fui aflojando el ritmo para que te acercaras un poquito… Pícaros ojos y sonrisa de bruja hechicera, tu boca atrajo a la mía desnudando mis labios de fuego, que en ti ardieron como fogata en las arenas del desierto…mi niño, mi hombre…Mi perro salvaje, que se enternece en cada encuentro a mis brazos abatidos de furia errante…abandonado mi cuerpo a tus manos inquietas que nunca se cansan de acariciarme las nalgas, trepando hacia el monte donde se pierden entre matas…Rendido a mis labios, te como las entrañas con la destreza de las rameras perdiendo las formas, descompuesta y con morbo, te agarro del cuello y te grito…me muero…me muero…Aligerando sin prisas jugando al perro hambriento de la carne de mis adentros… y como gata celosa y brava le araño las espaldas con la guadaña de mis uñas descarnadas… Y lo que sentía por ese hombre que fue mi amante de hábitos insaciables, ahora lo siento por ti…a lo lejos…y frente a mí…Estás temblando en mis manos. Mis dedos se estremecen entre las teclas de la ira malsana, mujer despechada de rabia endemoniada y llena de venganza…pues…Quisiera pagarte con la misma moneda de estar con cualquiera, con tal que desfallezca en noches de velas con la duda latente en el alma y la mente…Si falsas o no…Si mienten mis frases inyectadas de ese curare que anestesia y no mata, tan sólo agoniza llorando entre sábanas…como yo…Una lágrima huidiza se escapa de mí…Estoy llorando de amor por ti, ¡fíjate qué cosas me pasan! A estas alturas de mi vida… Estoy triste y abatida de dolor, de dudas, de miedos…Algo me atrae de ti que desconozco y eso me asusta, ¿te enteras? Cada día que pasa nuestras charlas son más peligrosas…se me escapan de las manos…Y ya no sé si es porque te quiero o se las dedico a él…pero las necesito echar de mí…de mi alma, de mi cuerpo…son como pájaros que revolotean a mi alrededor, y por eso te dije adiós…Me siento morir y no sé si podré seguir viviendo…Tengo una pena tan grande en mi alma que me está rompiendo el corazón…es como si ya no quisiera latir más…Se me cansan las manos en mi diario…Ese que una vez mi madre a los quince años me regaló y cada día escribía al desamor…Tenía las tapas rojas, como la sangre…y un candadito dorado con una llavecita que guardaba en mi pecho…Aún la tengo escondida…Hoy he vuelto a abrir mi diario, el que me regaló mi madre y he escrito con tinta de sangre…Tenemos que hablar…de nosotros…de nuestra relación virtual…no podemos seguir…nuestras conversaciones son de amantes…amantes que se guardan mucho…pero que están a punto de estallar en mil pasiones…saltarán chispas por los aires…Ya sé que no es malo, que no hacemos daño a nadie, pero no es bueno para mí… Porque te quiero, porque te añoro, porque muero por tus besos locos…Los que no te he dado, los que están soñados en mis noches solas…No quiero sufrir por desamor, no quiero estar pendiente de ti, no quiero esperarte cada mañana al otro lado de mi cama…no quiero quererte…pues…Siento que estás luchando a la contra de tu existir…mi vida y la tuya jamás se podrán separar por culpa del devenir…están ligadas desde que anochece hasta las primeras luces del alba…un leve silencio se cierne sobre tu corazón…pendiente de ese hilo que te ata sin nudo aparente a la vehemencia de mi mente…Tengo el alma desatada por las pasiones ocultas entre las tempestades de tus ansias…Apareces en mi camino con fuerzas y con ganas de tensar ese hilo, que me atrapa y me lleva contigo al libre albedrio de tu sino…Un gran misterio se mece alrededor de mis pasos, que me guían hasta ese fuego que te quema en el cuerpo con las llamas del infierno…y yo que muero por arder contigo colgada a tu cuello…acelero el paso por tu lado, te guiño un ojo...y me bebo tus pensamientos con la sed de mis deseos…



martes, 20 de junio de 2017

COMO BRISA MARINA.- (MICRORRELATO)




