domingo, 28 de febrero de 2021

COMO GAVIOTA DE ALAS ROTAS.- (MICRORRELATO)

Aterrizaste en mi vida cuando había perdido toda esperanza de volverme a enamorar, ¡qué cosas, Señor! A estas alturasjusto en el momento que me había adaptado a la situación de pasar mis últimos años en soledadUna nunca sabe lo que le pueda deparar el destino, y de repenteHiciste escala sobre mis canas y las marcas de la edad en mi cuerpo y en mi cara…El espejo nunca miente, y puedo ver cada línea surcando mi rostroTengo la voz resquebrajadaLos sentimientos a flor de piel de tantos amoríos inciertosy ahora me lo ha robado con la forma de mirarmeel deseo que desprende cuando me mira…tiene una mirada incandescente…me encanta…me hace sentir tan mujer…los modales de sus formas hacia mi persona…¡Es tan caballeroso y varonil…! Me gusta, sí, sí, me gusta mucho…Hacía tanto tiempo que nadie me trataba asíMe enamorasteme embriagaste de amor, y por esoTengo el corazón en llamas, me arden los pensamientos, se me desatan las manos cuando no te encuentro en mi camamis ojos se iluminan de lujuria con el recuerdo de tus besos recorriendo cada rincón de mi cuerpoNo hay nada más bello y placentero que sentirte en éste preciso silencio, y por esoEstoy llorando de emociónpuesSomos como dos barquitos veleros a la derivaal vaivén de las enfurecidas olasperdidos en alta mar en la oscuridad de la noche, peroAntes de amanecer me encuentro caminando descalza por la orillita de la playaDos vidas transparentes que deambulan hacia ninguna parte…Un hombre y una mujer que laten con un mismo corazón…Ella navega en la cresta y él bucea arrastrado por la agonía del estereotipo implantado por la sociedadHay un fuego interno que atormenta mi alma de pasiónpues…Como gaviota de alas rotas siento mi alma naufragar cuando…Me dice que me ama, que no puede dejar de pensar en mí, peroNo puede ser…¿Por qué? Grita su corazón mirándome con los ojos llameantes de dolor…Porque yo soy libre y tú no…Sus lágrimas desbaratadas se agolpan en mi gargantaFue una mañana espléndida de sol en la que caminaba por la orilla del marOí sus pasos chapoteando tras de míestaba corriendome salpicó el pareose giró pidiéndome disculpasNo volví a verlo hasta el día siguienteme saludo sonriendoA partir de entonces coincidíamos todas las mañanasEmpecé a preocuparme por mi físico, no sé porquéquería llamar su atenciónme atraía muchoMás o menos era de mi quintaUna tarde que estaba paseando por el puerto se paro junto a mí y empezamos a hablar como si estuviéramos deseando de conocernos¡Yo estaba deseando! Me invitó a tomar café, yAhí empezó la gran aventuraDos vidas distintas y dispares, cada una por un lado que convergen y se cruzan en mitad del caminouna atracción poderosa se iba cerniendo entre los dos con raudales de pasiónMi corazón late a borbotónun fuego abrasador se deja entrever alrededorsus ojos no se apartan de mis labiosestaba jugando conmigomuero, muero por tenerlo, y por eso…Como gaviota de alas rotas me siento volando sobre las enfurecidas olas

 

 

domingo, 21 de febrero de 2021

NO ME VUELVAS A BUSCAR.- (MICRORRELATO)

