viernes, 26 de julio de 2019

ESCLAVOS DEL AMOR.- (MICRORRELATO)


Ya no acudiré a tus citas, ni cederé más a tus prerrogativas como si tuvieras derecho a tenerme cuando se te apetece y te lo pide el cuerpo…Tampoco me detendré a la espera de tus caricias como si fuera limosna para el alma mía...pues...Prefiero seguir mi camino adelante sola, que volver atrás para padecer tu mal querer aunque me pare a llorar por las esquinas…Llegó el momento de pasar página y decir adiós a ese hombre que nunca me amó, pero sí me utilizó…¿Te refieres a mí? ¡Vaya! Ya me oyó, se ve que está alerta, pensé...Sí, me refiero a ti…Siempre me echas la culpa de todo y tú, ¿qué es lo que has hecho por mí? Nada, no has hecho nada, sólo te has limitado a esperar que lo dejara todo, y sabes bien que era un imposible desde el comienzo, además…¿Me has querido alguna vez? Me preguntó con osadía…Me quedé mirándolo y en ese momento me di cuenta de que éramos tan culpables él como yo…No había nada qué hacer y seguí mi camino con la sensación de vacío en mi interior, y por eso…Me hago mil preguntas y siempre llego a la misma conclusión…¿Para qué? Todo esto, ¿para qué? Tanta pasión como habíamos derrochado el uno para el otro, y ahora no quedaba nada y lo peor de todo, ni siquiera me dolía ver pasar los días sin saber nada de él, es más, lo evitaba, era como si la indiferencia se hubiera hecho dueña de mis sentimientos…Apenas me emocionaba verlo, me daba igual, no tenía ilusión de estar caminando juntos de las manos…pues…Siempre era lo mismo, me hacía ir hacia lugares recónditos para abrazarme y deja de contar, y por eso…Me he convertido en un ser frío y calculador…como tú…Ni te quiero ni te dejo de querer…como tú…¿Cómo yo? Sí, sí, como tú…Eres un hombre que vas a lo que vas, al libre albedrío, aquí te pillo y aquí te mato, te da igual mis sentimientos, pasas de mi amor, un amor entregado sin nada a cambio, ¿y sabes por qué? Porque me enamoré como una adolescente y no veía a nadie más que a ti, y ahora, ¡fíjate! Me has destrozado el alma, has tirado por la borda todas mis ilusiones, mis sueños…he perdido toda esperanza de tener una vida en común contigo y me has devuelto a la realidad…Una realidad que sabía de antemano que tenía, pero que tú, con tus palabras me hiciste cambiar llenando mi cabeza de fantasías donde vivíamos en una nube de algodón, pero… ¿Sabes que te digo? ¿Qué, qué? Que ya me da igual todo, que no me importa que no me quieras y que paso de ti…¿Te enteras? A ver si te vas a creer que me voy a quedar todo el día encerrada en casa como si estuviera desahuciada…No, no, para nada, que bien que he aprendido la lección, y lo mismo que tú antes hacías, ahora lo hago yo con ilusiones y muchas esperanzas…pues…Me siento contenta, me siento bonita y me siento guapa, y lo más importante, llena de vida…Mis sentimientos han cambiado para bien y todo esto te lo debo a ti... ¿A mí? Sí, sí a ti…No te puedes imaginar lo que he aprendido contigo, has sido mi mejor maestro, y he decidido mostrarte en tu propio espejo, y por eso…Hoy me seguiste por el camino y al ver que no te decía nada y ni siquiera me paré a esperarte, aligeraste el paso para alcanzarme, y viendo que aún así ni te miré el rostro ni sonreí a tus ojos, ahora te sientes abandonado y solo…No me llores, no me vengas con tus cuentos de siempre, ni me digas que me amas más que a tu vida…No me trates como a una cualquiera, que lo único que consigues es que me abandone a tus brazos para dejarme después de pasar un buen rato…Mira que soy mujer de lágrima fácil…mira que me derrito ante la tristeza de tu mirada, que me enternece y me desarma…mira que será verdad que te quiero y que sin ti vivir no puedo…Ten piedad de mi dejándome marchar, porque si no lo haces ahora que estás a tiempo, más tarde te arrepentirás…pues…Sabes bien que luego seré yo la que vaya llorando escondida por las esquinas hasta que se me revuelvan las tripas…No grites más mi nombre, no me beses con pasión, no acaricies mis sentidos y no me llames corazón…Mira que tengo las emociones al límite y se me trunca la razón…No me digas que me amas, no me digas que mueres por mí, no me digas más mentiras y déjame partir…Mira que tengo el corazón partido y dispuesto a resurgir, que ya son muchos años estando contigo y no saber nada de ti…No te conozco, no sé quién eres, me confundes la razón…pues…Una veces te siento lejos y otras estás metido en mi interior…Somos adultos, libres de pensamiento, libres de perjuicios y esclavos del amor, pero…Hay una condicionante que te impide seguir, y esa soy yo…Demasiada libertad en las acciones te asustan y atrapan el corazón, pero…Te atraen, en el fondo te atraen tantas libertades y te llama la atención el que sea mujer valiente y llena de emoción, y por eso…Jamás podrás entender que te quiera y te deje de querer…  

