viernes, 14 de julio de 2017

ENTRE DESVARÍOS Y DESMADRES.- (MICRORRELATO)



El día que yo me ponga a llorar…os vais todos a enterar de lo que es un desgarro de verdad…El día que salga mi llanto se paralizarán hasta los quebrantos de tanto gritar…Me quedaré sin lágrimas…Me abatirá el desaliento…Los suspiros serán los dueños de mis aspavientos…Ni siquiera habrá duelo para mi desasosiego…Y se me romperá por dentro…El día que yo llore…el día que yo me ponga a llorar…Ése día os vais a enterar de lo que es un llanto de verdad…que hasta el alma se me va a desgarrar de tanto gritar…Hay un vacío en mi cuerpo que ya no puedo resistir…los dos se rieron de mí…Se burlaban de mis poesías apasionadas de amor…de mis versos surgidos del viento…esos que yo atrapaba al grito a través de los ecos del silencio…Eran las llamadas de las pasiones desbocadas que yo recogía en mi cuaderno de notas como si fueran lágrimas rotas, que antes de caer al suelo se derramaban sobre mis cabellos y cuando llegaba a casa me sacudía la melena en la colcha de la cama, y como un puzzle iba formando historias de amor…¡Ay Dios mío! Qué noche más malita he pasado por culpa de un mal querer…No, miento, un mal querer no, sino tres…pues…Un hombre y dos mujeres cayeron en la red… Era como una película pornográfica en tres dimensiones, y como una autómata, sin comerlo ni beberlo, en medio de todo el cuestionario me encuentro. No sé cómo ni por qué me dejé atrapar como una aspirante más a éste juego perverso y desleal, donde las conversaciones a todo gas prendían los mensajes como si fueran las mechas de las olimpiadas, formando frases de lo más excitantes y jugosas que se podía una imaginar, con tanto ardor, que chispas de fuego saltaban por todos los poros de la piel, apareciendo en la mente de cualquier ser humano escenas de sexo puro y duro, compartiendo hasta los latidos acelerados de la homilía entre dos o tres…pues…Salía humo como si fuera el gran botafumeiro de la catedral de Burgos… Yo estaba sola, triste y enamorada de un hombre al que le había entregado hasta mi alma…Era suya desde la cabeza a los pies, lo quería a rabiar, lo era todo para mí hasta que…demasiado estrafalario de contar…mejor dejarlo en esos puntos suspensivos y cada uno en su casa y Dios en la de todos… Decidí pasar un fin de semana recorriendo las calles de Paris, por Montmartres, dejándome llevar hasta Pigalle, donde las aspas gigantescas del El Moulin Rouge te invitan a entrar a los famosos baile del Can can… Y por eso lo conocí…me pasan cada cosa…De repente me veo chateando con un tipo que llenó el vacío que tenía en mi interior…Estaba muy solita y sus buenos días sacudieron mi corazón antes del amanecer y la alegría en mi cuerpo empezó a florecer…Poco a poco empecé a soñar como una más en aquél corral de gallinas, donde él era el gallo de pelea y yo la más clueca de todas ellas…pues…Cuando era pequeña me encantaba jugar a la gallinita ciega adivinando de quién era cada prenda…Era todo un reto para mí…Sus mensajes al principio huidizos me escandalizaban y me excitaban una barbaridad dejándome llevar por la corriente del mar…Era como si estuviera meciéndome entre oleadas de pasión…olas serenas y embravecidas como maremotos impetuosos que me arrastraban hasta la orilla bajo la luz de la luna…Estaba ilusionada porque me sentía de nuevo querida y amada, pero sobre todo deseada…Amanecía escribiendo rimas dedicadas a las poesías que me salían de las entrañas como si estuviera comiéndote a besos…con lengua…Me asomaba tras los cristales de mis ventanales y te decía…Te quiero aunque estés lejos…Me gustas mucho…Me atraes y todavía no lo comprendo…pero…Te deseo con el cuerpo y con el pensamiento…Traspasaron fronteras…pues…A más de una le distes ventoleras de aventuras quijotescas entre edredones y sábanas al viento, donde un duelo de versos al barlovento  reflejaron los tríos en sus espejos… Besos ardientes, profundos e intensos, gritaron desgarrados de  gargantas secretas cuando se vieron retratados en nuestros furtivos encuentros en el obelisco de tus deseos… Poco a poco salieron a la palestra los celos pertrechados tras el muro de la misericordia clamando justicia y venganza para su orgullo y su cuerpo… El despecho esperpéntico que estaba enganchado al arpón de tu bicha, describió con pelos y señales el erotismo de noches salvajes entre desvaríos  y desmadres, y viéndose en medio de un enjambre de abejas rivales, quiso competir con la reina de los zánganos, manipulando los tentáculos de tu eje bipolar alegando que te burlabas de mí y de todas las demás…Y yo que soy gallina clueca adivino de quién es cada prenda jugando a la gallinita ciega, ya lo decía mi mamá…Piensa mal y acertarás…Quizás tú por rescatarla de nuevo en tus brazos te pusiste de acuerdo con ella, o por no perderme a mí, el caso es que los tres transgrediendo la mentira en verdad como en un baile del Can can…