Dicen las malas lenguas que ojos que no ven, corazón que no siente…Y verdad debe ser, que desde que tomé las riendas de mi ser, ando feliz y contenta por esos caminos de Dios, donde un día me perdí contigo, entre besos y abrazos de pasión…Te siento, sin verte siquiera llorar de pena tras los muros de tu condena…Escucho por las calles tus gemidos, llamándome a voces, pidiéndome mil besos, maldiciendo aquél dichoso día que me dejaste solita en mitad del camino…y…sin darte la vuelta...Y ahora oigo tus lamentos sabiéndome libre y sin ataduras de tus brazos y tu cuerpo…y porque ya no soy tan tuya…Una tormenta barrunta en tu mente tan fuerte que estalla hasta aquí, estás gritando mi nombre entre las soledades de tus lágrimas que agonizan en tus ojos, y yo que las siento caer por tu cara, las recojo con mis frases derramadas…y porque me da la gana…Tienes bloqueados los pensamientos de tanta desazón, eres el único culpable de tu malestar, gritando mi nombre en el fondo de tu corazón…Demasiadas veces te arriesgaste a perderme por los brazos de otra mujer, y antes de darte cuenta te dejé marchar...pues...Si eso es lo que querías, ahí tienes tu libertad…Vete de mi lado, amor traicionero, falso, embustero, infiel y rapaz…Jamás volverás a besar mis labios, ni tenerme entre tus brazos, que otros más fuertes y ardientes me han de llevar hasta la pendiente, donde mi cuerpo tendido y fundido, yace bajo su abrigo ansioso y rendido por acariciarme la piel…y bajo ella también…que…Por un vacuo beso y liviano momento que jamás saciaron tu sed, dejaste volar mi imaginación, encontrando el amor más rico y más bueno en ese otro hombre, que tras los cañaverales verdes me está enamorando el alma…Me dice que me quiere, que me ama que está perdiendo el sueño y me busca entre palabras…Y yo que estoy loquita por sus sentimientos, le digo en silencio…Ven enseguida a mis brazos que los tengo temblando de frío, bésame la boca despacito y llévame contigo hasta que pierda el sentido…Lo deseo y necesito más que nada en éste mundo, y aunque luego me caiga rodando hasta el fondo de los abismos, seguiré su rastro con tal de no cruzarme contigo…Y vino montado en su moto con las ruedas fundidas por la agonía de la carretera, pisando fuerte, a todo gas y desafiando a la muerte…Y yo mientras tanto le sigo pintando alas a las frases que me salían del alma…le dije…Tranquilo amigo que de aquí ya no hay quien me mueva, que antes de traspasar las lindes de la frontera, te pienso comer a besos con los últimos latidos de mis caderas, que quiero bailar contigo un tango lento y arrimado…hasta que me digas…Quiero seguir amándote hasta que desfallezca entre tus piernas…Relajada y sumida, con un ojo cerrado y otro abierto, me duermo entre las emociones del momento…Estoy presa de tus deseos escondidos bajo la llamada de mis besos, y si en algún momento, mi vida y la tuya tuvieran la dicha de cruzarse por casualidad, yo te juro por lo más sagrado de éste mundo, que no te dejaría de besar, tendrías que sujetarme, y, ¿sabes una cosa?…Por las noches cuando me acuesto cierro los ojos y te veo, siento que me miras. Creo que no debe ser bueno tener éstos pensamientos tan excitantes…No te puedes imaginar las ganas que tengo de comerte a besos…soy tan imprevisible…ni yo misma me conozco, lo único que sé, es que me dejo llevar por las tempestades del tiempo, y te aseguro que ahora mismo están a punto de estallar en lágrimas de fuego…Te contaré un secreto esta noche cuando nadie nos oiga…ni nos vea... Estoy loca por tus huesos, por besar tu boca y arrastrarte para mis adentros...Me gustaría echar mi cabeza sobre tu pecho y decirte al oído...Te deseo a pesar de que todo se quede en un sueño...Sería maravilloso un momento así…El mejor…No dormiríamos nada, con el aire fresco cerca…Si corazón mío...Y poca ropa, pero de lo demás mucho y de todo…Besos en abundancia, caricias locas, tranquilas y profundas…Y sexo, mucho sexo y ardiente…Para mí siempre es ardiente, loco y desenfrenado…Para mí también, ¡me encanta…! Es lo más importante de mi vida…Sentir el otro cuerpo…Los sentimientos del alma es lo que me enamora, es el motivo de mi existencia carnal, lo que mueve mis emociones…Me gustaría poder hacer el amor contigo con todo lo que implica esa palabra…Nunca pensé que me volvería a entusiasmar...Loca...Loca por pasar una noche contigo embriagada de pasión, loca por amanecer en tus brazos, llenarte la boca de besos y hacerte el amor despacito