martes, 23 de julio de 2019

AMORES VERDUGOS.- (MICRORRELATO)






Me estoy planteando muy seriamente el alejarme de ti dejándote marchar…pues…Va a ser verdad que esa intuición femenina que nunca falla, tiene toda la razón en hacerme ver que ni tú me quieres, ni te quiero yo, y por eso…Voy a echar mis alas al viento y dejarme mecer donde laten los sentimientos…Se me había escapado de las manos, o mejor dicho, se nos escapó sin darnos cuenta…Quizás tuve la culpa de lo que aconteció más tarde pero ya no hubo marcha atrás…Cuando me di cuenta, la cosa había llegado demasiado lejos y me enamoré con todas las fuerzas de mi ser…Había entrado en un bucle de pasión del cual no sabía cómo salir hasta que lo vi con mis propios ojos juntos, y aunque hacía mucho tiempo que lo presentía, no quería verlo de tanto como lo amaba, y por eso…Flirteando me encuentro con un señor que conocí por estas redes, que sin quererlo yo, él me encontró, y como se suele decir, me tiró los tejos justo en ese momento crucial cuando mi cabeza estaba fatal, con un desequilibrio emocional que cualquier cosa me hacía llorar…pues…Tenía las lágrimas a flor de piel cada vez que me acordaba de esa escena, no me la quitaba de la cabeza, todo el tiempo dándole vueltas y más vueltas, y eran tan grandes las ansias que tenía de olvidarlo, que quedé con él una mañana y cuando me quise dar cuenta, amanecí abrazada a su cuerpo entre las sábanas de su cama…Ojalá no hubiera pasado, juro que no quería, que no era esa mi intención, pero…A partir de ese momento no había día que, cada vez que me conectaba a la red, no hubiera un nuevo mensaje suyo diciéndome que me amaba y que no podía olvidarme, y yo que…Sólo quise echar mis alas al viento por venganza y despecho, ahora resulta que no sé ni qué pensar, haciéndome dudar hasta de mi verdadera honestidad…pues…Me gustó…reconozco que me gustó…Me encantó pasar una noche loca de pasión desinhibida…perdida entre caricias ardientes, excitantes… Entregada a las emociones del momento, olvidándome del mundo y de otros besos…tus besos, y aunque ese hombre no era mi tipo, me volvió loca la intensidad de su deseo…Era como si nunca lo hubieran besado…Me sedujo la forma de mirarme la boca, sus palabras fogosas y las ansias que tenía de llevarme a su terreno, a su casa…a su cama, a que una mujer lo amase como lo amé yo, y eso, la verdad es que me está haciendo pensar que hay muchas formas de amar…Es como si existieran sentimientos escondidos por rescatar, y por casualidad descubrí esta sutil manera tan sensual…pues…Está constantemente diciéndome que jamás había sentido tanto fuego en sus carnes, que no puede dormir, que no me quita de su pensamiento y que le arden los labios cada vez que recuerda mis besos…Que nunca lo habían amado como lo amé yo y que era la primera vez que una mujer se había entregado con tanta dejadez, y por eso…Me estoy planteando si es verdadero amor lo que siento por ti, o es puro morbo lo que me empuja a seguir contigo…pues…Me atrae la idea de volver a sus brazos otra vez, no sé…quizás…Puede ser que sus palabras me hagan sentir hermosa y deseable…Es el mismo sentimiento que latía en mi corazón cuando tú y yo nos conocimos y empezamos a salir…Entonces éramos más jóvenes, y ahora después de tantos años juntos de pareja, apenas siento que me deseas como antes, y…Éste hombre me ha acariciado los sentidos haciéndome sentir joven de nuevo, y aunque ya no lo soy de edad…Mis sentimientos son muy juveniles, reconozco que no he madurado y eso me hace ser vulnerable, no me doy cuenta y cualquiera puede engañarme, engatusarme…pues…Me creo todo lo que me dicen, pero…Ni me importa, ni me preocupa, porque desde que lo he conocido me veo bonita ante el espejo de su cama, preciosa entre sus sábanas, y cuando me mira la sonrisa asoma a su cara con la alegría de mi alma…Debe ser que su amor me sedujo y vivo en una nube de la cual nunca quisiera bajar, pero…Si he de ser sincera conmigo misma, no lo amo, no estoy enamorada y me pregunto…¿Qué será lo que siente mi corazón? Es como si me estuviera poniendo a prueba ese hombre que me consume el pensamiento, ese hombre que me arroba la piel…¡Oye tú! ¿Quién yo? ¡Míralo! Ahí está sentado pasando de mí, quiere demostrarme que le da igual que esté con otro, que no le importa porque en el fondo sabe que siempre seré suya, lo sé, lo conozco muy bien, son ya muchos años compartiendo locuras y desengaños…pues…Es como un niño travieso al que le gusta jugar con mis sentimientos…Debe ser esa agonía de no madurar, como si tuviera miedo a envejecer, y como el ladrón cree que todos son de su condición, piensa que actúo como él, y por eso…Estoy segura que lo sabe, que se ha dado cuenta que estoy tonteando con otro y quiere demostrarme indiferencia, como si no le dolieran mis aventuras…Quizás llevaba tiempo buscando la manera más agradable para acabar conmigo, y yo, con mi locura se lo puse fácil…Tan fácil como para salir de su vida sin un adiós…pues…Para amores verdugos, ni míos ni tuyos, que para eso está el libre albedrío rompiendo corazones fríos…      
   