 Tú me vienes a buscar y yo no me dejo encontrar…lo siento, pero…No puedo seguir con ésta aventura, que al fin y al cabo no lleva a ninguna parte…Últimamente me sentía extraña, como si yo no fuera yo, si no otra…quizás la pandemia hizo que me volviera más precavida y cauta, o es posible que fuera el momento de pasar página, cosa que, por muchas razones que le diera, jamás quiso entender…Por favor, no te pongas tristes ni hagas mohines infantiles, compréndelo…Somos adultos y bien mayorcitos como para saber dónde está la línea que separa el bien del mal…¿Ahora me vienes con esas? ¡Vaya, ya se salió de madres! ¡No, no es eso, por Dios! Es que la pandemia me está haciendo reaccionar…no sé…el roce hace el cariño, y nosotros cada vez nos rozamos menos, además…Me he dado cuenta de que soy más fuerte de lo que pensaba…pues…Ya no me duele tanto el corazón cuando creía morir sin ti…la vida sigue a la par que la muerte acecha por las esquinas…El temor al contagio está poniendo a prueba el amor de los amantes…Eso es lo que somos tú y yo…no hay ningún vínculo que nos una de verdad, sólo una leve sensación de libertad que nos arrastra a saciar el apetito sexual como si fuéramos animales, eso es todo lo que hay, y en éstos momentos, la verdad…ya no me seduce para nada…todo tiene un límite, y yo no hago más que interceder entre la mente y el corazón…Tengo la garganta llena de lágrimas que apenas caben ahí, y por eso…Parloteando estoy con los sentimientos de mujeres del universo, tratando de convencerlas de que somos fuertes y aguerridas como para seguir adelante sin el amor de los amantes…pues…Estamos hechas con ese molde de acero donde caben toda clase de sentimientos sensatos y fieros para dar un toque de fantasía a una relación infructuosa e inmoral…pues…Si el destino unió nuestras almas y en éste momento la quiere separar, algún motivo tendrá, pero…Ya no te quisiera encontrar…Déjame marchar porque cada vez que te cruzas conmigo, la debilidad me arrastra hacia ti y no sé por dónde tirar, porque…Siento tu llamada en mi pecho, me duele ver la tristeza en tus ojos, y por pena…Me entrego a tus ansias…Me pregunto si te dolerían mis lágrimas…esa es una duda que nunca sabré, y por eso…No debería ceder, ser fuerte y resistir, seguir hacia delante sin mirar atrás…Una vez te lloré mucho y pasaste de mí como de las piedras del camino, eso me hizo fuerte, ¿te enteras? Sí, sí…pero…No has sido el único que ha roto mi corazón…Cuando tenía dieciocho años, mi primer novio me dejó por otra y lloré hasta que se me secaron los ojos, y ahora me cuesta mucho llorar, ¡qué cosas por Dios! Debe ser que el tiempo lo cura todo…quizás sea la edad en la que una madura como la fruta que se cae del árbol, aunque…Siempre fui mujer de sentimientos haciendo lo que me dictaba el corazón sin pensar en las consecuencias, todo me daba igual, y ahora, ¡fíjate! Ahora me pienso mucho las cosas y los latidos los tengo algo dominado, por eso…No me vuelvas a buscar porque no te quiero encontrar…

 

viernes, 12 de febrero de 2021

EL PERDÓN DE MIS DELIRIOS.- (MICRORRELATO)