y sin perdón…Ráptame…¡Oye tú! ¿Quién yo? Sí, sí, tú…Vete ya de mi cuarto que estás haciendo que sea una mujer fatal…Bésame locamente…¡Te odio! Esta noche entraré en tu dormitorio…¿Duermes desnuda? Con una sola pieza, el culot…Pues me colaré en tus sueños y te veré…¿Y qué harás? Mirarte y besarte para que te despiertes…Pues yo te arrastraré para el fondo de la cama, te rodearé el cuello con mis piernas, te inmovilizaré y te dejaré caos, te quedarás preso…Si me rodeas el cuello con tus piernas te quito el culot…¿Con los dientes? Sí, ¿cómo si no? Entonces tendrás que hacer todo lo que te diga…Seria tu esclavo…Y yo tu reina, tendrás que obedecerme y acatar mis órdenes sin rechistar…Pues, sin el culot puesto y rodeando mi cuello con tus piernas la lengua se me escapa…No la dejaré escapar porque la encerraré en la mazmorra, y le echaré la llave hasta que me harte de ti y tu lengua, luego te dejaré libre, pero antes cabalgaré sobre ti como si fueras un potro salvaje, y no podré parar, así que tendré que domarte…¿Conmigo dentro de ti? Si claro, ¡qué pena, pobrecito…! Pues cabalga sin parar…Sí, sí, eso me encanta, sobre todo por barrancos, pero con cuidado, porque nos podríamos despeñar y llegarías lleno de moratones, con decirte que ya tengo el cuerpo con cardenales y magulladuras, así que por haber sido tan rebelde, te castigo a darme un buen masaje, y luego yo a ti con mis labios, desde el pie hasta tu boca, aunque me pararé por los entrantes y salientes del cuerpo…¿Sin dejar ni un centímetro de piel? ¡Por supuesto! Además pienso embadurnarte de chocolate helado...¿Por dónde? Me gustan mucho los conos, ¡me encantan! Pues no pongas helado en cierta parte que se viene abajo…Para nada, lo agarro bien y empiezo poquito a poco hasta que me lo zampo de un bocado…Pues yo también pienso untarte de helado, pero mejor de nata y fresa…Fue en ese momento cuando empecé a sentir sobre mi cuerpo tus manos y tus besos, que como suave brisa, acariciaban mis espaldas con leves toques de pasión, despertándome las cortinas, que el aire fresco de la mañana entraba por la ventana…


jueves, 15 de junio de 2017

ATRAPADA EN TUS BRAZOS.- (MICRORRELATO)



Hay un mundo interior en tu cuerpo que amenaza a unirse conmigo por esos caminos…Quiero atraparlo en tu sombra para grabarlo en mi memoria antes que caiga la tarde... pues...Por la noche se evade y esconde tras de mí…Me está suplicando que siga sus pasos cuando asoma despacio por aquí…y yo que estoy deseando salir de las tinieblas del hombre que aprieta la llave de mis cadenas…me doy la vuelta y veo sus ojos, negros y sin fondo…Eres ese esqueleto que corre deprisa con la máscara de la calavera…Sigo adelante buscando un baluarte donde protegerme de tus escombros...te odio y te quiero sabiendo que juntos caeremos rodando al fuego de los infiernos…Eres el hombre que me arrasa y me quema las carnes que rodean los músculos de tu osamenta…Y amanezco rendida a tus brazos que me sujetan entre las tinieblas, y te digo al oído...te quiero con todas mis fuerzas… Había sido sólo un sueño, una pesadilla maquiavélica en la que me perseguías…No te rindes fácilmente, y eso de que te dijera el día anterior que lo nuestro se había acabado, no entraba en tus expectativas... pues…Estás acostumbrado a salirte siempre con la tuya, y hasta que no me consigues no paras, y yo que carezco de voluntad, me someto al capricho de tu cuerpo con rabia y deseo. La impotencia me recorre por las venas, nada más que pensarlo, se me llena la cabeza de veneno y me entran ganas de decirte en toda la cara…vete al infierno… Todo el mundo tiene un límite y tú lo has traspasado tantas veces que ya no hay vuelta atrás…Aún así, sé que me sigues el rastro tras las huellas de mi sombra, y por eso estás buscándome por todas partes y no me ves…pero… Yo a ti sí, y lo sabes, ¡vaya que lo sabes! Te veo entre las canas de mi pelo al viento…Te huelo en el aire que respiro…Estás asustado…No te imaginas la vida sin mis suspiros y mis besos…Los besos que tú y yo conocemos y que nos alienta a seguir viviendo…Es como el agua que apaga el fuego…el fuego que está quemando tus pensamientos