martes, 11 de julio de 2017

CON MIS ARMAS DE MUJER FATAL.- (MICRORRELATO)



Me traicionaste, me engañaste con otra…Me dijiste que era la única mujer de tu vida, que jamás habías querido a nadie más que a mí, y fíjate cómo me has dejado…hecha polvo, una piltrafa…Más de mil veces te lo pregunté, las mismas que juraste que no había nadie más que yo, incluso te dije que si te gustaba esa, que te fueras con ella…jamás en mi vida te he obligado a quererme ni a estar junto a mí, lo sabes, ¿verdad? ¡Vaya que lo sabes! Me conoces tan bien…aún no comprendo a qué le tenías miedo, si a perderme o a perder algo que no he llegado a comprender todavía…eres tan ambiguo…el caso es que siempre lo negabas jurándome que sólo existía yo en tu querer…Apenas veía a la gente pasar por mi lado, las lágrimas empañaban mis ojos, me daba vuelta todo, quería morirme…si me hubiera atropellado un coche en esos momentos me habría dormido en paz, pues hacía dos noches que no pegaba ojo…Iba caminando despacio por la calle, dejándome llevar por las piernas que seguían los pasos tras las huellas del llanto…Quería perderme entre la muchedumbre…Sabía que había algo extraño en él, lo intuía, no sé por qué, pero eso de ser tan comedido en sus palabras, siempre esperando mi reacción, me hacía temer lo peor. Era demasiado meticuloso y por eso, solamente por eso empecé a dudar de su honorabilidad. No podía creer que me dijera tantas cosas lindas al oído, como si quisiera arrastrarme a terrenos resbaladizos en los cuales podría caer, sobre todo cuando acababa de salir de una relación tormentosa, donde los celos y pasiones ocultas estaban al cien por cien en nuestros encuentros furtivos…Cada día aparecía en el escenario de mi vida con tímidas y esmeradas palabras a las que respondía siempre lo que quería escuchar…Sospechaba que se parapetaba tras su bonita sonrisa de monaguillo con cepillo en la mano… Algo en mi interior me decía que deseaba atraparme para sus tardes de siestas con la morbosidad del solitario…pues…Tenía una habilidad deliciosa para embaucarme en sus ardientes palabras insinuándome a seguirle, y yo que estaba lastimada y llena de odio y rabia, me dejé llevar por sus frases cariñosas…eran de lo más excitantes…Reconozco que me deleitaban leerlas…Las vivía en todo su esplendor… como si estuviéramos desnudos el uno junto al otro… besándonos…cerraba mis ojos y me veía sentada sobre su vientre mientras me acariciaba las caderas…Era de lo más perturbador… Las frases iban subiendo de tono…Poco a poco se mostró tal cual en todo su apogeo de morbosidad al límite dejándose ver…quería arrastrarme a su terreno… Abrí los ojos al momento…Había algo que se me escapaba de las manos…Le seguí la corriente como había hecho desde el mismo momento que lo conocí…Le di la vuelta…y mientras oía sus jadeos a lo lejos de la fantasía de mis letras eróticas, le conté un secreto que tenía escondido dentro de mi corazón…Una aventura llena de episodios de lo más rocambolesco…Si quería tema lo iba a tener…Hace muchos años conocí a un hombre…Nos enamoramos… Teníamos encuentros apasionados en cualquier rincón de la calle…en la oscuridad de la noche…en su coche, en el mío…Entre ramas…A plena luz del día…me acosaba, me espiaba, me buscaba por todas partes…tenía celos de todos mis amigos…Le puse tal énfasis a la historia que parecía real, pues todo mi empeño era que se lo creyera…los escondites para acariciarnos de lo más estratégicos, de manera que fueran creíbles, al mismo tiempo susurraba despacito en las letras para excitarlo más…Podía oír su respiración entrecortada…me lo imaginaba todo nervioso… Lo dejé caos…Después le dije que esa conversación jamás la habíamos tenido, que se olvidara del tema y que no quería hablar más del asunto…Me desconecté al instante…Antes del anochecer me volvió a preguntar si era mentira o verdad…Irónicamente, le contesté que me lo había inventado todo… pero… Con mis armas de mujer, le mostré su espejo, dejándole entrever que podía ser una verdad escondida tras una enmascarada mentira, de tal forma que se le llenó la mente de dudas…o sepa usted bien, qué pensará él…

domingo, 2 de julio de 2017

CON EL LLANTO DE LOS SECRETOS.- (MICRORRELATO)