De lejos y de cerca, estés o no estés, cuando te paras frente a mí me siento amada, querida y deseada…pues…Siempre encontrarás la forma de arrastrarme a tu sino…y en medio de tanta polémica, yo…la fragilidad de mi yo interior, y por eso…Ando medio loca de tanto disloque que sale de mi boca…La pandemia conseguirá separarnos…le dije mirándole a los ojos…y él tranquilo y apenado respondió con una pregunta que no supe qué decir…¿Tú lo crees? No lo sé, pero…Es mejor dejar las cosas pasar, porque ahora mismo no me arriesgo a nada, y aunque estoy deseando de abrazarte, prefiero quedarme quietecita…Ha tenido que llegar una pandemia para detener mis impulsos…de todas maneras te diré que me siento tranquila y serena…Hacía mucho tiempo que no me encontraba tan bien, aunque a veces dudo de mis propios sentimientos…es como si estuviera indecisa para dar carpetazo a una relación que tenía los días contados…Seguí mi camino pensando que él haría mismo, pero…Una atracción poderosa no lo dejaba irse, y yo que estaba algo confusa volví la cabeza…Lo siento dentro de mí como una candela constante y batientes sus llamas que nunca se apagan…pues…Dicen por ahí que donde hubo fuego siempre quedarán rescoldos…¿Me quieres? Te quiero, pero…La pandemia ha pintado una brecha en nuestra vida para separarnos…Dos direcciones dispares y en contacto permanente…me pregunto qué misterio habrá entre tú y yo para sobrevivir a tantos días, meses y años sin que pueda olvidar tus besos, que por mucho que se alejen de mis labios, me siguen quemando al recordarlo…debe ser que tenga memoria el sabor dulce de tu boca, que como caramelo, mi lengua en la tuya se enrosca, y por eso…Te siento tan dentro…Hay vigilantes nocturnos que se pasan las horas husmeando a los navegantes de redes sociales…y yo que me pierdo entre los umbrales de los temporales, muestro mi alma desnuda al descubierto para sus antojadizos momentos, que…Por mucho que quiera ocultar los sentimientos, arden dispuestos para que los sientas en sus manos latiendo…Te quiero…le dije coqueteando con su boca ansiosa…pero…No como antes de los años sangrantes que anhelaba tu cuerpo con codicia y deseo…Ahora, que ni sangre ni desvelo, puedo pasarme los días sin derramar una sola lágrima…pues…Me enfrenté a las emociones que me arrastraban a sus labios hambrientos, y aunque llore a trazos de recuerdos, hoy puedo gritar al viento que sin tu amor ya no muero…Hay un quejido persistente en el viento que se posa en las canas del tiempo…Aclama airado y paciente que seguirá rociando mis labios con la llama encendida de sus besos, y yo que lo siento todavía tan dentro, hago aspavientos para que se aleje de mis recuerdos…Vete de mi lado, sal de mi cuerpo que llevo la dicha clavada en mi pecho, que con ansias y deseo está destinada a seguir el rumbo por mares inciertos…y tú que escuchas palabras alarmantes…Te lanzas al vuelo batiéndote entre llamas de fuego para arrastrarme hasta las puertas del mismísimo infierno, y por eso…Jamás podré echarte de mí…pues…Eres la sombra de mi destino, el perdón de mis delirios y el placer de mis suspiros…

 

martes, 2 de febrero de 2021

MI VIDA JUNTO A TI.- (MICRORRELATO)

Quisiera saborear tu aliento para saber lo que sienten tus besos…pues…Hay un suspiro por ahí que no me deja vivir…Lo tengo dentro del pecho como llamas de fuego y cuando me acuesto arden mis cabellos…Me pregunto qué fuerza tendrá ese suspirar para no dejarme dormir en paz…debe ser que lo dejes escapar de tus sueños para que no te pueda olvidar…Quizás te hayas enamorado de verdad de una mujer como yo, que al igual que tú, se deja arrastrar por la aventura de la pasión…pues…Dicen las malas lenguas, que…El ladrón se cree que todos son de su condición, y verdad es…Cuando eché mis alas a volar, pero…A lo que iba, que a éste tío que enamoró mis sentidos, le gustaban todas las mujeres que pasaban por el pasillo, mirándola de arriba abajo como un cavernícola estepario, sobretodo se le iban los ojos en el trasero, haciendo hincapié en la boca para pasar después a la imaginación donde la estamparía contra un paredón, así que pienso omitir dónde se me iban a mí los míos por respeto y educación, pero…Juro por todos los santos del cielo que de buena gana me daba un buen atracón de besos hasta que se me quedaran los labios secos…De manera que cuando leí aquella nota en mi mesa, me quedé perpleja y sin saber qué hacer, ya que cuando me gusta un tío, lo quiero todo entero para mí…Tendré que empezar desde el principio…Me he criado bajo la estricta y severa disciplina de mi padre, aparte de la vigilancia de mis tres hermanos que no paraban de apartar a todos los moscones de mi lado…No es por presumir, pero, de toda la pandilla, era la que más destacaba en belleza y hermosura…Eso de que me miraran con deseo, despertaba en mí un poder sobrenatural que traspasaba límites, haciéndome cada vez más engreída y vanidosa…Me convertí en un ser artificial, dejándome llevar por cualquier hombre que me dijera palabras bonitas, porque aparte de guapa, soy tonta de remate, me lo creo todo…Quizás en el fondo de mi alma había una mujer que se revelaba ante la imposición paternal, y por eso…Cuando me pidió en matrimonio ni me lo pensé, además que para mí la oportunidad de escapar de casa pensando que iba a estar como una marquesa…¡Qué error más grande! Del encantador hombre, simpático y seductor, nada más casarme cambió, se volvió posesivo y dominante, además de celoso…Al principio creía que esos celos eran producto del amor, pero después de año y medio casada, se convirtió en unos celos destructivos…No me dejaba ir sola a ninguna parte, tampoco quería que trabajara, alegando que con lo que ganaba él era suficiente para mantener a la familia, ya que al año tuve una hija…Tenía tres meses la niña cuando decidí separarme…Me coloqué en un hospital donde cuidando a los enfermos mi vida cambió por completo…Al poco tiempo de estar allí te vi salir del quirófano y quedé eclipsada por tu mirada…Una mañana que estaba desayunando encontré una nota en la mesa que decía…Me encantaría tomar café contigo…Miré a todas partes y vi tu sonrisa…al momento te acercaste y empezamos a hablar…estaba divorciado…tenía dos hijos…ambos éramos libres…Libres y atados por esta pandemia loca que nos traía de cabeza, ya que no éramos convivientes, si no…Él en su casa con los hijos cuando le tocaba estar con ellos, y yo con la niña, y por eso…Me pregunto cómo sería mi vida junto a ti…