sábado, 20 de julio de 2019

LA FIERA QUE LLEVO DENTRO.- (MICRORRELATO)


Dicen las malas lenguas que ojos que no ven, corazón que no siente, y verdad ha de ser cuando, aún sabiendo que ya no te interesaba mi querer, te dejé de buscar para no volverte a ver…pues…Tenía la sensación de que te estabas dando el buen atracón con ella y el orgullo me impedía verlo, no quería comprobar por mí misma lo que intuía, y por eso…Maquinando me encuentro por las calles del infierno hablando con el aire y el viento, escenificando en la mente una película llenita de sexo, puro y duro sexo donde tú la tenías sentada en tus rodillas con una mano abajo y la otra arriba…más o menos lo que tú y yo hacemos cada vez que nos vemos, que no hay espacio en mi cuerpo que no hayas acariciado con tus manos y tus besos…¡Maldita sea tu estampa! ¡Te odio! ¡No sabes cuánto te odio! Ni te lo imaginas, pero…Te vas a enterar tú bien de lo que soy capaz de hacer…Me sentía fuerte y poderosa, con ganas de hacerle daño, mucho daño…Era como si un ser maléfico me estuviera dictando los pasos a seguir…el corazón me latía a mil…No sé porqué te besé aquella vez, te juro por lo más sagrado que jamás me volverás a tener en tus brazos, ¿qué se habrá creído éste tío? Cada vez me sentía más encolerizada, y estando en ese tira y afloja conmigo misma, lo veo andando despacio, se para bajo un árbol y me mira… ¡Vaya! Pensé para mí, parecía que me había leído el pensamiento y estaba allí tan tranquilo, y yo mientras tanto estaba lapidándolo…pues…Últimamente apenas lo veía, quizás los años hicieron mella en sus sentimientos y se estaba acomodando a las circunstancias de la vida…En fin, iré a veré qué es lo que se trae entre manos, porque éste no da palos de ciego, es un calculador nato, lo tiene todo controlado, le gusta mucho el orden y manejar la situación a su manera, sobre todo a mí porque sabe que lo quiero y lo adoro, ¡qué rabia me da ser tan débil! El caso es que allí estaba con un brazo alzado a una rama más chulo que nadie sabiendo que me vería pasar…pues…Intuye cada paso que doy…¡Qué guapo está! Me encanta su estilo, ese porte de macho dominante, pero…Cuando está en mis brazos es un osito de peluche, se deja hacer de todo…Andaba remisa y reprendiendo mis conjeturas…Me tiene loquita de pasión, lo amo sin remisión y esto es lo que hay…¡Qué mal pensada soy…! No, no lo soy, éste se ha adelantado a mis sentimientos, me conoce muy bien y se ha dado cuenta de que se está pasando siete pueblos en darme de lado, ¡vaya que sí! No se me va ni una, las cazo al vuelo…Al momento me enfrenté a él y le solté a bocajarro…¡Oye tú! ¿Quién yo? Sí, sí tú, a ver si te crees que me estoy dirigiendo al árbol…Lo noté distante, más bien frío, marcando distancia, como si días antes no me hubiera estado comiendo la boca como un lobo