Te siento latir dentro de mí…algo está a punto de suceder…mil mariposas revolotean en mi pecho deseando volar…el amor llama a mi puerta invitándome a bailar…no sé si me podré contener…tengo ganas de saltar y correr…una fuerza misteriosa emana de mi interior…el corazón se me desboca de pasión…tus palabras me atrapan llenando mi alma de ilusiones y esperanzas…mis ojos vuelven a brillar con la luz de un amor tardío y sediento de mí…Me grita en silencio que está enamorado como jamás lo había estado…y yo que estaba medio adormilada con la guadaña de la desesperanza, despierto entresueños oyendo a lo lejos…te deseo como agua a fuego… Ese lento despertar que suavemente dio paso al amor es lo que trastorno mi corazón, incrédulo y tenaz, cuando de nuevo se presento ante mí… pues… Anoche le di forma y aliento a un hombre que despierta en mí sensaciones nuevas y enamora mis sentidos, me gustaría que se hiciera realidad, pero es un imposible…Creo que lo mejor será que te deje marchar para que me puedas olvidar…Quisiera llorar y no puedo, no me salen las lágrimas y necesito echarlas de mí, dejarlas volar…Señor mío, si yo pudiera llorar me descargaría de éste malestar que me agobia y me descarna el alma…no me salen atormentándome con éste suplicio de tenérmelas que tragar todas…Me acosté pensando que me pensabas, y era tan real la imagen de tu rostro frente a mis ojos, que esta mañana cuando oí el sonido del mensaje, el corazón me dijo que eras tú, pero no quise mirar el móvil hasta ahora, y cuando he visto tu cara en la pantalla, se me han llenado los ojos de lágrimas y han salido gota a gota libres y solas liberándome de ellas…pues…Como una serpiente me oprimían el cuello y ahogaban mis palabras en el pecho, ¿sabes? Y yo sólo quería decirte…Quiero besarte hasta que me falte el aliento…dormir contigo y perderme entre tus brazos y decirte…te quiero… ¡Qué pena tenerte tan cerca y tan lejos! No debería decirte estas cosas porque no puedo estar contigo…En realidad me da igual y no me avergüenzo de ello porque es un sentimiento hermoso que me llena de ilusión…Tampoco dejarme llevar por mi ansiedad, pero me duele el alma de tanto callar…Los sentimientos se desbocan dentro de mí…me perdería entre pasiones ocultas y salvajes…Necesito dormir contigo, pegada a tu cuerpo y mi boca junto a la tuya… Como una cría, eres una niña… Estuve pidiendo ayuda desde lo más profundo de mi corazón y tú escuchaste mi llamada de auxilio…te necesito tanto en éstos momentos y tú con tus tímidas frases me ayudas mucho, ¿te enteras? Tenía miedo de perderte, creí que ya no volvería a verteNunca me marché… Pensé que te habías olvidado de mí pero te acordaste que estaba aquí… Si, ¿y tú? Todos los días, siempre en mi corazón, no puedo olvidarte… Te echo de menosY yo a ti amor… No deberías… Lo sé, tú tienes la culpa porque te paseas por mi cabeza como un gatito mimoso, dime, ¿qué voy a hacer contigo? Pensé que ya no volveríamos a hablar cuando te dije adiós… Yo siempre te respetaré, y si tu no querías hablar… Pues has hablado a pesar de respetar y eso me ha gustado porque te quiero. No quisiera quererte pero no sé cómo echarte de mí, estás continuamente conmigo…Dime, ¿qué hiciste para atrapar mi atención?  Nada, ser nosotros mismos, me marcho a pasear… Hasta luego mi niño... Besitos… ¿Con lengua? Por supuesto… Son los más ricos y sabrosos, ¡me encantan! Jugosos… ArdientesProfundos… Intensos, me vuelven loca, ¿te enteras?... Peligrosos… Me pierden, por favor vete ya… Besitos en esos hombros y bajo esa falda… ¡Te odio! Y ¿sabes qué te digo? Dime…Que mejor bajo una falda más larga… Mejor, más juegoSi, porque si estamos en medio de la calle te puedes esconder entre mis piernas y yo taparte con ella…Y por eso estoy aquí…o…allí, no lo sé…quizás me encuentre en una nube…Me parece todo tan idílico, que es como si viviera en un sueño y tengo miedo hasta de despertar, me siento tan feliz…Me asusta tener tanta dicha a mi alrededor, como si no tuviera derecho a nada, como si la paz y la serenidad fueran negadas de por vida…He sufrido y padecido tanto a su lado que me parece imposible mirarme al espejo y ver mis ojos brillar como dos luceros…Las lágrimas bañan mi rostro, caen libres y sueltas derramándose en cataratas, deslizándose entre los pasadizos secretos de mil amores cuando le pienso en éste momento…Éste preciso momento en el cual me hallo observándome desnuda, haciéndome mil preguntas…Si le gustaré o no, si me encontrará atractiva, si el deseo de la pasión arderá en su cuerpo cuando vea el mío…Si querrá besar mi boca con la suavidad del terciopelo… Señor mío, me muestro ante ti llena de temores y dudas, tendrás que ayudarme un poco por favor…Las lágrimas empañan mi mirada y apenas veo una silueta titilante ante mí…Se desvanece…es sólo un sueño…no sé si pasó o no, ha pasado tanto tiempo que ya no recuerdo… Nuestra convivencia fue tormentosa, escabrosa, llena de ira y celos por parte de los dos, éramos unos críos…Nos equivocamos…Tanto amor te di que te emborrachaste de mí…Por defender mis sentimientos me abandonaste, no supiste comprenderme…Nunca me entendió, nunca…ya no importa, te perdono de todo corazón…En mi mente no cabe ni el odio ni el rencor. Antes no te entendía, ahora sí porque sé que no era tu intención hacerme daño, lo sé, y en parte te comprendo, quizás fui la culpable de todo, es posible… Y por eso estoy aquí esperándolo, sin prisas, tranquila y sosegada…pues…He vuelto a coger las riendas de los sueños dándole la espalda al mal tiempo con el llanto de los secretos, derramando lágrimas al viento con la alas de mis sentimientos…