domingo, 24 de enero de 2021

EN MANOS DEL DESTINO.- (MICRORRELATO)

 Te siento como un okupa dentro de mi cabeza, con ansias de tenerme de nuevo entre tus brazos…con la mirada fija en mis pensamientos…pues…Todo tu afán es hacerte con los sentimientos de mis emociones, que según el día, unas veces se arrastra por los rincones, y otras vuela por los aires como una cometa de colores, mientras…Ahí sigues con esa pose de gallo de pelea con tu chaqueta de cuero negra y pantalón vaqueros, más tieso que una estatua, en posición de espera latente y sin fronteras, con una mano en el bolsillo, y la otra pidiéndome explicaciones…¡Cuánto me gusta verte así…! ¡Me encanta…! Porque si yo sufro por estar contigo, tú mueres por mis huesos… ¡A mí me la vas a dar! Crees que no conozco tus tejemanejes, las palabras que utilizas para atraparme…no me engañas amigo mío…¡Ay Señor mío...! ¡Cuánto he aprendido…! He aprendido a querer y a odiar al mismo tiempo a base de desengaños. ¡Sí señor! ¡A ti te lo digo! No creas que me refiero al Dios de mi credo, que también se lo echo en cara, si no a ti, hombre de éste mundo…Éste mundo dulce y amargo a la vez…A la vez que me di a tu querer mientras te aprovechabas de la locura que sentía por ti, pero…¿Sabes qué te digo? ¿Qué, qué? Que lo mismo que derrocho locura, soy dueña de la cordura cuando se trata de poner orden a mi vida…pues…La locura se adueñó de mis sentimientos cuando me dijiste que me amarías hasta el infinito…¡Qué boba fui! Me lo creo todo…¡Mentiroso! Te has ido y me has dejado con las manos vacías y sin esperanza de volver a mi lado…Yo te amaba, ¿te enteras? Te amaba con todas mis fuerzas y ahora me he quedado sin ellas…mi corazón late sin rumbo…me siento como una mecha de fuego…pues…Arden mis letras tras los encajes de las enaguas…mi alma se desvanece como nube de algodón…mi sangre pide venganza, pero…No quiero ceder a la presión de la ira…Quiero seguir navegando entre brumas de pasión…Brumas que me tientan a seguir las huellas de su destreza, porque…Si por algún momento dejara de estar enamorada, mi mundo explotaría como pompa de jabón, y por eso decidí aferrarme a la cordura de mi existir…¡Hola cielo! ¿Ahora soy cielo? Siempre lo has sido para mí…Bueno…dime… ¿Qué quieres? Tenemos que hablar…Se quedó con la interrogante en sus labios…no se esperaba mi reacción, porque…Hasta ahora, siempre había llevado la batuta de mi amor…Frunció el ceño escrutando mis palabras…Mira, vamos a dejarlo por un tiempo…la pandemia nos está alejando, y…Aunque antes temía lo peor, hay momentos que hasta agradezco los días que no podemos estar juntos… ¡Vaya! Creí que eras tú la que te quejabas tanto de mí, la que alardeaba de la pasión que sentía, la que desconfiaba de mis verdaderas intenciones, al fin te has mostrado…con razón te veía tan contenta…¡A ti te gusta otro! Lo sé, te conozco bien…No daba crédito a sus palabras, lo estaba haciendo otra vez, la víctima era él…Al final se saldrá con la suya…Me estás ofendiendo…de sobras sabes que no existe nadie más que tú, pero en éstos momentos no podemos seguir juntos…Sé comprensivo mi amor…¡No me llames más mi amor! ¡Déjame tranquilo de una vez por todas! ¡No quiero saber más de ti! Y me dejó con la palabra en la boca…Me fui a casa, me tumbé en el sofá y cerré los ojos…No quería pensar…sólo dormir y dejar las cosas en manos del destino…