sabiendo que ya no te pertenezco…Mi corazón lo tiene atrapado ese hombre que está tras la sombra de los pasos que siguen latiendo en mi pecho… Me llama por las mañanas y me alienta a buscarlo entre las alas de mi encierro…Y por eso estoy aquí…Andando por los caminos de la perdición sin ti… pero contigo…No, contigo no, con él…pues… Antes de irme contigo, maldigo mil veces mi sino, si vuelvo a caer bajo tus pies… Enloquecida y perdida en un remolino de hielo fundido por el fuego del destino…Me quiebra y deshace las ansias sumida en un pozo sin fondo, oscuro y tenebroso con la chispa de sus pupilas embriagadas de ira…Salvaje y angustiada de furia malsana, arropado en el pensamiento de otros besos...que labios más ricos y hermosos en mi garganta, con el caramelo de su boca en el terciopelo, sedoso y hambriento... de mis rizos negros…Me tiemblan las piernas de su ira errante, buscándome con la saña de su mala entraña, que arrasa con mis secretos y pasiones ocultas encerrados en mis adentros... y me debilita los  sentimientos, aferrada a la orden de tu voz y mando, con la altanería que te vislumbra a los lejos… y de cerca me come las carnes como un pura sangre, sometida y domada con la fusta de la ira de mis carnes corrompidas…Atrapada me siento en un bucle infinito de argumentos, donde sólo priman los deseos del cuerpo…Pensaba que me amabas de verdad, que me querías con locura, y era tal mi ceguera que me lo creí, ¡fíjate! Hasta que me di cuenta de toda la realidad…No significaba nada para él, tan sólo era la escapada a la libertad, la alegría de su cuerpo y la agonía de sus canas blancas…Tengo el alma pendiente de un hilo…Quiero escapar, huir, evadirme de la amenaza de volver a caer otra vez a sus brazos… Las palabras se agolpan en mi pecho, me oprimen la garganta…tengo que pintarle alas para que salgan volando hasta el cielo…Hay un muro que se desploma ante mí, me llama por mi nombre y me grita…Tengo que hacerte mía aunque sea sólo por un día… Me pide un poco de atención…Me estás acosando de una manera sigilosa, en silencio…casi en un susurro de esos que parecen como si me desperezara antes del amanecer, y sintiera la suavidad de las sábanas de algodón rozando mis piernas y mis pies… Me estás despertando poquito a poco, haciéndome ronronear como una gatita mimosa…y tú que lo sabes me miras a los ojos con la duda latiendo entre nosotros…a lo lejos…Me gustas demasiado, ¿te enteras? Y tarde o temprano cederé al encanto de tu querer…pues…Me atraes, me enloqueces, me desata las emociones desequilibrándome en un frenesí de pasión, como cuando estaba en pleno apogeo de deseo carnal…Desatas ése instinto animal como si fuera una indecente y desvergonzada mujer fatal…Desbarata los sentimientos de mi espíritu frágil y pasional de una manera descomunal, y no deberías, ¿te enteras? Que se me agrietan las carnes y me deshace los sentimientos…Me acecha y persigue en la ventolera de mis pensamientos, que rauda y sigilosa me atrapan las letras de sus besos y se adueñan de mi boca como llama ardiendo…Lo siento, lo oigo desde el otro lado… ¡Oye tú! ¿Quién yo? Sí, sí tú… Dime por qué me pediste amistad, ¿debo suponer que te parezco tan bella?  Yo sólo quiero estar aquí y hablarte, me inspiraste confianza, naturalidad, sencillez, ternura… ¡Ah, vaya! Gracias, pues no sé qué decirte, porque tú a mí me desatas, me gustasNo deberíamosPues bloquéame… Te bloqueo entre mis brazos si te atrapoAtrapada en tus brazos estoy desde el primer momento que te acepté y tengo miedo hasta de mis sentimientosQué malos somos y traviesos…Pues sí, y ahora mismo te pones de rodillas hacia la pared… ¿Me vas a dar unos azotes? ¡Nunca! Me refiero a azotitos cariñosos…Me agachare por detrás, te rodearé el cuello y te dejarás caer sobre mis rodillas y te meceré entre mis brazos… luego me miraras el rostro, te besaré la cara y cerrarás ​los ojos… después te acariciaré la nuca con mi aliento diciéndote bajito…Me estás rescatando… ¿Dime de dónde? ¿De un castillo? No… ¿De dónde? No puedo decírtelo…Si puedes…No, todavía no…Venga, déjalo, olvídalo ya…que voy a ponerle alas a mi encierro para que las rescate el viento…