hambriento, ¡qué coraje me da que hayan hombres que se porten así con las mujeres! Como si fuéramos de usar y tirar…¡No lo soporto, y no se lo pienso permitir ni consentir! Además parecía que me estaba mirando desde arriba, muy altivo y altanero, aunque parecía inseguro, esperando a ver qué decía yo…Escúchame bien, si estás con otra o ya no me quieres me lo dices y en paz, ¿te enteras? Si estuviera con otra te lo diría sin tapujos, yo no necesito engañarte porque no tengo nada que perder…¿Nada que perder? Le pregunté…Nada de nada, tú y yo no somos parejas…No daba crédito a lo que estaba oyendo…Se me cayó el alma al suelo…se me rompió el corazón, pero…Los años no sólo sirven para envejecer, que también te dan fuerza y seguridad, y yo era fuerte y valiente, ¡vaya que sí! Una mujer aguerrida, luchadora y atrevida, ¡vamos que ya no le temía a que me dejara por otra! Y menos ahora...¡Ay si me madre levantara la cabeza, menuda era! Éste tío no me va a matar de dolor, ¡ni hablar del peluquín! No estaba dispuesta a darle el gusto de que me viera titubear. Tenía que demostrarle que era una mujer de armas tomar, y por supuesto no pensaba arrastrarme como una pordiosera mendigando amor, así que hice de tripas corazón y con toda la ironía del mundo le dije…Es verdad, ¡qué tonta soy! Yo tampoco tengo nada que perder, si tú y yo tan sólo somos como animales en celo…perra yo ofreciéndote el trasero y tú olisqueándolo como perrito callejero…Y seguí mi camino gritando para mis adentros…¡Licántropo, vampiro, chupa sangre! Que has estado toda la vida aprovechándote de mí hasta que te has hartado, y ahora que los años te acechan quieres saltar de flor en flor como si fueras un jovencito…¡Éste no sabe a quién se enfrenta! Estaba llena de odio, el veneno destilaba por cada poro de mi cuerpo…Se va a enterar de lo que soy capaz de hacer, no hay nada peor que una mujer despechada, ¡venga a mí la venganza! No estaba dispuesta a derramar ni una lágrima por ese desalmado. De ahora en adelante me iba a tirar a todos los hombres que me gustaran un poco…pues…Me da igual los sentimientos porque el sexo también enamora, ¡vaya que sí! Que hay caricias tan excitantes que te pierden para siempre…¡No me importa! Pienso arrastrarme al fango como una cualquiera, ¡jolines, qué mal suena esa palabra! Me sentía eufórica, contenta y dispuesta a todo…¡Mentira! No seré capaz…nunca podría estar con otro hombre, me tienes enamorada, ¿te enteras? No te creo, no me quieres, me dijo al instante…Te quiero con toda mi alma…Eres el único hombre de mi vida, el único que saca a la fiera que llevo escondida, la salvaje y la sometida…Soy toda tuya y por mucho que intente olvidarte, jamás lo conseguiré, y ese será mi castigo de aquí hasta el infinito…

domingo, 14 de julio de 2019

ENTRE LLAMARADAS DE FUEGO.- (MICRORRELATO)