martes, 19 de enero de 2021

EN EL CRISTAL DEL ARMARIO.- (MICRORRELATO)

 ¡Oye! Escúchame bien, por favor…no podemos seguir viéndonos…lo siento mucho, pero…Ya no puede ser…Se quedó observándome incrédulo…luego desvió la mirada hacia abajo…no daba crédito a mis palabras…Tuve que repetírselas de nuevo…No puedo seguir contigo de esta manera…últimamente no me encuentro a gusto…no me siento bien…temo que la situación me desborde y se vuelva contra mí, además ya no soy tan joven, ni tampoco la misma de antes, si te dijera lo contrario mentiría, y quiero ser franca contigo…¿Qué quieres decir con que no eres la misma de antes? A ver, ¡explícate! Me quedé mirándolo con extrañeza…pues…A estas alturas de la vida, era obvio que no había más qué hablar…No te enfades conmigo y compréndelo…somos adultos y los dos sabemos que esto tarde o temprano tendría que acabar…no me lo pongas más difícil, por favor… ¿Tú me quieres? Mejor dicho… ¿Me has querido alguna vez? Enmudecí…no me esperaba esa reacción…De sobras sabes que sí, pero hay algo que…O sea, que ya no me quieres…No me dio opción a terminar la frase…No, no…no es eso, es que…¿Cómo que no es eso? ¿Me tomas por imbécil? Veras…escucha…no te cierres en banda…No quería escucharme, estaba aferrado a sus sentimientos…Sus gestos palidecían y los ojos le brillaban como si estuvieran a punto de llorar…Todo él emanaba llamas de ira, una ira que delataba todo el dolor que estaba padeciendo…Me vine abajo…me bloqueé…le di la espalda y seguí caminando sin mirar atrás…no quería hacerle daño y menos verlo sufrir…Le oí susurrar palabras incongruentes…no entendía nada…el corazón me latía a mil…me estaba viniendo abajo, pero…No quería ceder a la presión de su dolor…lo ha hecho siempre, y por eso…Continué a su lado…me pregunto si era por amor o necesidad de sentirme amada…pues…Me casé muy enamorada del primer y único novio que tuve…amaba a mi marido…No sé qué ocurrió…Quizás la rutina…no me ponía interés…podría ser el negocio que lo tenía absorbido por completo…pasaba muchas horas sola, sobre todo desde que los chicos se independizaron…apenas hacíamos el amor…se quedaba dormido en el sofá después de cenar…me sentía anulada…tenía cuarentainueve años…llegó la menopausia sin avisar…me sentó fatal…fue entonces cuando te conocí…me hiciste rejuvenecer…Era como una inyección de vitalidad para mis sentimientos…hasta ahora…Hasta ahora que abrí los ojos y me vi reflejada en el cristal del armario…No puedo más…Necesito estar en paz conmigo misma…Me pregunto si no serán los años que nos separan…te llevo casi diez años…quizás llegó la hora de dar carpetazo a esta farándula que lo único que refleja es una aventura meramente sexual…Eres demasiado absorbente para mí y aunque al principio fue fantástico, ahora no se me apetece tanto estar revuelta y con enojo…pues…Enojada estoy conmigo por haberte seducido…prefiero seguir mi camino, pero…Si te veo con cara de ansiedad…me perderé y luego, ¿qué? Luego volveré otra vez a sentirme inquieta por tu dolor, y lo que es peor, llena de remordimientos pensando en cómo estarás…Quiero sentirme libre y sin ataduras…No quiero que mi vida dependa de un souvenir, que a la primera de cambio quedará reflejado en el cristal del armario…