jueves, 29 de junio de 2017

DONDE LE DI TODOS MIS BESOS. - (MICRORRELATO)




Una historia se acaba empieza otra, no sé si será mejor o peor, pero contigo acabé por tu traición…Llegaste a mi vida como un torrente de pasión, quitándome todos los miedos…me has devuelto la confianza que había perdido cuando más la necesitaba…has llenado mi alma de ilusiones, de sueños…esos que se habían quedado rezagados tras la esperanza olvidada…y por eso me encuentro sonriendo y cantándole a la vida…¡mira que eres guapa! Yo creía que el mundo se había acabado el día que mi madre murió en mis brazos mirándome, mientras la mecía cantándole una nana llenita de lágrimas…Luego le cerré los ojos y le di más de mil besos en la cara y me tragué su aliento…Al otro te vi pasar sin decirme nada, ni siquiera me dirigiste la mirada como solías hacer... ni un hola, ni un adiós...sólo una indiferencia solapada…No sé si me quisiste alguna vez, si sentiste un poco de amor, no lo sé, pero rebobinando atrás nuestra historia, si es que la hubo, no sabría definir qué era ese sentimiento que se entrometió entre tú y yo…El caso es que no sería amor, ya que lo único que nos unía era una especie de locura pasional instantánea y fugaz…Eso era lo que me transmitían tus ansiedades y yo como te quería tanto y temía perderte, me dejaba hacer lo que deseabas en ese momento, convirtiéndolo en una verdadera adicción del uno por el otro…A veces me sentía como un despojo cuando me quedaba en la intimidad de mis soledades abrumada de temores…Las dudas me acechaban de tal manera, que siempre me decía que ya no cedería más a tus antojos, pero estaba tan enamorada…Ahora me doy cuenta de mi error…Estaba enganchada, atada a tu cuerpo como esas latas que arrastran por las calles los perros corriendo tras los coches de los novios…Ese sentimiento al que llaman amor tan sólo era una mera adicción de ti hacia mí, y la realidad es que recurrías por purita necesidad para saciar tu apetito carnal…pero…¿sabes que te digo? Que yo te amaba de verdad, ¿te enteras? Por eso voy caminando tan tranquila y fresca...pues...Es más feliz quien ama que el amado, y yo era la mujer más feliz del mundo cada vez que te besaba, te abrazaba y me entregaba a ti, en cambio tú, sepa Dios cómo te encuentras en la soledad de tus pensamientos, porque para eso hay que sentir mucho amor y tú no tienes corazón…En tu alma no hay nada más que un vacío que te traspasa la mirada…Tú no sabes querer, nunca me has querido de verdad… nunca. Incluso una vez me dijiste que me fuera contigo al fin del mundo, y yo me lo creí, ¡vaya que me lo creí! Hasta hice la maleta y cuando me viste aparecer con ella a cuesta, te echaste a reír como un energúmeno diciéndome que todo había sido una broma…Agaché la cabeza con los ojos lacrimosos y me di la vuelta…Quizás por lástima o por quedarte conforme, me paraste y me hiciste ver que era una prueba de amor, querías que te demostrara hasta donde sería capaz de hacer por ti…Y eso es lo que te ha perdido…Te has tirado tanto tiempo poniéndome entre la espada y la pared, que al final tuve el valor de decidir por mí misma y elegir lo mejor para mí, porque últimamente me sentía desequilibrada emocionalmente…pues…Ponías