Dicen que el tiempo no compartido continuamente entre las parejas enfría la relación…No, no…para nada, que…Aunque no te vea a menudo, es como si estuviera contigo constantemente, ¿sabes? ¡No me digas! Me dijo…Sí, sí, te siento cerca, dentro de mi corazón, y por eso…Quisiera retener las caricias de tus manos en mi piel…decirte al oído te quiero y…mátame usted a besos…Me colgué de su cuello  y le mordí los labios con la suavidad del terciopelo…Me agarró de la cintura y se dejó mecer con las fuerzas del vaivén…Me encanta sentir sus manos alrededor de mi cuerpo, ese abrazo fuerte y ardiente lleno de amor que me desmorona toda, siguiendo las teclas de su fusión…Me atrae hacia su pecho como si quisiera mezclarme con su sangre, y yo mientras tanto muero por sus besos...Besos ardientes y llenos de deseo...Te quiero sin remedio y aunque tan sólo tenga un momento contigo, es un mundo entero...El universo se abre ante mí cuando te veo, y no pasa un sólo día que no te tenga latiendo en mi pecho…Es como si acabara de conocerte, y estuviera esperándote asomada al balcón con ese cosquilleo de los primeros roces del amor…pues…A veces me siento como una adolescente acicalándome, pintándome las uñas de las manos y los pies, mirándome al espejo por delante y por detrás, eligiendo la ropa más llamativa para gustarte, para que me veas bonita, ¿te enteras? ¿De verdad haces todo eso por mí? Sí, lo hago…pues…Eres para mí todo lo que quiero y no necesito más, y por eso…Salí corriendo cuando te vi pensando en la alegría de estar abrazada a ti, ¡me encanta ver cómo me esperas! ¡Qué paciencia tiene conmigo...! Y yo mientras tanto aligerando el paso para que no se pierda en el camino, porque...Hoy tenía ganas de ti… ¿Sí? Sí, muchas ganas…Se me apetecía hacer travesuras contigo... ¿Qué travesuras? Me pregunta con picardía…Ya sabes, esas cosas ardientes y peligrosas... Estoy loca, ¿te enteras? Lo sé, siempre lo has estado, me gusta esa locura tuya... me vuelve loco, haces conmigo lo que quieres…Lo miré a los ojos y separándome le dije…A veces pienso que no te atreves a demostrar cuanto me quieres, es como si tuvieras miedo a que me lo crea, dime mi amor, ¿de qué tienes miedo? A nada, no temo nada…No le creo, sé que teme algo y por eso no se entregas del todo pensé…Estoy andando los caminos sola, pero…Lo siento conmigo, sí, sí, está junto a mí, siempre está a mi lado…Es el hombre que enamoró mi alma y mi cuerpo…Lo conocí una mañana por casualidad…Lo vi a lo lejos, y según se acercaba me miraba a los ojos y al cruzarse me sonrió guiñándome un ojo…No pude aguantar la sonrisa y al escucharme se volvió, y yo descarada seguí sonriendo hasta que sin poder más me dio la carcajada…Adelantó los pasos y se puso frente a mí serio y como dudando…¿Qué es lo que te hace tanta gracia? Me preguntó y al verlo tan desconcertado, no tuve más remedio que reprimirme y le dije en toda la cara…Tú, me hace gracia tu cara y esa manera de mirarme…¿Y se puede saber qué cara tengo y cómo te miro? No me esperaba esa respuesta, a lo que ni corta ni perezosa…Verás, es que me ha dado la impresión de que nunca has visto a una mujer…Casi tuve que reprimir la risa porque no podía creer que estuviera hablando con un tío hecho y derecho, tan alto y tan grande frente a mí como un niño perdido…Me gustaba, ¡vaya que sí! No sé qué es lo que vi en éste hombre, pero algo en sus gestos me llamó la atención, era como una atracción diabólica y mutua…pues…Algo en mi interior me decía que a éste tipo yo le atraía…Sin darme cuenta empecé a flirtear descaradamente para que se diera cuenta de que me gustaba a rabiar, y no quería perder la ocasión de atraerlo con mis armas de mujer fatal, esas que saco cuando me interesa un hombre…Me estaba conquistando sin saberlo él, pero yo sí, y por eso…Empecé a tirarle la caña para pescarlo y atraparlo a mis pies…¡Qué guapo era…! Me encantan los hombres guapos y si encima tienen sentimientos más, me enloquecen y me desarman…Hoy tenemos una cita, la primera cita desde aquella mañana cuando se cruzó en mi camino y ando ligera…Me he vestido de rojo para que me vea desde lejos…Llevo una minifalda que seguro que cuando me vea no me quitará los ojos de las piernas…¡Míralo! Viene en coche...Se ha parado y me ha invitado a subir y yo ni me lo he pensado…Al momento me he sentado a su lado y aunque estoy un poco nerviosa, seguro que se me pasará, sobre todo cuando ha pisado el acelerador y carretera y mantas…Ha parado en un lugar entre árboles, me ha mirado y al momento me he sentado sobre sus rodillas, le he besado la boca y he gritado como una loca cuando me ha arrancado los besos de la garganta con la fuerza de su corazón…Quítate esa coraza de acero, grita mi nombre y dile al mundo entero que me quieres sin remedio...pues…Si tú temes perderme por amor, ¿qué voy a hacer yo si algún día me dejas de querer? ¡Nunca, nunca! A veces pienso que se acabará la pasión que nos une y te irás de mi lado, desaparecerás para siempre…No pienses tanto y sigamos como estamos porque sólo tenemos este momento para amarnos…pues…Ya soy muy viejo...No, no lo eres…Eres joven y cuando estamos juntos somos como dos adolescentes llenitos de fuego... Y su boca y la mía se perdieron entre llamaradas de fuego...