domingo, 10 de enero de 2021

LAS FURIAS DE LOS DESEOS.- (MICRORRELATO)

 Me encuentro perdidasola y vacíamuero por tenerte de nuevo entre mis brazos latiendono sé qué hacer con mi vidalas llamas de mi cuerpo arden por tus besos, peroMe contengome contengo por miedoun miedo que me está matando a golpes de silenciono puedo gritar, no puedo llorarsólo rezo mirando al cielollevo más de un año esperando que ocurra un milagro…Es desesperante ver pasar los días sin saber qué hacer con las horas…las horas que se quedan en pausa, esas que solíamos pasar juntos…Éste virus maldito que tanto daño está haciendo a tantísimas personas, a los amantes furtivos los está colocando en su sitio, y a mí me está enfrentando a las iras de mis lágrimaslágrimas encharcadas en la garganta como cascadas en llamasme arden las palabras que en silencio callanQuiero gritar, quiero ser yo misma delante y no detrás, mostrando todas las ansias de amarte como si fueras mi marido y no mi amantepuesSomos dos amantes desesperados y furtivos, pero…¿Sabes que te digo? ¿Qué, qué? Que de repente me siento libre de tenerte o dejarte sin que me duelan los sentidosSalgo en tu busca, y cuando te veo te miro a los ojos, me sonríes y me alejoMe alejo con la dicha de saber que aún me deseas como yo a ti…pues…El deseo es lo que prima entre tú y yo, y por eso…Me pregunto si esto es verdadero amor, o simplemente deseo sexual…Ni lo sé ni me importa, porque sea lo que sea…te siento…Vuelvo la mirada y tú ahí quieto, paradoesperando que yo de el primer pasoeres listo, ¡vaya que sí! Sabes perfectamente que me gusta y me provoca a retarte, y por esoTe besé suspirando de pasión, y túTe aferraste a mi boca como lobo a oveja y juntos pastamos en la hierba hasta que se agotaron los suspiros, peroLa pandemia me ha puesto a pruebaEs como si hubiera madurado en el momento justo de gritar al viento todas mis flaquezas, sin renunciar al amor…La verdadera prueba del amor auténtico y sin compasión nos ha colocado a cada uno en el lugar que pertenecemosMe pregunto si alguna vez me has querido de verdad¡Eso mismo te pregunto yo a ti! ¡Vaya! Tengo la sensación de que sigues ahídebe ser que estamos poseídos por el mal de amores, esos amores que se niegan a renunciar a la época juvenil y viven los momentos a golpes de latidosDos corazones debatiéndose entre el bien y el mal…Dos almas perdidas y halladas en plena facultades de pasiones desbocadas que transitan al libre albedrío de los sentimientosEternamente enamorados y separados por los temores de la razón que gobiernan y marcan las pautas a seguirDos personas unidas y conectadas por ese hilo rojo, que por mucho que se estira nunca se rompe, y por eso…Me siento libre de amarte cuando me lo pida el cuerpo, sin que me duela el corazón dentro de mi pecho, ni seguir debatiéndome contra las ansias de los deseosdeseos libres por retenerte a mi lado por momentos, nada más que por momentospuesAntes creía morir si no te tenía, y ahora vivo tranquila sin tenerte, pero…Si me buscas me encuentras y me entrego a ti con las furias de los deseos, y después cada uno por caminos diferentes para que todo vuelva a su sitioese lugar cómodo donde nunca falta el calor del hogar, el cariño de los años compartidosMe pregunto si esto es suficiente para poder seguir adelante sin ti y contigo en mi interior latiendo siempre, siempre