demasiadas trabas para seguir conmigo en armonía. Eso de estar acomodado a una relación bella y bonita te inquietaba. Te fastidiaba enormemente la seguridad de la lealtad y fidelidad de los amantes…Era como una lucha entre tu ego y mis sentimientos. Lo único que has tenido en mente desde el primer día que me conociste, era someterme a tu voluntad, como si fuera una perra fiel a la que sacabas a pasear cuando te lo pedía el cuerpo, porque corazón conmigo jamás lo has tenido…Te gustaba tenerme latente y pendiente, en vilo, temerosa a perderte... Siempre tratabas de darme celos tonteando con otra mujer…Hasta que lo conseguiste…Infundiste tantas dudas y tantos miedos en mi alma que empecé a sufrir alucinaciones, dándole vida a escenas que sólo existían en mi mente…Era como si un ente extraño se hubiera apoderado de mi ser haciéndome sentir verdaderas escenas de pánico…El dolor de los celos me atormentaban de tal manera, que cada vez que lo veía sonreír a cualquier mujer que se cruzara en su camino, pensaba que estaba liada con él, y por las noches apenas podía dormir… Hasta que me di cuenta de todas sus tretas y artimañas para tenerme esclavizada al capricho de la verdadera naturaleza de su ser…Y por eso…Te haces la víctima, como si yo te hubiera engañado o haberte hecho daño, y te muestras orgulloso y altivo cuando pasas por mi lado…Quieres demostrar una indiferencia desmedida y por dentro estás que muerde…Te reconcome la envidia al verme tan alegre y segura, pisando fuerte y rompiendo moldes…¿qué te creías? Que me ibas a achicar, ¿verdad? Para nada, que aquí donde me ves soy una mujer de la cabeza a los pies, fuerte y soberana en todo lo que siente mi cuerpo y mi alma…De repente me di cuenta de que hablaba sola con un aliento que me perseguía en sueños… pues…Por las mañana amanecía rota y maltrecha…Retrocediendo en el tiempo, me veo de nuevo junto al lecho de mi madre, escuchando sus últimas palabras…Hay que ver hijita, me casé en contra de mi familia, me cargué de hijos, y todo ¿para qué? Para nada, tanto luchar para nada…En ese momento no me di cuenta de la intensidad de sus palabras, lo único que pensaba era en abrazarla, estar a su lado cogidas de las manos, y cuando cerró sus ojos, antes de salir de la habitación, me acerque a ella y le dije…Mamá dame tu aliento...y me lo tragué…A partir de entonces fue cuando empezó mi agonía, sintiendo cómo cada día, su alma se adentraba en la mía, fundiéndose sus celos entre los recovecos de mis sentimientos…Los celos que siempre había tenido, insuflaron en mi mente imágenes que ella había creado, haciéndose la dueña de mis sueños…Estaba metida en una letanía de frases embarradas de sucesos que nunca sucedieron…Una ráfaga de viento me hizo volver a mi tiempo actual, y como paloma mensajera, fui volando a los lugares a recoger su recuerdo, allí donde le di todos mis besos y mis abrazos…Esos momentos locos de arrebatos donde nos fundimos en el fuego de la pasión…Tenía que atraparlos para dejarlos plasmados en mi pecho, arrancando de cuajo aquellos celos que me insuflaron su último aliento…Y por eso hoy me encuentro sonriendo y cantándole a la vida con la prosa narrativa de tus manos junto a las mías…