viernes, 26 de julio de 2019

ESCLAVOS DEL AMOR.- (MICRORRELATO)


Ya no acudiré a tus citas, ni cederé más a tus prerrogativas como si tuvieras derecho a tenerme cuando se te apetece y te lo pide el cuerpo…Tampoco me detendré a la espera de tus caricias como si fuera limosna para el alma mía...pues...Prefiero seguir mi camino adelante sola, que volver atrás para padecer tu mal querer aunque me pare a llorar por las esquinas…Llegó el momento de pasar página y decir adiós a ese hombre que nunca me amó, pero sí me utilizó…¿Te refieres a mí? ¡Vaya! Ya me oyó, se ve que está alerta, pensé...Sí, me refiero a ti…Siempre me echas la culpa de todo y tú, ¿qué es lo que has hecho por mí? Nada, no has hecho nada, sólo te has limitado a esperar que lo dejara todo, y sabes bien que era un imposible desde el comienzo, además…¿Me has querido alguna vez? Me preguntó con osadía…Me quedé mirándolo y en ese momento me di cuenta de que éramos tan culpables él como yo…No había nada qué hacer y seguí mi camino con la sensación de vacío en mi interior, y por eso…Me hago mil preguntas y siempre llego a la misma conclusión…¿Para qué? Todo esto, ¿para qué? Tanta pasión como habíamos derrochado el uno para el otro, y ahora no quedaba nada y lo peor de todo, ni siquiera me dolía ver pasar los días sin saber nada de él, es más, lo evitaba, era como si la indiferencia se hubiera hecho dueña de mis sentimientos…Apenas me emocionaba verlo, me daba igual, no tenía ilusión de estar caminando juntos de las manos…pues…Siempre era lo mismo, me hacía ir hacia lugares recónditos para abrazarme y deja de contar, y por eso…Me he convertido en un ser frío y calculador…como tú…Ni te quiero ni te dejo de querer…como tú…¿Cómo yo? Sí, sí, como tú…Eres un hombre que vas a lo que vas, al libre albedrío, aquí te pillo y aquí te mato, te da igual mis sentimientos, pasas de mi amor, un amor entregado sin nada a cambio, ¿y sabes por qué? Porque me enamoré como una adolescente y no veía a nadie más que a ti, y ahora, ¡fíjate! Me has destrozado el alma, has tirado por la borda todas mis ilusiones, mis sueños…he perdido toda esperanza de tener una vida en común contigo y me has devuelto a la realidad…Una realidad que sabía de antemano que tenía, pero que tú, con tus palabras me hiciste cambiar llenando mi cabeza de fantasías donde vivíamos en una nube de algodón, pero… ¿Sabes que te digo? ¿Qué, qué? Que ya me da igual todo, que no me importa que no me quieras y que paso de ti…¿Te enteras? A ver si te vas a creer que me voy a quedar todo el día encerrada en casa como si estuviera desahuciada…No, no, para nada, que bien que he aprendido la lección, y lo mismo que tú antes hacías, ahora lo hago yo con ilusiones y muchas esperanzas…pues…Me siento contenta, me siento bonita y me siento guapa, y lo más importante, llena de vida…Mis sentimientos han cambiado para bien y todo esto te lo debo a ti... ¿A mí? Sí, sí a ti…No te puedes imaginar lo que he aprendido contigo, has sido mi mejor maestro, y he decidido mostrarte en tu propio espejo, y por eso…Hoy me seguiste por el camino y al ver que no te decía nada y ni siquiera me paré a esperarte, aligeraste el paso para alcanzarme, y viendo que aún así ni te miré el rostro ni sonreí a tus ojos, ahora te sientes abandonado y solo…No me llores, no me vengas con tus cuentos de siempre, ni me digas que me amas más que a tu vida…No me trates como a una cualquiera, que lo único que consigues es que me abandone a tus brazos para dejarme después de pasar un buen rato…Mira que soy mujer de lágrima fácil…mira que me derrito ante la tristeza de tu mirada, que me enternece y me desarma…mira que será verdad que te quiero y que sin ti vivir no puedo…Ten piedad de mi dejándome marchar, porque si no lo haces ahora que estás a tiempo, más tarde te arrepentirás…pues…Sabes bien que luego seré yo la que vaya llorando escondida por las esquinas hasta que se me revuelvan las tripas…No grites más mi nombre, no me beses con pasión, no acaricies mis sentidos y no me llames corazón…Mira que tengo las emociones al límite y se me trunca la razón…No me digas que me amas, no me digas que mueres por mí, no me digas más mentiras y déjame partir…Mira que tengo el corazón partido y dispuesto a resurgir, que ya son muchos años estando contigo y no saber nada de ti…No te conozco, no sé quién eres, me confundes la razón…pues…Una veces te siento lejos y otras estás metido en mi interior…Somos adultos, libres de pensamiento, libres de perjuicios y esclavos del amor, pero…Hay una condicionante que te impide seguir, y esa soy yo…Demasiada libertad en las acciones te asustan y atrapan el corazón, pero…Te atraen, en el fondo te atraen tantas libertades y te llama la atención el que sea mujer valiente y llena de emoción, y por eso…Jamás podrás entender que te quiera y te deje de querer…  

No hay comentarios:

Publicar un comentario